Se encuentra usted aquí

Proyecto X: tributo al descontrol

Por
Redacción Shock

Desde The Breakfast Club hasta American Pie, el cine yanqui siempre nos ha ilustrado sobre los particulares patrones de comportamiento de los habitantes de las secundarias gringas. Según estas lecciones, los estudiantes se dividen en: porristas, mariscales de campo, freaks y ñoños, y sus conflictos, de alguna u otra manera, tienen relación con su objetivo conjunto de embriagarse, perder la virginidad. Este filme no será  la excepción.

Es la historia de Thomas, Costa y J.B, tres nerds que en miras de sepultar su virginidad, se proponen a celebrar el cumpleaños diecisiete  de Thomas— aprovechando que sus padres salen de paseo—  con una fiesta en su casa, que los corone como el parche más popular, por eso deciden registrar toda la fiesta a través de la cámara de un cuarto personaje. Aunque la cosa al principio no pinta prometedora, la fiestita que estaba planeada para unas 50 personas acoge  a 1.500 adolescentes sedientos de sexo, drogas y alcohol.

Un dj, Piscina, chicas sugestivas, éxtasis, alcohol, y hasta un enano. En resumidas cuentas: demencia púber sin miedo, ni límites. Pero cuando todo ya está en el máximo punto de cocción, y la cinta se empieza  torna triple x, la cosa se sale de control y empiezan a salir a flote las consecuencias que deja el “pequeño” agasajo. El reguero está hecho, así que alístese para reír pero también sufrir parejo. Eso sí, sigue quedando la pregunta viva ¿Siguen los gringos arrancándose los pelos por el tema de ser y no ser populares? Parece que sí.  

La cinta que está dirigida por un máster del videoclip llamado Nima Nourizadeh y producido por Todd Phillips, director de Hangover, Proyecto X logra salirse de lo típico gracias a que, en términos formales, se apoya en una elegante innovación cinematográfica llamada ‘found footage’. Una técnica narrativa donde el filme se crea con imágenes que los protagonistas mismos generan con cámaras puestas intencionalmente en escena, tal y como se hizo en filmes como El proyecto de la bruja de Blair, Rec o Actividad paranormal. ¿Quería fiesta?

Nima Nourizadeh (Director)
Ha dirigido los videos musicales de Hot Chip, Lilly Allen, Sophie Ellex Bextor y Santigold. Pero este es su debut en la pantalla grande, hablamos con él británico.

¿Cómo influenció su experiencia en la dirección de videos musicales en Proyecto x?

Cuando miras todo mi trabajo y mis comerciales puedes ver diferentes elementos visuales y el estilo que se reflejan en la película. Para mí los elementos más importantes es mantener la energía arriba, que transmitiera diversión. La música es un elemento clave de la película y era necesario reflejar el hecho de que se trataba de una fiesta.

Las películas de fiestas no son algo nuevo ¿Cuáles fueron los elementos para lograr que esta vez fuera diferente?

Sí, realmente tocamos un tema del que ya se ha hablado y es muy tradicional, pero lo hacemos de una manera fresca, original, pero también interesante gracias a la música, los efectos, la técnica narrativa, los ángulos de las cámaras e imágenes de celulares.

¿Por qué eligieron usar esta técnica de narración?

Decidimos usar elementos de los falsos documentales y el cine de realidad para convertirlo en comedia. Fue un gran reto, pero así podíamos contar una historia de una manera original y también interesante. La gente se podrá sorprender de cuan real es la cinta y de alguna manera la audiencia se sentirá conectada.