Se encuentra usted aquí

Shock habló con Bat for Lashes, telonera de Coldplay en Latinoamérica

Por
Redacción Shock

Si le preguntáramos al espejito, espejito de la industria musical quién está haciendo los sonidos más épicos y bonitos del siempre eclético y potente reino sonoro alternativo, sin duda, el mágico espejo dibujarías las formas de una mujer petiza, de pelo oscuro, con el look de un trendy ermitaño que ha salido de un bosque para cantar sobre lugares cosmopolitas, desgarradas canciones de cuna que saltan entre el freak folk, el pop y el rock.

Dichas formas encajarían con el fenotipo de Natasha Khan alias Bat for Lashes, la cantante, multi-instrumentista y compositora británica que anda regando por el mundo sus polvos mágicos y su música sosegada y reflexiva.

En el preludio de su vista a nuestro país como la telonera de Coldplay, el próximo 4 de marzo, Shock marcó el dial de un lugar lejano y una de las voces más dulces que puedan imaginar habló al otro lado del teléfono. Bat for Lashes  nos contó sobre su nueva producción discográfica Two Suns y de las expectativas que le genera desenfundar su magia en un escenario colombiano.

¿La música de Bat for Lashes es un gran pastiche musical, cada track presenta nuevos elementos, diversas combinaciones. ¿Cómo logra un artista hacerse tan poco ‘etiquetable’, qué búsquedas tiene que hacer para lograrlo?

Creo que estoy en contacto con la parte profunda de mi mente, todo el tiempo escucho mi inconsciente y mis sueños. Cuando estoy escribiendo música y grabándola me pongo en la tarea de escarbar en mi ser, de extraer todas aquellas cosas, grandes o pequeñas, que me afectan, que me alegran, que me dan aliento; simplemente trato de escuchar con atención cada una de mis pulsiones para convertirlas en música, por eso creo que mi sonido puede ser tan dinámico, porque cambia de la misma manera que cambian mis estados de ánimo.

Hablando de ánimos distintos, ¿cuál cree usted que es el mood en el que se han inscrito sus dos producciones musicales: Fur and Gold  y Two Suns?

Creo que al menos en estos dos discos, que son mis primeros álbumes, yo estaba buscando un tema mágico, tribal, bastante oscuro, pero al mismo tiempo un tema que reivindicara la vida.  El ánimo con el cual hago mis discos es verdaderamente andariego e introspectivo. Estoy buscando la forma de poder contar historias a través de mi música, en una especie de cuento de hadas.

¿Cuál es su cuento de hadas favorito?

El Patito Feo, pero únicamente porque me identifico con esa historia, es sobre un pato que es diferente a su familia y que cree que es feo, distinto y loco, pero de repente él se transforma  en algo muy bello y queda en shock por su transformación. Creo que eso está muy relacionado con la gente que crea, con los artistas. Adoro el tiempo en que no te reconoces a ti mismo como un artista, porque crees que eres diferente o loco, pero es realmente importante pelear y hacerlo duro, buscar y darse cuenta de que lo que se es finalmente es algo verdaderamente hermoso.

En la construcción de ese propio camino, de esa propia música, ¿cómo se siente con el hecho de que algunas publicaciones y melómanos del mundo comparen su trabajo con el de otras artistas como Björk, Pj Harvey o Fionna Apple?

Las comparaciones podrán ser hechas, pero creo que yo estoy tratando de crear mi propio camino en la música. Sin embargo, el hecho de que me comparen con Pj Harvey o Björk  me alaga mucho. Yo amo a Pj Harvery, creo que ella es increíble y creo, además, que todas esas mujeres que han estado antes de mí han sido una gran influencia y han dejado un buen legado, pero creo que mi esfuerzo es por crear mi propio sonido. Yo tengo mi propia historia que contar.

Hablemos un poco de las historias que desenfunda en esta nueva producción musical: Two Suns.

Creo que este disco fue toda una experiencia mística y cósmica, en la que dejé hablar los lugares más oscuros y escondidos de mí ser y del que, sin duda, la naturaleza fue parte importante. En el Two Suns traté de ser mucho más confiada y prolija con mi canto, haciéndolo más fuerte;  además quise traer muchos más elementos electrónicos, muchos más beats, muchas más percusiones que en el disco pasado. Nuestros performances e incluso las canciones del primer disco que tocamos en ellos  ahora suenan  más fuertes, con más potencia, mucho más dramáticas gracias a ese ánimo que nos ha dado este Two Suns.

De este último álbum ¿cuál es su track favorito y cuál fue el que le costó más trabajo desarrollar?

Creo que mi track favorito es Glass, la primera canción del disco, porque fue un momento en el que puse juntos mis elementos favoritos: tambores tribales, instrumentos medievales, sentimientos indios y cuentos de hadas, todos esos elementos combinados hicieron que la canción despertara en mí las más bellas emociones.

 Por otro lado el track que más problemas me causó fue Daniel, que también la amo, pero fue muy difícil para mí porque yo sabía que era una canción pop, era diferente y luché realmente duro para  encontrar la forma de presentarla correctamente, reflexioné mucho sobre que tan cursi o liviana podría hacerla o si quería mantenerla oscura. Tenía que ser muy cuidadosa en la manera, en el gesto a través del cual atravesaba esa  línea delgada que hay entre el sonido de Bat for Lashes y el sonido de una canción pop; sin embargo, creo que quedó muy  bien, David y yo quedamos muy contentos con el resultado aunque el proceso haya sido muy muy complicado.

¿Su retiro espiritual en el  desierto del Joshua Tree influyó de alguna manera en estas canciones, en la producción y composición del disco?

Yo estaba viviendo en Nueva York, una ciudad llena de gente, muy energética y repleta de electricidad, ese constante afán, ese continuo movimiento que se vive en ese tipo de ciudades pueden ser bellos pero a la vez puede abrumarte. Yo amo estar en la naturaleza, en aquellos espacios tranquilos y callados que ella ofrece, por eso y para alejarme del bullicio de la gran ciudad, hice mi viaje al desierto. Estando allí pude construir toda la parte cósmica del álbum. Los arboles creciendo, el gigantesco cielo y los lobos aullando en la distancia hicieron de mi estancia algo realmente místico, en lo que había incluido un gran sentimiento religioso. Mi tiempo en el desierto del Joshua Tree le dio elementos muy importantes a esta última producción y creo que en ella se ve reflejado todo ese desborde natural que obtuve allí.

Uno de los grandes puntos de referencia de Bat for Lashes, más allá de su música, es su estética particular y el trabajo visual que hace en sus discos y sus videos, un trabajo muy influenciado también por ese ánimo natural y místico. Háblenos un poco sobre esta faceta, sobre esa parte de su trabajo.

Cuando estaba en la universidad estudié artes y comencé a interesarme mucho por la producción audiovisual, la escultura y el dibujo. El arte visual para mí es una parte muy importante cuando hago música. Cuando comencé a hacer este disco tenía una idea muy fuerte de lo que quería que fuera la parte visual. Quería algo muy étnico, muy raizal, muy tribal y natural, y creo que esa apuesta estética se convirtió en una compañera ideal para la música. Creo que también hace parte de mí el poder expresarme de manera visual.

Algunos grupos de la escena alternativa anglo como MGMT, Boy Crisis e incluso Devendra Banhart  están adoptando esa estética tribal y étnica. ¿Cree que esa apuesta se está volviendo una tendencia, una moda?

Tengo que decir que eso no está ocurriendo en Inglaterra, es un fenómeno americano específicamente. Es extraño para mí porque la primera vez que llegué a Nueva York y vi este tipo de estética yo no lo había visto en ninguna parte. Yo siempre amaré la estética y el folclor de los nativos americanos, siempre amaré también un poco esa honda hippie de los 60, así que cuando comencé a trabajar a en mi vestuario y en mi propia estética vi como esas dos influencias que acontecían mucho en Estados Unidos se mezclaron al mismo tiempo en mí.

Mucha gente se está expresando de esa manera y es cool. Los jóvenes ven algo que aman y tratan de expresarlo de diferentes maneras, pero cuando algo así se vuelve mainstream es realmente extraño porque se convierte en algo que tú ves en todas partes.Este es un mundo loco, todo pasa realmente muy rápido, todo está en movimiento, la gente escoge y desecha muy rápidamente las cosas y aún más cuando se trata de una cuestión estética. A mí me pareció increíble desde un principio y fue una apuesta visual que estaba en la misma vía de mi música y de mi sentir y en ese sentido la adopte y la modifique a mi parecer.
 
¿Cómo fue trabajar con David Kosten, ese famoso productor y dj británico que le ha dado su propia estética a los sonidos de R.E.M, Placebo y Coldplay?

David trato de apoyarme a mí. Básicamente yo organicé la música, organice los sonidos y tenía una idea muy clara de lo que quería, pero juntos examinamos cada sonido. Él le puso un poco  de claridad y de forma  a cada uno de mis pensamientos y de mis ritmos. Trabajamos en una buena comunidad, hicimos un buen engranaje. Creo que  yo soy bastante controladora, muy muy mandona y el trató de ser muy paciente conmigo y de aportarme en todo aquello que él consideraba fundamental. Me dio mucha libertad para desarrollar mi música y mi historia de las maneras en las que yo las quería y eso es estupendo.

¿Cómo fue el acercamiento con Coldplay para convertirse en el show de apertura de su gira por Latinoamérica?

Chris Martin, el cantante de Coldplay, me decía cada vez que nos encontrábamos en festivales o toques  “te amo, amo lo que haces” y me invitó a ser parte tu show. Cuando finalicé mi tour no pude decir más que no. Es muy emocionante que un artista de esa talla te invite a ser parte de su performance, es halagador y sin duda es una muestra de respaldo a tu trabajo.

¿Ha estado en Latinoamérica anteriormente?

Nunca he estado allí haciendo música, esta sería la primera vez que voy a ese lugar increíble como artista. Estuve alguna vez en México cuando tenía 20 años, en unas vacaciones de verano, durante  tres semanas, allí, estuve en un lugar bastante hermoso lleno de playas, muy soleado y muy tranquilo. Realmente disfrute del paisaje y de la compañía de buena gente. Creo que eso lo que más me tiene emocionada de ir a girar por América Latina y es que la gente es muy cálida, amable, alegre y fiestera.

¿Qué expectativas tiene de venir a Colombia, específicamente?

Estoy realmente emocionada de ir a otros lugares que sean diferentes, que tengan culturas muy distintas  a la inglesa y creo que Colombia es buen ejemplo de ello. Mi pre-concepción es que será un lugar increíble, emocionante, con mucho cosas pasando al mismo tiempo, con una especie de ánimo muy festivo y alegre. Todos mis planes en  Suramérica son locos, tengo ganas de tener mucha diversión y espero que sea así.