Se encuentra usted aquí

Nueva ley para los espectáculos

Por
Redacción Shock

Tras las continuas polémicas que se abrieron durante este año en el país sobre los altos costos que tienen que pagar los empresarios que realizan eventos culturales, que traen artistas o bandas musicales, el presidente Juan Manuel Santos sancionó  la Ley 1493, que busca fortalecer el sector cultural de los espectáculos públicos y de las artes escénicas.

“Habrá importantes incentivos tributarios a empresarios y artistas y se reducirán significativamente los trámites, con lo que se espera que aumente la actividad artística en el país. Pero sobre todo se busca formalizar, regular y hacer más competitivo al sector de los espectáculos públicos de las artes escénicas”, manifestó en un comunicado el Ministerio de Cultura.

La ley sancionada busca disminuir el impuesto de renta, del 33% al 8% para los artistas no residentes en el país. Por su parte, serán exentos del impuesto del IVA (16%) los servicios artísticos de las artes escénicas y servicios conexos con dicha actividad, como sonido, luces y alquiler de tarimas. Además, se elimina el 10% del impuesto nacional de espectáculos con destino al deporte y finalmente se elimina el 10% del impuesto municipal de azar y espectáculos en lo que respecta a espectáculos públicos de las artes escénicas. En el caso de Bogotá, en donde este impuesto está unificado con el del fondo de pobres, se eliminará también, pero solamente para los espectáculos públicos de las artes escénicas.

No sólo los altos costos, sino la cantidad de trámites —llegaban a ser hasta 24— que tocaba efectuar para conseguir un permiso hicieron que el sector de los empresarios de las artes escénicas manifestara su inconformismo con la legislación que los cobijaba. Justamente, esta ley también reduce significativamente los trámites que se requieren para desarrollar espectáculos artísticos en el país.

Ahora únicamente serán cuatro requisitos: contar con un plan de emergencia para la prevención y mitigación de riesgos, cumplir con las condiciones sanitarias y ambientales definidas en la Ley 2811 de 1974; contar con un concepto técnico del comportamiento estructural y funcional del escenario; y cumplir con la normativa referente a la intensidad auditiva, horario y ubicación señalados por la autoridad competente.

En cuanto a la boletería, la ley crea la contribución parafiscal de orden municipal o distrital. Este impuesto será equivalente al 10% del valor de las boletas y se aplicará únicamente a las entradas cuyo precio o costo individual sea igual o superior a tres UVT (en la actualidad, equivalen a 75.000 pesos). Los recursos que se recauden con el impuesto a la boletería tienen una destinación específica orientada de manera exclusiva a financiar obras de infraestructura para escenarios.