Se encuentra usted aquí

Wild Beasts, Passion Pit y Esteman

Por
Redacción Shock

Wild Beasts

Aullidos brutales y sexo sonoro

Leeds, Reino Unido

Sexo. Jugoso problema. Felaciones, masturbaciones, penetraciones. Sexo. Extraña fijación y excusa sonora que por años han tenido atrapada entre los genitales y la creación estas cuatro bestias salvajes, herederos líricos de Henry Miller. El viejo pecador odiaba la palabra sexo tanto como al patriotismo y a la bandera norteamericana. Su extraño anarquismo, sin embargo, volaba en sus Trópicos de un modo feroz: su pluma humedecía, endurecía, estremecía con un revoltijo de amor y pasión, lejos, muy lejos de la pornografía, según él mismo decía.

Miller fue uno de los más grandes obscenos y así, de rodillas a su legado y entre versos ungidos también por el trascendentalismo de Walt Whitman e incluso al punzante romanticismo de Shakespeare, Wild Beasts atesoran la carne y la vuelven sonidos. Con apenas 23 años y un falsete superdotado, el letrista y voz líder de esta jauría, Hayden Thorpe, se hunde fresco en un coito de llamados subliminales y una música voluptuosa, elegante y precisa. Una vigorosa, de tono erecto y calamitoso que, pese a todo, mueve los cuerpos en la pista y que acompaña en coros y algunas composiciones Tom Fleming, bajista de la banda. Un falsete y un tenor, grandiosa idea.  

Su álbum debut de 2008, Limbo, Panto (editado por la prestigiosa Domino Records), posó desnudo ante la crítica y la sonrojó. Se exhibía sin prendas íntimas, mostrando orgulloso su controvertida virginidad pop. Su segundo recién publicado, Two Dancers, es una extensión, un segundo aliento, un segundo clímax; o como han dicho: una versión adulta, superior y sesuda para conjurar al dios Libido y hacer en la cama una orgía de pop fresco, sintetizadores y esa voz fina y abrumada -que en mucho recuerda a la de Antony Hegarty, de Hercules and Love Affair-. Una “honesta interpretación”, eso es lo que hacen en Two Dancers, con la que se sienten un poco sucios o indecentes, a veces cómicos e irrelevantes, y en la mayoría de los casos simplemente metafóricos.

Pocos meses pasaron para un álbum tan soberbio, sin duda; quizá resultado de un exilio creativo, con apenas cervezas y campos verdes y solitarios para producir, según lo han confesado. Un disco que atiende hoy poderosas exhalaciones; apreciaciones que rondan lo sublime, lo inmoral, lo visceral y lo oscuro… un álbum de diabólica belleza.

www.myspace.com/wildbeasts

Passion Pit

Volúmen, please

Cambridge, Estados Unidos

Una nueva cajita electrónica de Pandora se abre. Un sonido que al primer contacto con las superficies del martillo, el yunque y el tímpano, se produce un acto reflejo sobre los pies, incitándolos a la fiesta.

Con las revoluciones por minuto saltando desenfrenadas de la consola al escenario, este cuarteto enchufa el tornamesa y los sintetizadores en línea directa a la glándula corporal que es la responsable de hacernos bailar. Con sus gestos electrónicos depurados que suenan un poco a The Knife y Junior Boys, hacen de su prolijo pero asimétrico sonido el non plus ultra de los bares alternativos del mundo.

Con un primer Ep llamado Chunk of Change, una retahíla de tracks que hablan del amor que Michael Angelakos, vocalista de la banda, le tenía a su novia de aquel tiempo -septiembre del 2007-, lograron presencia y reconocimiento al punto de ser firmados por Frenchkiss Records en Nueva York y por Columbia en el UK. Estallando el ritmo y prolongando su éxito, los Passion Pit liberaron este 2009 su primer álbum Manners, una producción sensacional que solo provoca tararear y decir como su canción The reeling " Oh no, this is too much".

www.myspace.com/passsionpitjams

Esteman

Libertad de expresión

Bogotá, Colombia

Esteban Mateus es un joven cantante y compositor quién desde que despertó su lado sarcástico al ver el mundo que lo reodeaba se envolvió en el mundo de la música para poder expresar lo que piensa de este "caótico mundo".

Desde la primaria Esteman empezó a escribir canciones y obras de tarto musical. Durante la universidad se dedicó a unir sus estudios de artes electrónicas con la música la que inicia sus proyectos mezclando diversos estilos e influencias sonoras para construir melodías bastante pegajosas y con un alto contenido satírico.

Su sonido es plástico fusionado con saxofones, guitarras y batería, el mismo lo define como pop ecléctico, en el que expresa sin miedo lo que piensa de las modas y los sistemas disfrazados de libertad que sólo encadenan.

"No te metas a mi facebook" habla de nuestra querida red social, en la que todos sin duda han vivido experiencias desagradables, han visto fotos inoportunas y han maldecido por la cantidad de chismes que a diario comparten.

Esteman trae su primer single con una propuesta original de sonidos, demostrando así que existe aún originalidad y diversión en la música, ya grabó su disco y estará promocionándolo a finales de este mes en los canales juveniles del país.

www.myspace.com/estemanmusic