Se encuentra usted aquí

'Tesis sobre un homicidio' clausura el Ficci 2013

Por
Redacción Shock

¿Qué es?
Si existiera una versión de CSI: Buenos Aires, "Tesis sobre un homicidio" sería su capítulo estrella. Protagonizada por el actor insigne del cine argentino, Ricardo Darín, narra la investigación de un crimen por parte de un profesor de derecho. Obediente a los cánones clásicos de filmes de detectives y con una sello visual muy hollywoodense, la película es intensa y reta al espectador a convertirse en un investigador más.

¿Por qué verla?
Un guión inteligente hace que los héroes y los villanos desaparezcan de la historia y cualquiera pueda ser sospechoso del crimen. Tensión de principio a fin.

¿Por qué no verla?
¿Otra película más de misteriosos asesinatos por asesinos en serie? Una versión extendida de la programación habitual de AXN.

Veredicto:
Obligada para los que atesoran en DVD las temporadas completas de CSI, Criminal Minds o The Mentalist.
3.5/5

P&R con Hernán Goldfrid, director de "Tesis sobre un homicidio".

Ricardo Darín ya es una institución y símbolo del cine argentino. ¿Qué lo llevó a incluirlo en el elenco? ¿Qué le aporta a la película?

Trabajar con Ricardo es algo que siempre me ilusionó. Desde que empezamos a trabajar en esta idea junto al guionista Patricio Vega , a imaginar esta película, siempre creí que el actor ideal para el personaje protagónico del Profesor Bermúdez era Ricardo Darín, básicamente porque él iba a conocer ese personaje, iba a potenciarlo y sabría hacerlo crecer. El guión es la columna vertebral de una película, pero cuando empiezo a charlar con los actores uno empieza a imaginar muchas más cosas. Ricardo es alguien que llega con un montón de preguntas, de cosas que quiere saber acerca del personaje, del mundo de la película, por qué un personaje hace o elige una cosa, qué lo motiva.

Si bien es un filme argentino, tiene una atmósfera y sello muy internacional. ¿Riñe con alguna identidad del cine argentino?
Soy un gran apasionado del cine en general. Ante todo me gusta ser espectador antes que querer ser director. Traté de imaginar una película como aquellas que disfruto ver en el cine, y esa fue la premisa. Tiene que ver con eso, con mi pasión con el cine, con ciertas películas policiales, ciertos directores y actores. Tengo un gran amor al cine clásico norteamericano, al policial francés, al cine expresionista alemán, a mucho cine argentino clásico, y todo eso está impregnado en mi obra.

Al ser una película de suspenso policial hay una relación más dinámica con el espectador pues se le invita a asumir también el rol de detective. ¿Cómo asume esta relación con su público?
El cine en sí mismo debe plantear un diálogo con el espectador. Toda obra al fin y al cabo intenta expresar cosas y no se terminan de expresar si no hay un espectador que reciba ese montón de ideas que un director tiene. Una de las premisas más importante es eso que dices, volver al espectador detective de la historia.

¿Qué lecciones de vida le ha dejado el cine?
El cine siempre lo sentí parte de mi vida y mi crecimiento. Cada película que me ha apasionado me ha hecho crecer, sobre todo las que hice porque me hicieron conocer muchas cosas sobre mí, cosas de las que quiero hablar, cuál es mi idea acerca del mundo y que cuando hago una obra quiero transmitir. No hay nada más apasionante para mí que ir a la sala a ver las películas que dirigí y sentir la energía del público. Sea cual sea la reacción lo hace crecer a uno. Desde que era chico y veía Los Goonies, Flash Gordon o Volver Al Futuro, era parte fundamental de mi vida y atesoro grandes recuerdos. Aprendí a creer mucho más en las personas. Las películas de aventuras, las de búsquedas de tesoros, las de Steven Spielberg, Karate Kid... me hicieron sentir que se podían las cosas: esas huellas han quedado en mi vida y ahora al momento de encarar cualquier proyecto cinematográfico rememoro esas cosas y me ayuda a creer en lo que pienso.

¿Qué importancia tiene para la película ser presentada en la clausura del festival?
Es muy emocionante. La magia de los festivales es que las películas rompen fronteras y espectadores de diferentes culturas y países se unen para verlas, y es donde el lenguaje del cine demuestra que el espectador puede identificarse con cualquier personaje sin importar su origen. Me da nervios y ansiedad. Ayer estuve paseando por la ciudad preguntando dónde se iba a proyectar la película, pasé por la puerta y dan muchas ganas de que llegue el día para mostrar lo que uno hace y entablar una charla con el público.