Se encuentra usted aquí

Shock presenta: 'Dulce', el nuevo álbum de Sebastián Yepes

Por
Redacción Shock

Con su segunda placa como solista insertada en la edición número 200 de Shock y la grabación de un DVD en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, Sebastián Yepes está listo para demostrar por qué es uno de los artistas pop colombianos mejor proyectados de la actualidad. Hablamos con el artista.

Shock: Dulce es el resultado de un proceso de búsqueda interior que lo sacudió bastante fuerte. ¿No es así?

Sebastián Yepes: Tomar la decisión de lanzarme como solista ha significado para mí despertar a algo muy distinto a lo que viví con Sanalejo. He crecido no solamente en edad sino también profesionalmente. Hubo momentos en mi carrera en los que cometí muchos errores porque pensaba que mi arranque en solitario debía responder a unas expresiones y a unos estándares de vida artística similares a los que tenía en la banda, pero que luego descubrí que eran innecesarios.Ha sido un ejercicio muy valioso.

¿Qué ejercicio fue ese?

Cuando dejé Sanalejo me sometí a una búsqueda personal y empecé a escribir todo lo que me sucedía.Pero también me obsesioné demasiado y hasta llegué a perder el norte. Me comparaba con lo que había sido en el pasado y eso resultó ser muy peligroso.

Ha sido un proceso muy difícil, pero también pienso que me ha ayudado a fundamentar tan bien mi carrera que ya luego no me van a poder tumbar. Ha sido un recorrido de aprendizajes, de aceptación, de reconocimiento. De decir, “mierda, es que yo soy así y no puedo pretender ser de otra manera”. Hablando con sinceridad, nunca pensé que iba a ser capaz de sacar adelante Dulce.

¿Pensó en desistir de su carrera como músico?

Lo pensé. Pero creo que lo que me hacía falta era tomarme una pausa.Una pausa sana para descansar, para matar el afán y la ansiedad y para recordar la verdadera razón por la que me acerqué a la música.

Cuando decidí arrancar de nuevo, fue muy duro porque en el camino se me fueron quitando cosas con las que yo contaba y creía que tenía aseguradas, como el contrato con la compañía española de management RLM que se terminó antes de lo esperado. Eso y otras cosas me deprimieron mucho pero en este país si uno quiere sacar adelante esta carrera, más que talentoso, tiene que ser terco.

¿Cuándo logró finalmente salir de la crisis y retomar el camino?

Cuando se empezó a dibujar este disco, fue como si ya tuviera la madurez y la tranquilidad suficientes para entender para dónde voy y qué es lo que quiero lograr como músico. Eso pasó en febrero de este año.

En el 2011 había estado tratando de escribir varias canciones pero tal vez lo hice movido por una intención y una pretensión incorrectas. Ese proceso de composición fue traumático y me generó muchas frustraciones. Cuando las cosas comenzaron a fluir con Dulce, dejé de lado el desespero y esa densidad que definitivamente no quería en mi música.

A comienzos de este año fue como si me hubieran abierto la llave, una canción empezó a salir detrás de la otra.

¿Por qué escogió a Andrés Levin como productor?

Yo estaba seguro de que las canciones ya tenían lo suyo, que había buenos temas y buenas melodías. Pero escogí a Andrés por cosas como la que logró con Aterciopelados. Levin fue quien estuvo detrás de Caribe Atómico, que fue cuando se dio ese quiebre en el que los Atercio lograron mezclar tendencias electrónicas y rockeras con nuestras raíces y nuestra
cultura.

Con él detrás de la producción del disco, yo quería lograr eso mismo que han conseguido otros artistas como Juanes, Bomba Estéreo y ChocQuibTown, tener un sonido propio. Escuché mucho a Björk por esos días y había estado averiguando sobre el stomp como manifestación callejera, así que empecé a volarme la cabeza con una cantidad de ideas y le dije a Andrés “¿sabes qué?, vamos a programar este disco”.

Hoy estoy feliz. El resultado de Dulce es mucho más de lo que yo pensé que podía lograr. Todo se dio en un ambiente de espontaneidad, sin presiones y sin prejuicios.

¿Por qué Dulce?

Desde que comenzó este proceso, estaba buscando resumirme en una palabra. Soy completamente honesto con lo que hago y me parecía que para lograr una identidad como artista, necesitaba definir lo que soy y lo que hago en una sola palabra. Un día, en una de esas caminadas que me pegaba por Nueva York yendo al estudio de Andrés, fue como si alguien me dictara la palabra “dulce” y yo dije, “pues sí, jueputa pues yo sí creo que mi forma de relacionarme con el mundo es dulce”.

Ahí mismo le escribí a mi primo Daniel, que es quien siempre me ha ayudado a desarrollar la identidad visual de mis discos y mis sencillos y le dije que opinás de que el disco se llame Dulce. Él me respondió de una y me dijo: “me parece una puteria. Es una palabra universal, agradable, fácil de aprender y todo lo que hay detrás de ella es alegre, colorido y positivo”.

En ese momento en el que pensó desistir de la música, ¿qué o quién le hizo el llamado a no darse por vencido y dar la batalla?

Cuando llegué a pensar que tal vez yo no servía para esto, algo que de hecho llegó a atentar contra mi integridad y mi amor propio, mi hermano Juan Carlos, que ha sido mi papá y mi mejor amigo, me dijo: “mira, yo siento que al proyecto le falta alguien que lo ponga donde debe estar y que te dé el espacio, la libertad y la tranquilidad que necesitas para pensar en lo que tú tienes que pensar, que puedas vivir en función de tus dones y que todo lo demás empiece a fluir de manera diferente. Así que Sebas, como decimos en mi tierra: a Santa Rosa o al charco. Botémosla toda porque los casos de éxito que conocemos y son inspiradores para el mundo han nacido así. Detrás de Shakira estuvieron sus papas, detrás de Juan Pablo Montoya estuvo también su papá, que empeñó hasta el alma sin dudar un segundo que su hijo iba a ser grande. Vamos a jugárnosla por este proyecto”.

¿Por qué escoger a Shock para su lanzamiento?

Lanzar mi disco con Shock es un sueño hecho realidad. De hecho esta es la primera vez, no solo como solista sino incluso desde el proyecto Sanalejo, que voy a tener la oportunidad de llegarle a tanta gente con un álbum. Esto para mí es grandes ligas y todo lo que está sucediendo alrededor es sencillamente maravilloso.

La última canción del disco es bien especial.

Yo crecí con mi abuelita y con mi mamá en Manizales.Había una canción llamada Esperanza que tenía un punteo bien particular y que aprendí a tocar porque a ella le gustaba mucho.

Todas las tardes, después de los 18 rosarios que me hacía rezar, me pedía que le tocara esa canción unas 36 veces. A partir de ahí, la música se convirtió en una compañía para mí. Cuando me enamoré y tuve que experimentar mi primera tusa, agarré una grabadora que tenía mi madre, metí en un casete muchos de los clásicos de los 90: Poligamia, Ekhymosis y Enanitos Verdes, entre otros, y me encerré en un cuarto a pasar esa depre tratando de aprenderme las canciones en la guitarra. Cuando salí de ese cuarto me hice popular en el barrio porque me sabía las canciones que estaban de moda y me convertí en el serenatero oficial de todos mis amigos.

La muerte de mi abuela, el 21 de diciembre del 2009, me dio muy duro. Ella era mi llave, era con quien yo echaba carreta, entre los dos nos bajábamos dos litros de gaseosa conversando, éramos mecateros a morir... Un día cualquiera, pensando en ella, cogí la guitarra y empecé a tocar una pieza que fluyó espontáneamente y que sin darme cuenta, me llevó a construir una canción: Elvia. Ese tema en particular, es una aproximación a la música muy visceral y siento que le da equilibrio y textura al disco.

Hablemos de lo que será el lanzamiento en vivo de Dulce en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y de la grabación de su primer DVD en vivo.

Dulce es un disco que se oye grande y robusto. Así mismo quiero que sea el espectáculo en vivo. Un performance en el que se luzca la música y sea la gran protagonista. Vamos a tener 12 músicos en vivo, algo que en Colombia muchas veces es inconcebible por presupuesto. Me interesa mucho hacer un llamado a los músicos para que no sean facilistas y para que, sin importar género que hagan, muestren siempre losuyo con todas las de la ley. Vamos con dos chelos, dos trompetas, dos percusiones, batería, bajo, dos guitarras, teclado, dos coristas, secuencias y hasta invitados especiales. Esto que vamos a presentar va a ser un tren en el escenario.

---------

Andrés Levin: el productor detrás de Dulce

Productor, compositor y guitarrista ganador de Grammy Anglo en el 2009, Andrés Levin fue nombrado por el diario LA Times como el Master Chef de la fusión urbana. Ha trabajado con artistas como Tina Turner, Chaka Khan, David Byrne, Aterciopelados, Los Amigos Invisibles, El Gran Silencio, Ely Guerra, Caetano Veloso, Carlinhos Brown, K.D. Lang, Macy Gray, Meshell N’Degocello, Kellis, Common, Dead Prez, Eliane Elias, Orishas, Ana Torroja,     Paulina Rubio, Rob Thomas y Miguel Bosé, entre otros.

¿Cómo puede asistir al lanzamiento de 'Dulce?

El concierto de realizará el próximo 25 de septiembre a las 7:30 p.m. en el Teatro mayor Julio Mario Santo Domingo. Podrán asistir 600 personas redimiendo los cupones que salen en la Revista Shock a partir de este sábado 25 de agosto. Así que pilas, porque el cupo es limitado. Podrá cambiar cada cupón por una entrada en Tuboleta de Unicentro y Andino, o en la taquilla del teatro, hasta acabar con los cupos disponibles.