Se encuentra usted aquí

La dura del heptatlon en Colombia y la llave del orgullo afro

Vayan aprendiéndose este nombre: Martha Valeria Araujo. Ya nos está trayendo alegrías deportivas pero también está liderando la lucha contra el racismo.
Federación Ecuatoriana de Atletismo
Federación Ecuatoriana de Atletismo
Por
Redacción Shock

Así como el arte, la moda, la televisión y los peinados, el deporte también se ha convertido en un campo de batalla contra el racismo. Célebre e histórica fue la historia de los 18 atletas afroamericanos estadounidenses que se ganaron 14 medallas en los Olímpicos de Berlín en 1936, justo en frente de Hitler y todo su imperio nazi, fundando uno de los pilares del “black power”. Desde entonces atletas de múltiples disciplinas se han convertido en íconos inspiradores para una sociedad en la que lamentablemente aún se convive con la discriminación e intolerancia. En Colombia, nombres como los de María Isabel Urrutia y Caterine Ibargüen también han sido portadores de un mensaje de poder afro y femenino a través de sus especialidades. Ahora aparece en el mapa una tumaqueña que, por medio de sus logros, demuestra el poder que tiene ese templo óseo para cambiar realidades y darle orgullo a su región.

Martha Valeria Araujo es una tumaqueña que es una de las más duras del país en heptatlon (competencia que implica siete actividades diferentes: 100 metros vallas, salto de altura, lanzamiento de peso, 200 metros planos, salto largo, jabalina y 800 metros planos). A sus 22 años ya es Campeona Sudamericana de atletismo en Ecuador, Subcampeona Bolivariana en heptatlón para mayores, Campeona Nacional en salto de longitud Sub 23 y Subcampeona Nacional en lanzamiento de jabalina.

Desde muy pequeña la deportista se dio cuenta del poder que tienen el cuerpo y el deporte y empezó a practicar por gusto y por pasión. Gracias a que entendió la fuerza de su instrumento natural, entendió que su vida iba tener un camino diferente al de muchas niñas de Tumaco que quedan embarazadas desde muy temprano o le entregan parte de su vida al mundo de las drogas. Valeria no sólo tiene fuerza en su cuerpo, sino también en su mente. Durante esta década que le ha dado su vida al deporte, entendió que la fuerza mental es el único límite y que el cuerpo va hasta donde su cerebro se lo permita.

En un mundo donde los atletas cuentan con la posibilidad de entrenarse en otros países, donde los métodos de entrenamientos físicos son cada vez más similares, ¿cómo hacer para sobresalir? La respuesta, como el famoso meme, está en la mente. Como Valeria lo explica, “todos los días tienes que decirte a ti mismo que tienes todo para lograrlo y pensar siempre a futuro. Las cargas físicas son pesadas en el entrenamiento y hay momentos que piensas que el cuerpo no te da, que no puedes seguir. La metodología para lograrlo es cumplir con el entrenamiento. Si se falta un día ya se están perdiendo los objetivos del entrenamiento. Hay que motivarse y también recibir ayuda por parte de un psicólogo profesional”.

Otra forma en la que Martha Araujo logra motivar la mente y darle la fuerza necesaria para las competencias físicas es leyendo. Para ella es clave hacer dos tipos de lectura; la primera sobre las competencias, conocer estadísticas a nivel global y nacional sobre su disciplina y analizar la evolución que ha tenido el deporte en los últimos meses. En cuanto a la segunda, le da toda su atención a libros de superación personal, novelas, cuentos, revistas de moda y finalmente la Biblia, que la invita a seguir en pie a pesar de las adversidades que se puedan presentar.

Fuera de las canchas Valeria también es una líder para su comunidad y su voz tiene el mismo nivel de fuerza que su cuerpo. Martha Valeria cree que una de las acciones concretas que ha hecho a favor de su comunidad es mostrar que en Tumaco no solo hay violencia, muerte, drogadicción y enfermedades, sino que se exportan cosas muy buenas por medio del deporte y la cultura. A la deportista le sorprende que muchos no crean que ella creció en ese municipio del suroccidente de Colombia. Por eso le llena de orgullo mostrar que de comunidades afectadas por la violencia salen acciones y personajes inspiradores como ella y un centenar de deportistas y artistas más.

Es profesional en Educación Física y cada día busca hacerle entender a sus estudiantes que el cuerpo es un templo que hay que cuidar día a día, al que se le debe rendir culto y al que hay que mantener saludable y sano. Por supuesto su cuerpo ha evolucionado en los últimos años y hoy, más que nunca, sabe que gracias a su fuerza mental tiene dominio sobre él. Las medallas y la fuerza de cada uno de sus músculos han hecho crecer en ella un liderazgo que se alimenta de confianza, voluntad y disciplina que para lograr las cosas que se propone. No es para nada descabellado soñar con verla en uno de los podios de los Olímpicos de Tokio 2020, reconocimiento que le haría honor al trabajo que adelanta desde 2016 con su entrenador, el cubano Osmani Garcia.

Recomendado: “El cabello de la mujer negra es símbolo de empoderamiento afro”: Lina Lucumí de Bámbara | Shock

 

 

Temas relacionados: