Se encuentra usted aquí

Prostitutas alemanas defienden burdeles con "tarifa fija"

Por
Redacción Shock

Un grupo de prostitutas alemanas está luchando contra los intentos de políticos conservadores y algunos residentes de cerrar los populares burdeles con "tarifa fija".

Funcionarios del estado de Baden-Wuerttemberg lanzaron una iniciativa para suspender un prostíbulo que funciona con un sistema de "tarifa fija", porque consideran inhumano que las mujeres brinden servicios sexuales ilimitados todo el día por un único precio de 70 euros (100 dólares).

Pero un grupo de 77 prostitutas compró espacio de publicidad en dos diarios nacionales para argumentar que esto era simplemente una artimaña para prohibir la existencia de burdeles.

"Déjennos tranquilas, no a la prohibición de los prostíbulos con o sin 'tarifa fija'," dice el título de los avisos. "Con el pretexto de las 'condiciones humanas de trabajo', en realidad están conspirando para prohibir los burdeles y amenazar nuestro medio de subsistencia", agregó el grupo.

Por un pago de 70 euros, los clientes tienen derecho a todo el sexo, comida y bebidas que quieran entre las 10:00 y las 16:00 horas.
La tarifa de la noche asciende a 100 euros. La encargada de "Pussy Club" Patricia Floreiu dijo que la mayoría de los clientes se va después de, como máximo, dos sesiones.

En Alemania, donde la prostitución es legal, hay al menos cuatro prostíbulos con el sistema de "tarifa fija". Heribert Rech, ministro del Interior demócrata cristiano de Baden-Wuerttemberg, ha liderado una campaña contra el establecimiento en la localidad de Fellbach, diciendo que los "precios favorables sugieren que las mujeres están siendo explotadas".

Pero Juanita Henning, directora de "Doña Carmen" en Fráncfort, dijo a Reuters que los críticos quieren revertir una ley del 2002 que da a las prostitutas amplios derechos legales y protección.

"Esto no es otra cosa que una campaña moral". dijo Henning. "Si analizaran mejor la oferta, verían que un hombre puede obtener todos los servicios sexuales que quiera pero no de una sola mujer. Es ignorancia pura y un prejuicio contra la industria", añadió.