Se encuentra usted aquí

20 años de The Matrix: ¿Por qué es clave en la historia del cine?

Un fenómeno del séptimo arte y la cultura pop.
The Matrix - Warner Bros.
The Matrix - Warner Bros.
Por
Mauro Rivera

Era 1999 y los amantes del cine estaban pendientes de solo una película: La Amenaza Fantasma, la nueva entrega de la franquicia por definición, Star Wars. Sin embargo, un inesperado glitch en la pantalla gigante llamado The Matrix nos puso a pensar que la realidad podía ser una simulación y lo mejor es que nadie podía contar qué era: teníamos que verlo por nosotros mismos.

Por Mauro Rivera // @CINEsfuerzoblog

The Matrix fue una película que, con su técnica e ideas, definió al Hollywood de principios del siglo XXI: un riesgo creativo que aún 20 años después sigue teniendo ecos incluso en la realidad, o bueno, lo que creemos que es realidad. Co-creada y co-dirigida por las ahora hermanas Lana y Lilly Wachowski, quienes hasta el momento solamente habían escrito el guión de Asesinos (1995) y dirigido Bound (1996), le presentaron al mundo una historia sobre la libertad y la identidad verdadera, a través de una combinación de géneros y tendencias que para ese momento eran sensación en el bajo mundo: el cómic independiente norteamericano, el cine de acción hongkonés, el budismo, el cyberpunk, el BDSM, filosofía contemporánea y el ánime japonés, sumados a la paranoia por el poder de la Inteligencia Artificial sembrada algunos años antes por la distopía de Terminator y la ansiedad causada por el supuesto colapso de la vida con el Y2K.

A pesar que el trailer original de The Matrix muestra varias de las sorpresas con las que venía cargada la película, fue inevitable no sacudirse con la primera escena en que Trinity (Carrie-Anne Moss) enfrenta a un escuadrón policial retando la gravedad, no solo por la fabulosa toma de 360º creada por el supervisor de efectos especiales John Gaeta, sino porque en ese tiempo ver a una mujer pateando traseros de esa forma en Hollywood era una completa rareza.

The Matrix también es una anomalía en cuanto a la elección de su elenco, pues además de tener un héroe alejado del macho musculoso que en años anteriores Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis habían posicionado, estará acompañado de una andrógina coprotagonista, un afroamericano como portador de una verdad, y en la tripulación del Nabucodonosor tendrá por compañeros a otra andrógina, un maori, un mulato, un geek programador y un oriental que realmente sobresalen por una diversidad mucho antes que el tema fuera el centro del debate.

Al mismo tiempo la película revolucionó el género de acción para bien, no solo porque ya no era definitiva la habilidad con un arma del personaje, sino también su habilidad física, heredando la tradición del cine de acción hongkonés. Y a pesar que ahora es regla para todo este tipo de producciones, The Matrix fue la responsable en introducir estrictos entrenamientos en artes marciales para sus actores en tiempos en que estas acrobacias eran hechas solamente por dobles de riesgo.

Otro cambio muy importante que trajo este largometraje fue para el marketing, pues hace 20 años el mercadeo digital no era definitivo para la promoción de una película; sin embargo, en la página www.whatisthematrix.com se desarrolló una de las primeras campañas digitales exitosas para un filme. Además de permitir la descarga de salvapantallas, íconos y trailers, el portal ampliaba el texto fílmico con enigmas que permitían desbloquear artes, respuestas a los acertijos de la película y clips de detrás de cámaras que alimentaron la narrativa y que en sus entregas posteriores fue un nodo de preguntas y respuestas sobre lo que la Matrix escondía.

En cuanto a las predicciones hechas por la película, aunque quedaron algunas ya obsoletas como los celulares y la conexión alámbrica, faltan muchas otras aún por comprobar, tal como las conexiones neurales. Sin embargo, la gran aserción sobre la necesidad vital de mantenerse conectado, es una casi una realidad.

Como resultado de todas estas innovaciones técnicas y propuestas creativas, los productores además del prestigio por su arriesgada apuesta, obtuvieron su recompensa con una taquilla total de U$463 millones, casi 8 veces lo invertido (U$ 63 millones), un hecho que significó en su futuro inmediato la realización de las poco afortunadas Matrix Reloaded y Revolutions (ambas del 2003), además de: Animatrix, una excelente antología de cortometrajes de animados, tres videojuegos (Enter the Matrix, Path of Neo y The Matrix Online), más de una veintena de libros oficiales y no oficiales, y cinco tomos de cómics publicados entre 1999 y 2004. Todo un fenómeno de marketing y narrativo que ahora es regla con las franquicias, pero que cuando se mira con la perspectiva de lo inusual que una idea original de tal ambición recibiera apoyo, lo de Matrix no deja de ser sorprendente.

Captura YouTube

Will Smith iba a ser Neo en 'Matrix': ¿Por qué dijo que no?

¿Se imaginan a Will como Neo?

No obstante, lo que más ha trascendido hasta hoy es la forma en que varias de sus ideas han sido apropiadas directa o indirectamente por la humanidad. Veamos por un momento la premisa de esta mesiánica historia: Thomas Anderson es un programador informático quien lleva una doble vida como hacker con el alias de Neo, y que una noche cree encontrar un camino que lo lleve a la respuesta de la duda que lo ha inquietado toda su vida: "¿Qué es la Matrix?" De aquí en adelante, Mr. Anderson descubrirá que la realidad es una simulación creada por una inteligencia artificial que usa a los humanos como las baterías que mantienen funcionando al sistema. Y aunque a primera vista se puede leer como una obvia metáfora para que busquemos la verdad detrás de las mentiras del sistema -como literalmente proclama la ultraderecha norteamericana y los movimientos antivacunas- también en The Matrix puede percibirse una latente invitación a conocerse a sí mismo, “temet nosce”, tal como lo dice el cartel de la cocina de la Oráculo.

Desde luego con las ahora hermanas Wachowski, la búsqueda de The Matrix ya tiene unas connotaciones más claras, pues esa revelación prometeica pareciese que fue el inicio de una búsqueda que llevó a Lana y Lilly a salirse de ese sistema binario y afirmarse como transgénero, convirtiéndose así en un emblema del orgullo LGBTI.

Al final, cuando la pantalla va a negro, Zach de la Rocha de Rage Against The Machine, nos grita: "Wake Up!!!"¿Será que aún 20 años después ya despertamos y dejamos de ser la batería del sistema?

5 cosas que probablemente no sabía de The Matrix:

La filmación se inició en marzo de 1998 con una Ceremonia Budista en Sydney, Australia.

El doble de acción de Keanu Reeves era Chad Stahelski. Sí, el mismo que en los últimos años ha dirigido a Reeves en la saga John Wick.

Los entrenamientos en artes marciales fueron tan intensos, que Keanu Reeves se lesionó el cuello, Carrie-Anne Moss un tobillo y Hugo Weaving su cadera necesitando una cirugía de emergencia.

 En la cocina de la oráculo se lee “temet nosce”, que significa "conócete a ti mismo" en latín.

Cada vez que hay una escena dentro de la Matrix, hay un tono verdoso en la imagen; por el contrario, cuando están por fuera el tono dominante es el azul.

Bonus: La primera canción que se oye en toda la película es Dissolved Girl de Massive Attack, sin embargo, esta nunca apareció en la banda sonora oficial.

 

Más contenido sobre: