Se encuentra usted aquí

.

Paula van Hissenhoven: “Volver invita a disfrutar de las cosas sencillas”

El quinto sencillo de la cantante colombiana se suma a las canciones que conformarán su álbum debut.
Foto Klaus Lundi Cortesía Paula Van Hissenhoven
Foto Klaus Lundi Cortesía Paula Van Hissenhoven
Por
Redacción Shock

Aquí estamos, como de costumbre, con nuevos temitas, pero queremos recordarles que tenemos un especial completo con reseñas de discos colombianos (albumes de estudio y EP) para que conozcan y se empapen de la diversidad musical del país. También puede echarle un ojo a los mejores temas y álbumes nacionales del 2019 en este especial. 

Paula van Hissenhoven está dedicada la mayor parte del tiempo a su pryecto musical como solista, la tecladista de Aterciopelados completa cinco sencillos que demuestran la versatilidad de la cantante y el viaje de sonidos musicales que tiene preparados para su álbum debut.

¿Quién está detrás?

Escrita por Paula y Julián Bernal y producida por Julián, quien también ha estado detrás de algunas de sus canciones previas, destaca por el sonido de los teclados y sintetizadores que diferencian a Paula como artista en la escena latinoamericana.

¿De qué trata?

Volver es una canción que explora la necesidad de disfrutar de las cosas más sencillas: sentir la calidez del sol o la textura de la arena entre los pies, momentos simples que nos llevan a estados de paz y tranquilidad. En un momento en que la mente no deja de pensar, que el estrés nos agobia y la vida corre a alta velocidad, esta canción recuerda con nostalgia un lugar en el que solo existe el aquí y el ahora, que nos muestra la sensación de querer volver, así sólo sea por medio de la imaginación sin preocuparnos por lo que deparará el futuro.

¿A qué suena?

Comienza con sintetizadores oníricos que remiten al sonido del dream pop y el pop electrónico. La voz de Paula se muestra prístina y calma conforme nos va guiando por paisajes mágicos, no aquellos prestados de la narrativa fantástica, sino aquellos detalles que visten de color el mundo si paramos a ver lo que nos rodea sin acatar las dudas y los ruidos de nuestra cabeza.

¿Cuándo escucharla?

Cuando sintamos que nuestra mente no para de pensar y necesitamos recordar las cosas que nos den calma. Casi como una meditación trasladándonos a un lugar feliz.