Se encuentra usted aquí

P&R con Emma Watson. La cabecilla de la banda de ladrones, Nicki

Por
Redacción Shock

Poco a poco, el recuerdo de la Hermione de Harry Potter se va borrando en la carrera de Emma Watson pues sus recientes interpretaciones en Una semana con Marilyn (2011), The perks of being a wallflower (2012) y en The Bling Ring (2013), demuestran que no es una actriz de un solo impacto. En paralelo, Watson ha cultivado su faceta de modelo al ser escogida por las marcas Lancôme y Burberry como su imagen oficial, y entró a la prestigiosa universidad de Brown, en Estados Unidos, para comenzar estudios literarios.

Para interpretar a Nicki, una de las ladrones de mansiones, se inspiró en el álbum Femme Fatale de Britney Spears y en el reality de la familia de Kim Kardashian.

¿Tuvo la oportunidad de conocer a algunos de los involucrados en el caso en el que se inspira la película?

No. Quise que fuera mi propia interpretación del personaje. Cuando leí la historia no creía que fuera real. Me pareció una absurda serie de eventos. De hecho para la película tuvimos que bajarle mucho el tono al comportamiento respecto a lo que realmente pasó, pues la audiencia no iba a creerlo tal cual fue.

¿Cuál fue la gran lección que le dejó esta historia?

En mi niñez, mi padre no nos dejaba ni a mi hermano ni a mí ver televisión. Por eso ni los realities ni los programas de chismes sobre celebridades estuvieron en mi radar. Todo eso era algo foráneo. Aunque sé que es una forma de entretenimiento, para muchos jóvenes es una obsesión. En la película se pueden ver sus consecuencias negativas.

Pero esa obsesión por algunos jóvenes en la vida de las celebridades tiene su razón de ser, ¿o no?

Lo interesante de este filme es que se refiere a un grupo de muchachos que están en la edad en la que están tratando de establecer su propia identidad. Pero la falta de figuras paternas en sus familias hace que lo único que tienen como guía social llegue a través de los realities de los medios, de las revistas de entretenimiento. Eso los hace sentir que tienen que conseguir una apariencia falsa para ser aceptados por su grupo de amigos.  Esas obsesiones provienen de una crisis de personalidad. Provienen de no saber quiénes son y tratar de seguir un parámetro. The Bling Ring es el resultado de una mentalidad de grupo; unos individuos que pararon de pensar por sí mismos para comenzar a actuar por impulsos externos. Eso es muy peligroso, porque así funcionan los seguidores de un culto.

¿En qué sentido?

Si a alguien le da por lanzarse por una ventana, el resto del grupo lo imita. Pero también hay que tener en cuenta que esto sucedió en una ciudad como Los Ángeles. No creo que hubiera podido pasar en algún otro lugar el mundo. Además hay que agregarle a la receta el aporte de las redes sociales y de Google pues no creo que esta historia hubiera podido suceder hace cinco años. Eso es lo que me gusta tanto de la película, que trata sobre algo muy contemporáneo.

¿Cómo fue el trabajo de dirección de actores de Sofía Coppola?

Sofía permite que el actor se dé cuenta de cómo asumir sus roles, sin imposiciones; es muy flexible en sus comentarios, pero siempre va al grano y es muy específica con lo que quiere. Gran parte del trabajo para entrar en el personaje vino desde antes de que empezara la grabación. Ella me hizo escribir un diario y un blog como si fuera Nicki, organizó todo para que yo entrara a una casa como si fuera a robarla, y me hizo ir a clases de pole dance. Antes de rodar hicimos un enorme trabajo de campo, pero cuando llegamos al set nos dijo “hagan lo que quieran con sus personajes, improvisen si piensan que eso los ayuda a ser más naturales”. Muchas veces sólo hicimos dos o tres tomas para las escenas, lo cual era confuso para mí pues estoy acostumbrada a rodajes donde todo es perfectamente medido y cada escena se repite cien veces. Me tomó un poco de tiempo acostumbrarme a eso, pero fue a la vez liberador. Ella siempre confió plenamente en mí, lo cual fue muy grato.

¿Usted entró a robar una casa? ¿Cómo fue eso?

Creo que era la casa de uno de los primos de Sofía en Los Ángeles quien se la prestó para que nosotros entráramos fingiendo un robo. Yo me metí por una ventana y terminé llevándome algunas bolsas. Lo interesante del ejercicio fue ver cómo estar en grupo hace que los nervios se diluyan bastante.

¿Cómo fue la relación con los otros miembros del elenco?

Katie Chang estaba haciendo su solicitud para entrar a la universidad en la época del rodaje, así que le ayudé a tomar decisiones sobre cuáles podían ser las mejores opciones para ella. Le recomendé Brown, que es adónde voy, y realmente nos hicimos buenas amigas en el transcurso del rodaje. Además ella nunca se había puesto tacones en su vida, así que la ayude a aprender. Con Taissa nos la llevamos muy bien, es una chica muy cool, perfecta para el papel de Sam. Israel es un caballero en todo el sentido de la palabra. Es un chico muy dulce y pendiente de todos. Claire fue mi gran ayuda para aprender cómo eran realmente los jóvenes de Los Ángeles, porque ese era su mundo y lo vive diariamente. Ella fue como mi enciclopedia andante sobre la cultura joven de Los Ángeles, así que la tuve que perseguir por un buen tiempo.

¿Cuál fue su primera reacción que tuvo al entrar a la casa de Paris Hilton?

Quedé boquiabierta. No podía comprender la cantidad de zapatos y de ropa que tiene. Estoy segura de que ella nunca va a ser capaz de ponerse toda esa cantidad de zapatos en su vida. (Risas.) Sentí como si hubiera entrado a la bóveda de los tesoros del genio de Aladino.

¿Cuál es la pertenencia que más valora y que lleva con usted a todas partes?

Mi oso de peluche. (Risas.) ¡Es en serio! Lo he tenido toda mi vida y sería una pérdida irremplazable si me lo robaran.

Temas relacionados: