Se encuentra usted aquí

Vive La Fete, una bomba de energía que estallará en Bogotá

Por
Redacción Shock

Nunca han venido aquí, ¿no?

No. Es nuestra primera vez en Colombia. No hemos ido ni de vacaciones. Pienso que va a ser una experiencia asombrosa. Será muy positivo.

¿Has oído algo de acá?

Mmm no mucho. De hecho, ayer estaba navegando, investigando cosas antes de nuestra llegada, y descubrí que Shakira es colombiana, pero esa es como la única referencia que tengo. Leí que hay mucha música allá, diferentes estilos, como el “porro”. Quiero escuchar lo que se hace allá, deberías recomendarme algo…

Bomba Estéreo…

¿Cómo se escribe?

B-o-m-b-a E-s-t-é-r-e-o… Les acaba de ir muy bien en el Sonar, en Barcelona. Hacen lo que ellos mismos llaman “elegancia tropical” o “cumbia psicodélica”…

Estoy muy intrigada, los voy a buscar ya mismo. ¿Y cómo suenan?

Suenan a Colombia con un poco de electrónica. Luego del boom de la electrónica a principios del 2000, al interior de la escena alternativa se empezaron a generar fusiones interesantes con los sonidos locales. En parte gracias a la influencia de artistas de afuera como ustedes…

Jajajaja… ¡wow, qué interesante!

¿Y en qué andan ahora?

Bueno, este verano estamos montando unas canciones de Vive la Fete en versiones de jazz. Nos gusta mucho el jazz viejo, el swing. Acá en Bélgica va a haber un festival de jazz entonces vamos a tocar algunas de nuestras canciones así.

Quién lo iba a pensar... Vive la Fete en territorio jazzero…

Sí. Pues es más como un side project. Por supuesto que seguimos siendo Vive La Fete, pero vamos a intentar este formato a ver cómo nos va. Después del verano sí vamos a comenzar a trabajar en canciones para un disco nuevo.

¿Van a tocar algo de este experimento en Colombia?

Es posible. Si nos dan el tiempo, podría ser interesante.

¿Cómo es la vida de ustedes en Bélgica?

Relajada. Nosotros vivimos en una granja, a las afueras de la ciudad, donde es más tranquilo.

¿Vives en una granja? ¿Con animales y eso?

Sí. Tenemos caballos y ponis y una mula y cerdos y perros y pájaros.

¿O sea que alimentas cerdos?

Sí… jajaja. No los comemos. Solo los alimentamos y los amamos.

Nunca me lo hubiera imaginado. Es la imagen más anti-Vive La Fete, ustedes alimentando cerdos en una granja…

Sí, es todo lo contrario a lo que hacemos como banda. Pero ni tanto, en la mañana canto y bailo en el establo como si estuviera en el escenario.

¡Jajaja! Bueno, ¿y qué tal está la escena musical allá?

Está buena. Es un país muy muy pequeño, pero hay gente haciendo de todo. Hay de todo para todos.

¿Cuál es el grupo más grande de Bélgica?

Yo diría que Front 242. También está Deus. Black Box Revelation. Soulwax o 2 Many DJ’s. Y hay muchos pero muchos grupos nuevos…

¿Cómo están tocando en vivo con Vive la Fete?

Somos cinco en vivo. Danny está en la guitarra, y luego tenemos teclados, batería, bajo, y yo, que canto y también hago algo de percusión. Es suficiente. Más es mucho. Nos gusta mantenerlo sobrio, aunque cuando éramos solo dos ya era muy sobrio… jaja. Con el computador y los teclados no era tan real. Ahora es más en vivo y así lo preferimos. Más música en vivo. Más piel y sangre…

A mí me encanta Vive La Fete, lo malo es que no hablo francés y por eso no puedo entender las letras. ¡Maldita sea!

¡Oh, pero eso no es importante! Jaja… no mentiras, claro que es importante, pero, de hecho, nosotros usamos el francés como un instrumento más. Yo canto en francés porque me parece más misterioso y erótico que el inglés. Para nosotros, es más importante el sonido del idioma que lo que estamos diciendo con él. No necesitas entenderlo. Es más importante el espíritu.

Bueno, pero igual, ya que no lo entiendo, cuéntame sobre qué cantas.

¡Sobre el amor, por supuesto! Jajaja… mentiras. Sobre todo. Despertarse, lo que haces después de despertarte, lo que piensas después de despertarte. Cantamos, básicamente, sobre la vida cotidiana. Incluso hasta cantamos sobre carros viejos. Nos encantan los Pontiac y los Jaguar viejos. Entonces cantamos hasta sobre eso… jajaja.

Mi canción favorita de ustedes se llama Lemon Incest. Y me intriga un poco, porque arrancas suave pero al rato te pones medio histérica y comienzas como a chillar. ¿Sobre qué estás cantando?

En esa canto sobre la familia, sobre la relación entre padres e hijos. A veces puede ser muy frágil. Me gustan las cosas frágiles y puras.

Hay muchas influencias en ustedes. Cultura pop francesa, The Cure…

Sí, hay muchas influencias. Los 60 franceses, Brigitte Bardot y eso. También está The Cure y Kraftwerk. Los 80. Mezclamos todas esas influencias y luego les ponemos nuestro perfume.

¿Hay una influencia francesa fuerte en la música belga contemporánea?

No. Y eso es lo que nos hace diferentes a nosotros. Normalmente, la mayoría de grupos aquí están influenciados por bandas norteamericanas o británicas, pero nosotros preferimos la onda francesa.

Ese sonido electro que bandas como la tuya impusieron hace unos años, donde predomina el sintetizador y la voz de una chica sensual, se ha convertido en una especie de lugar común dentro de la música electrónica. ¿Cómo han hecho para no caer en desuso?

Bueno, pues cuando haces tu propia música siempre te va a sonar normal. Aunque sí hemos evolucionado un poco y ahora sonamos más rock que electro, cada que componemos siempre usamos los mismos ingredientes: pop, rock y electro. En el primer y en el último disco, siempre sonamos a Vive La Fete.

¿Cómo es la experiencia Vive La Fete en vivo?

Pues es como una bomba de energía. Amamos lo que hacemos, entonces es pura energía y humor y optimismo. Nuestros conciertos buscan hacer a la gente feliz.

Vive La Fete es una banda compuesta por ti y tu marido, Danny Mommens. ¿No te cansas de estar todo el día con él?

¡No! Todo se da de una manera muy natural. Es hermoso. Vivimos juntos y nos entendemos perfectamente. Y lo mismo sucede musicalmente. No nos aburrimos. La música es nuestro medio de comunicación.