Se encuentra usted aquí

Productor de Carla Bruni propone 'impuesto Google' para apoyar a creadores

Por
Redacción Shock
En un informe realizado por encargo del Ejecutivo francés, el productor incluye una fórmula que consiste en cobrar "un pequeño porcentaje" a compañías con motores de búsqueda en internet, como Google, según declaró hoy en el diario "Libération".

Zelnik recibió el pasado septiembre el encargo de formular propuestas para mejorar la remuneración de los creadores de contenidos, en el marco de la lucha del Gobierno francés contra la descarga ilegal de contenidos desde la red.

Este "impuesto Google", como admite que ya se le denomina, "consistiría en percibir un pequeño porcentaje de los 800 millones de euros de la facturación del motor de búsqueda en Francia", y Zelnik propone que se hable sobre su instauración "directamente a un nivel europeo".

Asegura además que la creación de un impuesto semejante "es jurídica y técnicamente posible", pero reconoce que Francia no podrá aplicarlo en solitario y que necesitará de la coordinación con otros países europeos.

"Los motores de búsqueda necesitan nuestros contenidos, los proveedores de acceso (a internet) también, y de lo que ahora se trata es de tener una estrategia global sobre estas cuestiones", defiende Zelnik.

Ese impuesto que se cobraría a Google y a otros motores de búsqueda serviría para financiar el paquete de propuestas destinadas a favorecer a los creadores, entre ellas una rebaja del IVA aplicado en las ofertas combinadas de acceso a internet comercializadas por los operadores de telecomunicaciones.

Productor independiente con su sello "Naïve" -con los que ha editado obras de Marianne Faithfull o Pink Martini, además de discos de Bruni- Zelnik estima que las medidas de protección a la creación en internet aprobadas en Francia, que incluyen la sanción a los piratas mediante el corte del acceso a la red, no son suficientes.

Afirma que hay que "actuar" sobre la oferta mediante las ayudas al sector de la creación y haciendo que los jóvenes consumidores accedan legalmente a la música por internet, ofreciéndoles "condiciones atractivas" para comprar por línea.

"Hay que imponer un nuevo sistema de gestión colectiva de la música en línea. Ya sean pequeños o grandes, todos los productores deben poder vender su música al mismo precio, ya sea en iTunes o en la Fnac", añade.