Se encuentra usted aquí

Placebo estrena Battle for the Sun

Por
Redacción Shock

Battle for the Sun, que sale a la venta este martes en Colombia, es "una lucha por el sol, por desgarrar la oscuridad y abrirse a la luz", define Olsdal, para quien cada nuevo disco de Placebo es "una reacción al anterior", lo que explica ese tránsito de "temas y letras muy oscuros" de los álbumes precedentes a "ese sonido más colorido y más optimista en la lírica" de este nuevo trabajo.

Desde el lanzamiento de Meds en 2006, Placebo ha sufrido una profunda transformación. Tras diez años de carrera, el baterista Steve Hewitt abandonaba el grupo. "Queríamos que la banda progresara, y con Hewitt eso era imposible. Necesitábamos un cambio y creo que lo hemos conseguido", expone Olsdal.

Este cambio se materializó con la entrada de Steve Forrest, de 22 años, que, en palabras de Olsdal, "tiene una energía muy positiva, mucha alegría e ilusión. Eso es perfecto para (el cantante) Brian (Molko) y para mí, porque después de 15 años de carrera, necesitábamos un nuevo estímulo".

Kitty Litter es el tema inaugural de Battle for the Sun. La agresividad fluye en los rasgueos de guitarra a la vez que Molko clama por el cuidado mutuo de las personas y ataca al individualismo imperante en la sociedad.

La suciedad y el sonido "garage" se cuela en las canciones For what it's Worth y Breathe Underwater, mientras que The never-ending Why deriva en una oda a la frustración.

Preguntado al respecto, Olsdal confiesa su predilección por los temas Speaking in Tongues -"la escribimos Molko, Forrest y yo, y la veo como un himno que transmite esperanza"- y Kings of Medicine -"muestra el amor que profesamos por The Beatles: las trompetas recuerdan a 'All you need is love'"-.

Battle for the Sun ha supuesto, además, la entrada de Placebo en el mundo de la autoproducción. "No queríamos firmar con una multinacional uno de esos contratos de cinco discos, que son una locura, así que optamos por tomar nosotros el control", aduce el bajista.

EMI, anterior sello discográfico del grupo, "había perdido la pasión necesaria para trabajar con nosotros tras publicar los dos primeros discos del grupo", afirma Olsdal. "Para este disco, en cambio, hemos buscado a gente a la que le gusta Placebo tanto como a nosotros", entre ellos, el nuevo productor, Dave Bottrill.

"La libertad, el no tener que aguantar que venga alguien de la discográfica a decirte: 'Esto no se puede hacer'" es una de las grandes ventajas que aprecia Olsdal en la decisión de grabar el disco por cuenta propia. "Creo que cualquier banda funcionaría mejor así", sentencia.

Olsdal, que ha calificado a la actual formación de Placebo como "la mejor de estos 15 años", considera sin rubor que Battle for the Sun es "el disco más logrado" de cuantos ha publicado el grupo.

"Con cada trabajo intentamos evolucionar nuestro sonido, y en éste hemos incluido muchos instrumentos de viento y ciertos toques de soul", revela el artista antes de expresar su deseo de "una buena aceptación de los fans" ante el nuevo estilo de la banda.

"Sólo podemos hacer la música que nos toca el corazón, y si lo hacemos así, creo que la gente también podrá conectar con nosotros", considera Olsdal, que reside desde hace años en Madrid.

Tras la publicación de Battle for the Sun, Placebo se encuentra ya embarcado en una gira maratoniana que incluirá paradas en Holanda, Alemania, Finlandia, Austria, Rumania, Gracias, Bélgica, Francia España, Portugal, Japón y Reino Unido.