Se encuentra usted aquí

Shock presente en Lollapalooza Chile 2013

Por
Redacción Shock
Como un exquisito coctel de muchos sabores. El cliché de la variedad en un solo trago es quizás la mejor forma de intentar describir la experiencia vivida en un festival gigante en el que hay que correr y hacer malabares con el tiempo para saborear cuanto se pueda de las sesenta bandas que se presentan simultáneamente en siete escenarios durante dos días seguidos, en una copa de 76 hectáreas llamada Parque O’Higgins. Lollapalooza llegó a su tercera versión en Chile y de paso se estrenó también en Brasil.
 
El parque –una especie de Simón Bolívar, tal vez un poco más pequeño y menos vistoso pero con lo suficiente para ser la base de este festival– fue hogar de chilenos y extranjeros que disfrutaron de la música expuesta en cada uno de los escenarios y las actividades que gravitaron alrededor de ellos. Un ejemplo claro es Adidas Originals, quienes además de invitarnos hasta Santiago a presenciar el festival, dispusieron de una caja de zapatos gigante desde donde se podía ver perfectamente el escenario principal, unos metros encima del resto del público.
 
La música corrió a cargo de actos como Alabama ShakesThe Temper TrapMajor LazerMarcelo D2The HivesTwo Door Cinema ClubGary Clark JrThe Black KeysPearl JamQueens of the Stone Age y A Perfect Circle, por mencionar sólo algunos de los invitados especiales que más se destacaron este año. Un cartel con el que cualquiera, y también hablo por mí, cumple más de un sueño y se tira más de una lágrima entre concierto y concierto. Y por supuesto, la cuota colombiana: Resina Lalá. La de la casa. La que acompaña uno a todo toque en Bogotá y ahora ve a kilómetros de distancia, luego de ser escogida por su destacada presentación en Rock Al Parque 2012, rompiéndose el culo por dejar bien parado el nombre del país y su circuito de música independiente. Su presentación: un acto valiente y muy poderoso del que no se siente nada más que orgullo.
 
Así que, cliché o no, Lollapalooza Chile 2013 fue un coctel lleno de sabores que muchos en Colombia deberían probar, bien sea por disfrutar de algunos de los mejores actos en vivo del planeta, por conocer las dimensiones de un festival internacional de este tipo, o para sentir que por unos días la música es la única razón para ponerse en pie.
 
Una experiencia que jamás se olvida y cada vez se recuerda con más cariño.