Se encuentra usted aquí

Obama y Spider-Man: un cómic en la Casa Blanca

Por
Redacción Shock

Luego de ganar las elecciones más importantes del mundo en los últimos 50 años, Barack Obama asumirá la presidencia de los Estados Unidos convertido en el símbolo de la esperanza. A su campaña “Yes, We can” fueron muchas las figuras del entretenimiento las que se sumaron: Madonna, Will.i.am., John Legend, Scarlett Johansson, Kanye West, Usher, Lindsay Lohan Oprah, Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, entre muchos más.

Ahora, a la larga lista de fanáticos del primer gobernante negro en la tierra del Tío Sam (que por cierto rompió el mito de que los blancos nunca votarían por un afroamericano, llevándose el 43% del voto de los blancos), se le une Spider-man.

Luego de que el presidente electo se declarara fanático y coleccionista de las tiras cómicas de El Hombre Araña, Marvel Cómics vio la oportunidad perfecta para que “dos figuras históricas se encontraran en el universo de MC”, como aseguró la casa de superhéroes.

La historia del capítulo No 583 de The Amazing Spider-man, escrita por Zeb Wells y dibujada por Todd Nauck y Frank D’Armata, ocurre en Washington el día de la posesión de Obama cuando The Chameleon, uno de los viejos enemigos de Spider-man, intentará frustrar su toma de juramento. En la portada –obra del artista Phil Jimenez- El Hombre Araña le pregunta al nuevo Presidente: “Si usted consigue estar en mi portada, ¿yo podría estar en el billete de un dólar?”. El cómic llegará a las tiendas norteamericanas el próximo 14 de enero.

Con este capítulo en The Amazing Spider-man Obama se une al pequeño grupo de presidentes americanos que han sido incluidos en los cómics, entre ellos John F. Kennedy, Ronald Reagan y Bill Clinton; si bien en septiembre de 2008, ya había aparecido en las viñetas del capítulo 137 de Savage Dragon, personaje creado por Erik Larsen, en donde textualmente se leía "Soy Savage Dragon y apoyo a Barack Obama como presidente de los Estados Unidos".

Obama asume el poder en medio de una crisis económica que, según él mismo ha dicho, “podría durar años”. Sus retos inmediatos son detener los índices de desempleo en Estados Unidos, que pronto podrían llegar al 10%, y reducir los impuestos a las familias de clase media y dotar miles de centros educativos.