Se encuentra usted aquí

Manifiesto para enamorarnos de nuestras raíces afro

¡Dejémonos de clichés!
Kairen Gutiérrez
Kairen Gutiérrez
Por
Redacción Shock

Kairen Gutiérrez es negra, palenquera y activista. Es la representante de las comunidades afrodescendientes frente el Consejo Distrital de Cultura en Cartagena y ha dedicado su vida combatir estereotipos sobre la comunidad afro. Nació en San Basilio de Palenque y es la menor de 20 hermanos. Desde los 5 años vive en Cartagena.

Creció en un barrio empobrecido de las faldas de La Popa llamado Nariño, el que las niñas quedan embarazadas desde los 12 años y por cada calle hay una pandilla, según dice ella. “Eso me hizo entender que mi vida iba a ser muy distinta a la de cualquier niña del común”.  

Desde muy joven sabía que quería dedicarse al activismo y a los 15 años ingresó al Proceso de Comunidades Negras (PCN) a su organización juvenil. Fue personera de su colegio y líder juvenil. 

Con su ayuda creamos este manifiesto antidiscriminación para dar a la comunidad afro el reconocimiento que tanto merece.

No podemos cambiar cómo somos, pero sí enorgullecernos de ello

Cuando Kairen era niña en su colegio le decían “negra carbona”, “pelo cucú” y otros calificativos discriminatorios. Aunque se ponía triste por ese tipo de comentarios, su mamá le hizo reflexionar y se dio cuenta de que debía sentirse feliz por esas características que la hacían especial. “Estoy orgullosa de ser una mujer negra palenquera”.

Los negros no son esclavos

Recibimos una educación que nos enseña que los negros son feos, brutos, menos inteligentes que los blancos, y que no nacieron para ocupar cargos de poder. Es una educación que califica a los miembros de raza negra como “los malos del paseo” y no les enseña a apropiarse de eso que los hace únicos.  Por eso muchos temen reconocerse como negros y dicen “soy moreno” o “mulato”, porque en palabras de Kairen: “ser negro en Colombia es ser esclavo”. 

El aporte negro es clave para el país

El único presidente negro que ha tenido Colombia es Juan José Nieto y fue “blanqueado”: su cuadro en la Casa de Nariño fue modificado para desaparecer sus rasgos afro (en agosto de 2018 el expresidente Santos presentó una nueva versión para reconocer su importancia). Según Kairen, se ha invisibilizado la contribución de los negros en la historia de Colombia.

kairen_gutierrez_0.jpeg

La mujer palenquera no es un cliché

La comunidad palenquera tiene una imagen de resistencia y fortaleza cultural por conservar sus tradiciones. Sin embargo, Cartagena ha vendido a la mujer palenquera como un objeto turístico, entonces existe el imaginario de que ser palenquera es solo vender dulces.

Una mujer palenquera es aquella oriunda de San Basilio de Palenque, eso no quiere decir que esté limitada a vender frutas. Ella puede ejercer cualquier labor. Kairen, por ejemplo, es administradora publica con especialización en investigación, candidata a mágister en Cooperación internacional y orgullosamente palenquera.

Los territorios negros se respetan

Un barrio como Getsemaní, emblemático para la comunidad negra, está viviendo la “gentrificación” para dar paso a grandes complejos turísticos. Las personas afro son desplazadas de sus territorios y esto hace que pierdan su arraigo y se desconecten de sus raíces. Otro caso emblemático fue el del barrio Chambacú, en donde cientos de negros fueron expulsados de sus viviendas. 

Los hombres y mujeres afro no son símbolos sexuales

Es frecuente que la comunidad afro se vea afectada por la trata de personas y explotación sexual y laboral. Muchos recurren a la prostitución como alternativa única para conseguir su sustento diario. Las mujeres afro suelen ser “fetichizadas”.  

 

Temas relacionados: