Se encuentra usted aquí

Prometeo, un desafío a los dioses

Por
Redacción Shock

¿Quién ha podido olvidar los escenarios espaciales clautrofóbicos con poca luz, húmedos e infernales que hicieron parte de la ambientación de la saga durante décadas?. O aquella saliva ácida que derretía cuanto pedazo de carne, hueso y metal se interpusiera en su paso.Y mucho menos aquellas criaturas cabezonas con mandíbulas retráctiles que las producían conocidas como Xenomorfos.

Y es que la saga Alien dejó una marca en los fanáticos que disfrutamos de cada una de las cuatro películas en las salas de cine, o bien años después nos pusimos al tanto vía Caracol o parabólica.

Este año, esos peligrosos extraterrestres están de regreso en una precuela dirigida por Ridley Scott, el original, el mismo que inició todo este fenómeno cinematográfico de ciencia ficción con 'Alien, el octavo pasajero' en 1979 (ver tráiler) y luego decidió no proseguir, transportándonos 30 años antes de lo sucedido justamente en ésta, la primera película de la saga. .

"La razón por la cual no había hecho una película de ciencia ficción en tantos años, es que francamente no me había topado con nada que valiera la pena, para hacerlo con suficiente autenticidad, originalidad y fuerza. "Prometeo" cuenta con las tres", explica el director.

Asumiendo nuevamente el reto de cautivar al público, alejado de cierta manera por una cuarta parte bastante distante de la premisa inicial (Alien:Resurrection -1997), Scott decidió darle respuesta a muchas incógnitas que habían quedado sueltas en las cintas anteriores, y crear a partir de ellas un universo mucho más amplio.

Así nos meteremos de cabeza en la historia del enigmático 'Space Jockey', piloto alienígena encontrado en su nave con el estomago destrozado en 'Alien, el octavo pasajero', con una carga de Xenoformos, descubriendo que tal vez si buscas respuestas a las preguntas supremas, te encontrarás con un mundo sombrío, perverso y aterrador, más parecido al infierno que al paraíso.

Y es que sobre eso se trata 'Prometeo', que cuenta la historia de un equipo de exploradores que descubren una pista para descifrar los orígenes de la humanidad. Dicha situación los lleva a emprender un emocionante viaje a bordo de la nave espacial hacia los rincones más oscuros del universo, lugar en donde deberán librar una aterradora batalla para salvar el futuro de nuestra especie.

"Durante el proceso creativo emergió una mitología nueva e imponente, en donde se lleva a cabo esta historia original. El aficionado a ultranza reconocerá cadenas del ADN de Alien, por decirlo de alguna manera, pero las ideas abordadas en este filme son únicas, de gran alcance y provocativas", dice Scott.

Una cinta impactante, confirmado, ya que el filme está cargado de diálogos bien pensados, un guión coherente, una puesta en escena acorde a las expectativas, una musicalización apoteósica y unas actuaciones poderosas, a pesar de la ausencia de Sigourney Weaver y en su rol de la teniente Ripley, quien fue reemplazada por Noomi Rapace (Saga Millenium versión sueca), que aunque no interpreta el mismo personaje, conserva sus rasgos de mero macho en el rol de  Elizabeth Shaw, una joven científica.

Michael Fassbender aunque no mostrará su pene como en 'Shame', cautiva con su personaje robótico con aires de replicante de 'Blade Runner', que construyó inspirándose en el saltador olímpico Greg Louganis y el músico británico David Bowie. Una 'replica' humana conspiradora y traidora, como ya es clásico en la saga, que decide sobre los destinos de todos en pro de la ciencia o los intereses de la compañía que lo creó.

Tal vez el único personaje que no le aporta demasiado a la historia es el de Meredith Vickers, interpretado por Charlize Theron, quien al principio parece determinante y a la larga se diluye en los terrenos del 'ni fu, ni fa'.

Una hipótesis creíble y despiadada sobre la creación, cargada de nuevos vehículos y gadgets, y un espíritu revitalizado en formato 3D, que seguramente dará para muchas más películas.