Se encuentra usted aquí

Quentin Tarantino desnuda los detalles de 'Django sin cadenas'

Por
Redacción Shock
Pocos directores pueden ostentar un trabajo de primer nivel como Quentin Tarantino. Él remodeló el panorama cinematográfico a principios de los 90 como escritor de éxitos tales como 'True romance' y 'From Dusk Till Dawn', así como escritor/director responsable de 'Reservoir Dogs', 'Pulp Fiction' y 'Jackie Brown'. Sus películas tuvieron un gran impacto en un público previamente desatendido y le aportaron un Oscar por su guión de 'Pulp Fiction'.

La década de 2000 trajo otra ola de influyentes películas del talento de este maestro que abarca todos los géneros. En 'Kill Bill', la icónica Bride de Uma Thurman se venga del hombre que la dejó por muerta.  Con Death Proof', un grupo de chicas amantes de las fiestas y la diversión son acosadas por el conductor de un auto casi invulnerable. Y en 'Inglourious Basterds', un grupo de soldados de la II Guerra Mundial buscan venganza y pasan detrás de las líneas enemigas con objeto de ejecutar un plan para eliminar a Hitler.

Con 'Django sin Cadenas', Tarantino promete reescribir las normas de nuevo. Una película de suspenso y venganza acerca de un esclavo negro en el profundo Sur (Jamie Foxx), el curioso y mortífero cazador de recompensas alemán que lo libera (Christoph Waltz) y el vil traficante de esclavos (Leonardo DiCaprio) que retiene a su esposa (Kerry Washington).'Django sin Cadenas' es una genuina obra de Tarantino: ingeniosa, divertida y sin límites. Desde el set de la película, la Plantación Evergreen en el corazón de Louisiana, Tarantino comparte su visión.

Le tomó tiempo hacer un Western, algo de lo que hablaba mucho. ¿El sueño se cumplió?

Siempre quise hacer un Western. Para mí, ser capaz de hacer películas ya es un sueño hecho realidad, sin importar que género. Cuando hice 'Reservoir Dogs' cumplí un sueño de realizar una película de gánsters. Me agrada  intentar diferentes géneros; una película de guerra, de gánsters, de artes marciales y ahora una del Oeste. Me fascinan los Westerns e integré elementos de ellos en mis otras cintas, así que ahora es agradable, después de disfrazar esto un par de veces, sobre todo en 'Kill Bill Vol. 2' e 'Inglourious Basterds', por fin hacer un Western propiamente. Y aunque no es un Western completo, si ocurre en el Sur. Incluso mezclo cosas en desorden.

Y presenta un vaquero alemán.

Sí, pero también es un hecho interesante que un italiano, Franco Nero, interpretó a Django en la primera película. Y después una cinta con Terrence Hill, llamada 'Django, preparé a coffin' donde obviamente interpretó el mismo personaje. Pero también hay otras 39 películas de Django que no tienen relación con Django, y a veces ni siquiera un personaje llamado Django.  Así que nos integramos en una lista de secuelas de Django no oficiales con algo distinto al personaje de Franco Nero. Pero al mismo tiempo, que sea un esclavo liberado es estupendo y agregar en la mezcla a este alemán como un dentista cazador de recompensas ¡es algo muy mío! [risas]

¿Cómo incluyó a Jamie Foxx en el elenco?

Nos reunimos y me pareció magnífico. Entendió la historia, el contexto de la trama y la importancia histórica de la película. Él actúa por mí, actúa por el cine, actúa por sí mismo, pero también actúa por sus ancestros. Desea hacer cosas que sus ancestros no fueron capaces de lograr.  Esta historia es importante para él y su gente, para todas las personas y todos los estadounidenses. Él entendió esto. Lo captó al 100%. Es un gran actor y luce perfecto en este papel pues requería un aspecto de vaquero, él tiene cierta cualidad de cowboy. Cuando lo conocí pensé que si en los años 60 hubieran incluido a tipos negros como estrellas de televisión del Oeste, me imaginaba a Jamie con su propio programa. Se ve muy bien sobre un caballo y también con el vestuario.

Leonardo DiCaprio como Candie, el esclavista, es inusual en el elenco. ¿Cómo ocurrió?

Francamente él me dijo que le interesaba el papel. Traté de no ser muy específico con el personaje en el guión y no lo describí detalladamente, de forma que quedara abierto para la interpretación.  Quizá pensaba en un actor mayor. 

Después Leo leyó el guión, le gustó y nos reunimos.  Empecé a pensar que sería más fácil configurar al tipo como un Calígula; como un emperador joven.  El padre de su padre de su padre inició un negocio de algodón;  el padre de su padre continuó y prosperó; su padre lo convirtió en algo aún más rentable.  Él es el cuarto Candie en la línea de sucesión y asume el control del negocio, pero le aburre.  No le interesa el algodón; por eso se involucra con los peleadores de Mandingo y todo lo concerniente a eso.  Pero es un príncipe joven y petulante.  Como Luis XIV en Versalles.  Y hay un aspecto extraordinario aquí, puedes verlo; si eres dueño de una plantación, tienes trabajadores blancos a tu servicio y esclavos negros y un enorme terreno, bien te puedes considerar como el rey de tu tierra.  La gran mansión sería tu palacio y todas estas personas tus súbditos.  En realidad tienes el poder de un rey. 

Quería que interpretara el papel con esta idea, como el Rey Luis XIV, pero en el Sur.  Candie Land es una comunidad totalmente recluida, con casi 65 millas de longitud y ése es su feudo.  Él tiene el poder de un rey; puede ejecutar a las personas o hacer cualquier cosa que quiera.

Después de 'Jackie Brown', ésta es otra exploración sobre problemas raciales.  ¿Tiene dudas alguna vez al abordar aspectos como éste?

No dudo en absoluto.  Siempre sé que un par de personas dirán algo al respecto, pero después  eso desaparece y la película permanece.  Y no voy a dejar que nada ni nadie me impida hacer lo que deseo.  Así que eso no me molesta y si alguien habla demasiado le puedo decir, “Sí, es verdad, pero al mismo tiempo es un Western estupendo”.

¿Cuáles fueron los retos de filmar un Western?

¡El clima! [risas].  El clima es el problema más grande; nunca imaginas eso al ver un Western.  La lluvia o el cambio de luz que ocurre aquí.  La luz que tenemos al comenzar el día es totalmente distinta.  Eso fue lo más complicado pues la luz cambia de pronto y no puedes terminar la escena.  Tengo aquí a mi director de fotografía, que ganó tres veces el Oscar.  Eso fue problemático, pero todo lo demás fue un sueño.

Aquí hay un enfoque más profundo en uno o dos personajes que en sus últimas dos películas.  ¿Es algo un poco más individual?

No, definitivamente es algo épico.  No considero que los Spaghetti Westerns sean películas de explotación.  Creo que son una marca de Western tan legítima como la estadounidense, de hecho tiendo a que me gusten más.  Y trato de no caer en la explotación, pues trabajo con un material muy propenso a eso.  No quiero que nadie piense que en la película las mujeres o los personajes de los esclavos son explotados.  Muestro cómo eran explotados.  No los exploto yo, más bien sirvo de testigo.