Se encuentra usted aquí

Natalia Betancourt y su interminable obsesión por Rihanna

Por
Redacción Shock

Entrevistas, fotos y video: Mario Amaya, Mariangela Rubinni y Shock. A sus 27 años de edad, Robyn Rihanna Fenty es considerada una de las artistas de pop más exitosas del planeta, con ventas que exceden los 150 millones de discos vendidos en su carrera hasta el momento, y muchas de sus canciones han llegado al tope de los listados internacionales convirtiéndose en los sencillos más vendidos en la historia.

De hecho, esta artista nacida en Barbados se convirtió en la artista más joven en llegar al primer lugar en promedio con 13 singles en la lista del Hot 100 de la Billboard, y en su carrera ha ganado 7 Grammys, 8 American Music Awards, 11 premios Billboard y dos Brit Awards. En el 2012 Forbes le dio la posición de la cuarta celebridad más poderosa del año, con una ganancia de $53 millones de dólares. Y ese mismo año, la revista Time la nombró como una de las personas más influyentes del mundo.

Con tan inmensa popularidad y poder en el mundo del entretenimiento, no es sorpresa que su influencia en las redes sociales sea igualmente poderosa. Eso se ha podido ver con algunos tweets que ha lanzado en su cuenta, donde cualquier cosa que dice u opina se convierte en tendencia mundial.

Un ejemplo concreto fue cuando dejó saber su admiración por la belleza de Natalia Betancourt durante el Mundial de Brasil, que en un solo trino hizo que esta chica colombiana se convirtiera en una sensación internacional en las redes sociales.

Por eso Mario Amaya se puso en la tarea de encontrar a la diva del pop y preguntarle para Shock sobre un tema concreto: Natalia Betancourt, a propósito del especial que estamos estrenando. La respuesta fue contundente.

“Hay algo especial en la belleza colombiana, en la latina en general. Yo simplemente pensé que era espectacular cuando la vi, quiero decir, no hay nada de ella que no fuera impactante y exhibía mucha confianza en sí misma. Cuando la conocí fue muy agradable y  me pareció que tenía una gracia única y que ella aparentemente no sabía lo hermosa que era, y esa espontaneidad daba la proyección de que no dependía de su belleza, lo cual la hacía aún más atractiva”, explicó Rihanna.

En ese encuentro al que se refiere Rihanna, Natalia se quedó literalmente sin palabras. "Yo viajé a Estados Unidos a hacer entrevistas en algunos canales como Univision y Telemundo, y gracias a Twitter me enteré de que ella iba a estar en Atlanta para el lanzamiento de su perfume. Pues yo me compré los tiquetes, viajé y fui a ese evento para conocerla. Yo le quería agradecer y manifestarle toda la admiración que siento por ella, de frente. Pero también quería darme cuenta de sí en realidad era ella quien manejaba sus redes sociales. Si era ella quien me había mencionado y había puesto ese video porque estaba harta de que aquí toda la gente mala onda, no hiciera sino decirme que dejara de ser tan ilusa que eso no lo había subido Rihanna. Cuando me vio, ella me abrazó, pero no me acuerdo de nada más, cuenta Natalia, en entrevista con Mariangela Rubinni, directora de Shock.

"No le dije absolutamente nada. Me quedé completamente muda. Yo me le estaba acercando cuando ella me dijo: “Oh, My God, You Are Here” y se agarraba la cara sorprendida. A mí se me aguaron los ojos pero no era capaz de reaccionar. Ella me miraba, yo la abrazaba y solamente le decía “thanks”. Rihanna me abrazó pero no me acuerdo de nada más. Solo sé que si me hubiera dado un pico en la boca yo me lo dejo dar. ¡Esos cachitos no cuentan!, agrega Natalia con una sonrisa en su rostro.

Por eso la paisa le mandó este video (ver video), en el que le expresa su admiración y que la artista vio antes de hablar con nuestro periodista en Estados Unidos. El inolvidable momento quedó plasmado en estas fotografías. Un recuerdo preciado para una mujer hermosa, que de la noche a la mañana se convirtió en un referente internacional de la belleza colombiana.

El resto de la historia podrán verla en nuestro especial: Natalia Betancourt en Shock.

Temas relacionados: