Se encuentra usted aquí

Por la consolidación del gol

Por
Redacción Shock

Una muestra del premio a la constancia es Cristian Nazarit. Repite en una selección nacional y tal como sucedió hace dos años en el Suramericano Sub-17, espera ser clave para estar presente de nuevo en un mundial juvenil.

La tricolor arranca este miércoles su participación en el Suramericano Sub-20 contra Perú, y luego de ver a sus cuatro rivales de grupo en la jornada inaugural, el delantero de Santa Fe se tiene más confianza que nunca para volver a brillar en un certamen surcontinental.

Cuando el equipo forme el miércoles para salir hacia el gramado del estadio Monumental de Maturín, Nazarit sobresaldrá una vez más entre sus compañeros por su gran talla. Pero el delantero de Villarrica, Cauca, quiere además que todo el país lo vuelva a recordar por sus goles, tal como sucedió en el Suramericano Prejuvenil de Ecuador.

Con sólo 16 años y sus 1,86 metros de estatura, el atacante se convirtió en una de las revelaciones de aquel torneo. Ahora en Venezuela vuelve  por sus fueros y lo único que tiene en mente es “aportarle muchos tantos a la selección y quedar goleador del Sub-20. Me gustaría poder convertir de a uno por partido y eso me garantizaría quedar como el máximo anotador del torneo”, asegura con convicción.

Hace dos años escoltó al brasileño Lula (12 tantos), pero ahora, con más experiencia y madurez, espera conseguir el botín de oro y de paso ser una de las piezas clave en la clasificación de Colombia al Mundial de Egipto 2009.

Ya analizó al primer rival

Desde la tribuna del Monumental, en la jornada inaugural, Nazarit no perdió detalle de cada uno de los movimientos de la defensa peruana, a la cual calificó como “fuerte, pero que deja espacios que hay que saber aprovechar”. “Nos toca arrancar con un rival fuerte. Vimos que ellos manejan bien la pelota y tienen algunos jugadores importantes. La idea es imponer nuestro fútbol, tener el balón, presionarlos y buscar los espacios para anotar”, agregó el delantero cardenal.

‘Naza’, como le dicen en el seno de la selección, dice haber mejorado su condición desde que llegó a la capital un año atrás y compartir con un técnico de experiencia como Hernán Darío Gómez, por lo que ahora se considera “más rápido, también he mejorado en la técnica, en tener mayor movilidad en el área y por eso es que tengo que anotar más goles”.