Se encuentra usted aquí

¡Viva la revolución!

Por
Redacción Shock

En días en que la juventud ha dado contundentes golpes de conciencia y movilización por todo el planeta, despojando a naciones enteras de años de opresión, miles de acólitos del mismo sentir de liberación acudimos al llamado como es costumbre el primer sábado de cada abril para recibir una fuerte dosis de goce y rebeldía . El objetivo, recobrar a punta de almohadas y hasta la caída del sol, la capacidad de alzar la voz. O en su defecto celebrar con fuerza la llegada de la primavera. 

Mas de 250 mil personas, en su mayoría entre 18 y 35 años se tomaron 102 ciudades en total, que junto a Roma, Londres, Hong Kong, Buenos Aires, Paris, Johannesburgo, Sydney, Nueva York, Rio de Janeiro y todas las capitales de este y oeste se hicieron presentes en esta novena edición del día mundial de la guerra de almohadas. 

Y no se esperaba menos para el cumpleaños número nueve de este hijo pródigo de la blogósfera. The International Pillow Fight Day, concebido en las entrañas de MySpace, Flickr y finalmente Facebook como un experimento de movilización social, terminó convirtiéndose en estos últimos nueve años, en un verdadero pillow fight club, una fiesta obligada para quienes entienden que mantenerse conectados por medio de la red nos da un nuevo tipo de poder, algo que ninguno de nosotros, mucho menos los de arriba pensaron jamás.

Un Nueva York, Union Square, corazón de Midtown de Manhtattan, fue donde más de cinco mil personas,  la mayor concurrencia de todo el mundo,  festejaron en medio de una soberbia banda de vientos serbia, más de diez millones de plumas y un sol que acorraló a todos en una batalla por más de tres horas. Un conteo inesperado pasadas las tres de la tarde trató de coordinar de forma romántica a más de 22 ciudades del hemisferio norte vía teléfono celular. Sin saber sí se logró el cometido una vez se abrió fuego, la furia y el baile de la gente se tomó por completo la plaza y sus alrededores.

Sin duda este mi tercer año, no se aleja de la experiencia que es bailar acuclillado en medio de un enloquecido, pero pacífico pogo con miles de personas que desconozco pero que por causa de una energía difícil de explicar saben que hacemos parte de algo único, y que de quererlo podemos realmente trasformar el mundo sin llegar siquiera,  a tener que hablar el mismo idioma. Un sentimiento único y provocador que en medio de almohadazo pa´qui y almohadazo pa ´alla se ha convertido para muchos en todo el mundo, como para mí, en una fiesta difícil de olvidar.

La voz del pueblo es la voz de dios, repetía y predicaba mi viejo profesor de derecho romano, y no estaba nada equivocado, porque aunque de no creerlo, el mundo cambio 360 grados en los últimos años, ahora para sorpresa de muchos el que alza la voz es solo uno, el pueblo. Eso fue lo que realmente se celebró en todo el mundo el pasado 2 de abril. Un tipo de fiesta a la que por supuesto, Shock no podía faltar

@Corzo360 / Nueva York