Se encuentra usted aquí

Natalia Betancourt: "Mi abuela me dio cantaleta cuando salí en SoHo"

Por
Redacción Shock

#LaChicaDeRihannaEnShock

Shock.co presenta un especial con Natalia Betancourt, la paisita a quien hace ya casi un año Rihanna llamó “Colombian Cutie” y de la que, todavía hoy, da emotivas declaraciones que hacen que Natalia no pueda contener la emoción y suelte la lágrima. Pero detrás de la chica de Rihanna hay mucha más historia que contar. ¿Quién era ella antes de hacerse famosa gracias a que RiRi la puso en evidencia ante sus más de 40 millones de seguidores en Twitter? Pues ni era modelo ni era actriz. Jamás había posado para una cámara profesional, y mucho menos desnuda. Nunca soñó con que Daddy Yankee la llamara para que protagonizara uno de sus videos, y mucho menos que su artista favorita comenzara a seguirla en Twitter y que tuviera la oportunidad de conocerla personalmente y abrazarla.

Por: Mariangela Rubbini @Bilirubbini

Que lloraba en sus primeras sesiones de fotos, que su abuelita le dio severa cantaleta cuando la vio en la portada de Soho, que le ha mandado mensajes directos por Twitter a Rihanna y que empezó trabajando como mensajera en la empresa de su mamá, entre otras cosas, se develan en esta entrevista exclusiva para Shock.

Queremos saberlo todo sobre usted. Dónde nació, quién es su familia, que nos cuente un poquito de su infancia. Mejor dicho, que empecemos esta historia desde bien atrás.

Mi familia es paisa y mis padres son empresarios en el gremio de la construcción.

¿Dónde estudió la primaria y el bachillerato?

En muchos colegios. En La Enseñanza, en La Providencia, en El Teresiano…

¿Por qué cambiaba tanto de colegio? ¿Por indisciplinada?

No sé. Me gustaba cambiar.

¿Por indisciplinada?

Un poquito. Pero también porque no me gustaban mucho los colegios de mujeres. Del que me gradué era mixto y las clases eran personalizadas. No estudiaba en un salón de 40 personas. Éramos 2 o 3 estudiantes, máximo.

¿Y perdió algún año?

Sexto de bachillerato.

¿Cómo era usted en el colegio? ¿La más nerd, súper estudiosa, la líder del grupo para armar el desorden?

Líder no, pero si era necia. No era yo, precisamente, la que armaba el desorden. Alguien lo armaba y yo me pegaba.

Cuando estaba en el colegio, ¿Qué quería estudiar, o a qué quería dedicarse en la vida?

Yo quería estudiar Administración de empresas. Mi familia siempre ha tenido negocios y me decían que era importante que yo terminara trabajando en alguno de ellos.

"Mi mamá era muy exigente. No tanto con el colegio, pero si yo quería comprarme algo, ella no me lo regalaba. Me decía: trabaje conmigo así sea medio día y yo le pago"

¿Tiene una familia grande?

Grandísima. Por el lado de mi mamá tengo 22 primos y 11 tíos. Somos todos muy unidos. Mis primos, además, son mis amigos y como mis hermanos, porque yo soy hija única.

Las familias paisas son muy arraigadas a las tradiciones, son muy trabajadoras y muy exigentes.

Sí, mi mamá era muy exigente. No tanto con el colegio, pero si yo quería comprarme algo, ella no me lo regalaba. Me decía: trabaje conmigo así sea medio día y yo le pago.

¿Y qué la ponía a hacer?

Si ella quería que yo me leyera un libro, me pagaba porque me leyera ese libro. Recuerdo que tenía como 13 años cuando me empezó a pagar por trabajar en algo.

Y en el colegio, ¿cuáles eran las materias con las que más problemas tenía?

A mí me daba muy duro la clase de ciencias. Era una materia que no me gustaba casi.

¿Finalmente entró a la universidad a estudiar Administración de empresas?

Entré a estudiar Administración pero no terminé porque me gustaba más trabajar. Empecé ayudándole a mi mamá con su negocio pero ya luego monté el mío con mi novio.

"Al principio era mensajera, me tocaba llevar facturas, reclamar cheques, y me ponían a hacer vueltas. Mi mamá me pagaba un sueldo mensual pero me lo guardaba casi todo para que yo ahorrara"

¿Qué hacía en la empresa de su mamá?

Al principio era mensajera, me tocaba llevar facturas, reclamar cheques, y me ponían a hacer vueltas. Mi mamá me pagaba un sueldo mensual pero me lo guardaba casi todo para que yo ahorrara. Ya después comencé a vender y luego empecé mis propios negocios, pero al principio no me iba tan bien.

¿Por qué?

Porque con mi novio nos pusimos a comprar ganado y nos fue remal. Compramos puros terneros, los encerramos para engordarlos y cuando ya estaban grandes y los íbamos a vender, el precio estaba por el piso. Alcanzamos a tener como unos 20. Después invertimos en la Bolsa y hasta en un restaurante de comidas rápidas, pero nada de eso nos funcionó. Me devolví por un tiempo a trabajar con mi mamá y luego, otra vez con mi novio, montamos una empresa de materiales para construcción, con lo que ahora sí nos va muy bien.

¿Cuánto tiempo lleva con su novio?

Llevamos ocho años. Estamos juntos desde que yo tengo 18.

¿Actualmente usted vive en Medellín? ¿Ha pensado en mudarse a Bogotá?

Tal vez en algún momento sí, pero no por ahora. En Medellín todo el mundo se conoce. Yo me levanto, voy al gimnasio, voy al trabajo, y los fines de semana salgo a comer o a tomarme algo, pero siempre con mis primos.

¿Es buena para el ejercicio?

Sí, pero hubo una época en la que me aburría la rutina de gimnasio, así que empecé a hacer otro tipo de ejercicio. Me subía a Las Palmas en bicicleta.

¿Qué música le gusta?

La electrónica pero también Britney Spears, Beyoncé y las Destiny´s  Child. De chiquita me encantaban canciones como Ooops, I Did It Again, o Baby One More Time. Para mí, en esa época, Britney era la más.

Y en su casa, ¿qué escuchaban sus papás?

A mi papá le gustaba la música clásica.

¿Ha tenido solamente un novio?

Sí. Él único. Antes tuve amiguitos por ahí y me di besos, pero nada en serio.

Queremos saber todos los detalles de su viaje a Brasil para la Copa del Mundo 2014.

Para mi viajar es lo máximo. Me pueden decir que nos vamos esta noche y que volvemos mañana, y no me importa, yo me voy. A mí me pintan un paseo y no lo dudo ni un segundo.

Pero andar de mochilera no es algo que le guste de a mucho.

Para mí sí es muy importante tener un hotel a dónde llegar para dormir y bañarme.

¿A dónde ha ido?

Argentina, Brasil, Ecuador, Chile, Israel, Turquía, Jordania, Egipto. A muchos lugares. De Estados Unidos me he recorrido varias ciudades. Israel me encantó y de Egipto, por ejemplo, me gustó conocer las pirámides, pero las ciudades no son tan agradables. Muy sucias y descuidadas. En Turquía, la comida es deliciosa.

¿Cómo planeó el viaje a Brasil?

A mí me encanta viajar pero a mi novio tanto, así que cuando yo armo un paseo, no le digo nada. Cuando nos fuimos para los Grammy hace dos años, le avisé dos días antes. Yo alisto todo y luego ahí sí le digo. Yo me moría por ir a Brasil, y mis primos me siguieron la cuerda, así que 3 o 4 meses antes empecé a comprar todo por internet. Los hoteles, los tiquetes. Me acuerdo que ponía el despertador a las 3 o 4 de la mañana para conseguir las entradas para los partidos, y había veces en que las liberaban hasta las 7 u 8 de la mañana. Yo solo les decía que quería conocer a Cristiano Ronaldo. Que no me importaba el partido que jugara. Al final conseguí boletos para Portugal-Ghana y casi me matan porque ninguno quería ir a ese partido. Solo yo. Además todos me echaban cantaleta porque no solo el viaje para llegar a Brasilia fue tenaz, sino que ese día Cristiano jugó remal.

"Oportunidades para conseguir plata hay todos los días, pero poder estar en un Mundial, y en un partido en el que Colombia juega en cuartos de final, es algo que uno no se puede perder”.