Se encuentra usted aquí

Tabú, el encanto del realismo mágico

Por
Redacción Shock

-- VER ESPECIAL SHOCK   

¿Qué es?
Un culebrón en blanco y negro, con tintes de realismo mágico, divido en dos capítulos entrelazados pero con características opuestas: el primero, rodado en 35mm en la Lisboa actual, y el segundo, rodado en 16mm en un monte del Mozambique colonizado de los años 60. Luego de la muerte de Aurora, su vecina Pilar y su empleada Santa descubren qué sucedió en el pasado de la difunta. Con menos rimbombancia, "Tabú" tiene un espíritu similar al de los filmes de Wes Anderson por su ingenuidad y la sutil mezcla de fantasía y realidad. Mientras el primer capítulo es triste y sombrío en medio de una ciudad invernal, el segundo es dinámico y tiene un ligero sarcasmo hacia la sociedad colonizadora. Con su tercer largometraje, el ex-crítico de cine Miguel Gomes presenta una preciosa historia de amor.

¿Por qué verla?
La sensación posterior a la película es de pura alegría y satisfacción por haber visto una bella historia narrada con elegancia. En películas de acción o efectos especiales, es fácil identificar las virtudes de una buena edición visual y de sonido, pero "Tabú", sin pertenecer a ninguno de estos géneros, exhibe un montaje excepcional. ¿Cómo? ¿No sabe qué es montaje? Tome a "Tabú" como caso ejemplar.

¿Por qué no verla?
La tristeza y penumbra del primer capítulo hace difícil seguirle el ritmo al comienzo e incluso puede llegar a espantar. No apta para impacientes. Gran parte de la segunda mitad está narrada por una voz en off que a veces satura.

Veredicto:
El realismo mágico nunca perderá su encanto. El regreso a la moda sesentera tampoco.
4.5/5