Se encuentra usted aquí

Natalia Lafourcade: “Yo quería hacer un disco que viniera de mí”

Por
Nadia Orozco

Hasta la raíz puede ser fácilmente uno de los discos latinoamericanos del año. Intacta en su esencia, pero inmersa en el deseo de querer hacer un disco intimista y acorde con el momento que está viviendo, Natalia Lafourcade nos recuerda por qué es una de las artistas más importantes de nuestra época.

Por: Nadia Orozco @Cornfake

Hasta la raíz es el nombre del álbum, pero también de un primer sencillo digno a enmarcarse como un himno de la mexicana. Después de este, vienen 11 canciones más, distintas en su forma pero conectadas en su esencia, capaces de llegar directanmente al corazón sin ningún problema.   

(Vea acá nuestra reseña de Hasta La Raíz. El ABC de una tusa por Natalia Lafourcade)

Tuvimos una corta charla con ella sobre su disco y esto fue lo que nos alcanzó a contar:

...

Este disco había estado esperando un buen tiempo para lanzarse, ahora ya está listo, ya has tenido varios shows en vivo para presentarlo. ¿Cómo se siente tocarlo en vivo?

Se siente muy bonito, es increíble liberar los temas, es muy refrescante tener el chance de poder tocar algo nuevo y de conectarte con el público, estoy muy contenta porque es un disco que esperó mucho tiempo para ser liberado, llevo trabajándolo desde hace mucho.

"Quería buscar mis propias composiciones, lo que yo tenía para decir"

¿Hace cuánto cogiste el lápiz otra vez para ponerte en el rol de compositora?

Lo fui haciendo al mismo tiempo que ‘Mujer Divina’, al mismo tiempo que cantaba los temas de Agustín Lara iba buscando mis propias composiciones, explorando y tratando de ver qué era lo que yo tenía para decir, el proceso fue muy paralelo. Hasta agosto del año pasado decidí meterme al estudio en forma y dejar los conciertos.

Hubo un antes y después en tu carrera luego del álbum homenaje a Agustín Lara y su legado sin duda tiene una presencia fuerte en este disco…

Es un disco que tiene como principal influencia la música de Agustín Lara. Durante el tiempo de la composición pensaba mucho en las canciones de él, en cómo me gustan y cómo quería hacer canciones que me hicieran sentir de una manera similar a como me hicieron sentir las canciones de Agustín Lara, muy conectada con las emociones. Siento que eso fue lo más lindo que me dejó ese trabajo, darme cuenta cómo disfruto las canciones, tomar todo como si fuera un ritual, las colaboraciones me  llenaron de experiencias divinas.

En uno de los micros documentales que lanzaste hablabas de un deseo de hacer canciones que se sostuvieran con tu voz. ¿Cómo fue ese proceso?

Al principio era difícil, extraño y hasta incómodo; pero fui encontrando mi lugar. Quería quitarme la comodidad de pre producir una canción que no está terminada y eso lo hice en discos pasados. Antes de terminar la canción estaba pensando en el arreglo y me funcionaba, pero ahora quería ver que se sentía cantar una canción a capela, o solo con la guitarra y el piano, quería sentirlo y colocarme en ese lugar incómodo.

Hay canciones que funcionan y cuando todo está desnudo, sin instrumentos, es cuando llega la parte incómoda. Todo se oye ahí, todo es muy claro, lo que funciona y lo que no, así que fue pasar a través de todo eso.

A parte de que este disco lleva el nombre de Hasta la Raíz, esta canción parece ser un himno y casi que la columna vertebral de todo el álbum…

Sí exactamente, tal cual tú lo dices y lo percibes. Cuando la terminamos de componer yo sentí y pensé que este era el himno de mi persona en este momento. Es una canción que me hace sentir muy identificada, siento que soy yo y por lo que he escuchado de mucha gente también. Yo siento que ‘Hasta la raíz’ es la madre de las demás porque encierra muy bien el concepto del álbum y lo que tengo para decir. Esta además fue una de las últimas canciones que escribí.