Se encuentra usted aquí

4 películas de terror hechas por mujeres

Las mujeres están presentes en el terror, no solo como damiselas en peligro.
A Girl Walks Home Alone at Night.
A Girl Walks Home Alone at Night.
Por
Juliana Abaúnza

En las películas de terror abundan las mujeres. Chicas virginales que huyen del asesino con cuchillo, vampiresas sensuales, brujas astutas, adolescentes que son torturadas, madres atormentadas por demonios y heroínas tipo Ellen Ripley de Alien. Pero detrás de cámaras -así como en casi todos los géneros del cine- lo que abundan son los manes. Un estudio de Celluloid Ceiling demostró que de las películas gringas que salieron en 2017, solo un 11% fueron dirigidas por mujeres. 

Por Juliana Abaúnza // @JulianaAbaunza  

Por eso quiero celebrar estas cuatro películas hechas por cuatro directoras interesantes. Estas no son recomendaciones porque sí; no es que estas películas sean buenas solo porque fueron dirigidas por mujeres. Son buenas porque tienen un punto de vista diferente, una forma de abordar el terror y el suspenso desde ángulos inesperados. Así que si no soportan una Saw o una Actividad Paranormal más, esta es una invitación a asustarse de una forma diferente este Halloween. 

 1. A Girl Walks Home Alone at Night (2014)

Directora: Ana Lily Amirpour

Esta película independiente es difícil de clasificar. Filmada en blanco y negro, con muy pocos diálogos, es al mismo tiempo una película de vampiros, un romance y una historia feminista. En A Girl Walks Home Alone At Night, una vampiresa que ama el indie-rock y que monta tabla, acecha las calles de su pueblo en Irán y sus víctimas son hombres que cometen violencia contra las mujeres. 

La directora inglesa Ana Lily Amirpour describió a su película como una mezcla entre Sergio Leone, David Lynch y Nosferatu. Más que de sustos de esos que les hagan brincar de la silla, esta película es más de tensión y de preguntarse “¿qué carajos está pasando?”. Amirpour usa esta historia de vampiros para explorar temas como la soledad, la falta de emociones y la magia que ocurre cuando te conectas con alguien, por más corto que sea. 

2. The Babadook (2014)

Directora: Jennifer Kent

La directora australiana Jennifer Kent escribió esta historia sobre una madre viuda que tiene dificultades para criar a su bullicioso e insoportable hijo sola (en serio, después de verla van a quedar con dolor de cabeza y con la seguridad de no querer tener hijos). Todo empeora cuando el Babadook, el monstruo de un libro para niños, sale de las páginas para atormentarlos. 

El director de El exorcista, William Friedkin, dijo que nunca había visto una película más aterradora que The Babadook. Pero esta no es una historia de monstruos común y corriente. En The Babadook no hay chorros de sangre ni gore; en cambio, Kent usa las técnicas del terror para contar una drama familiar sobre la depresión después de la pérdida de un ser querido y sobre miedos muy humanos como el de ser una mala madre. 

3.  The Invitation 
 

Directora: Karyn Kusama

Will, el protagonista de The Invitation, acepta la invitación de su ex esposa para ir a cenar en su casa. Se supone que será una reunión normal de amigos, pero Will se pone paranoico y no puede dejar de sentir que su ex y su nuevo esposo están planeando algo muy malo. Y aunque lo que uno más recuerda después de verla es la escena final, el tema central de la película son los efectos de no lidiar con el dolor después de una pérdida de un ser querido. 

Este thriller psicológico es la tercera película de la directora japonesa-norteamericana Karyn Kusama. Tensionante y con un ritmo más lento que el de películas de asesinos con cuchillos, The Invitation es más por el estilo de Rosemary’s Baby. Por eso tal vez no sea para todo el mundo, pero es perfecta para los fanáticos de la mezcla de suspenso y drama. 

4. Raw (2017)

Directora: Julia Ducournau

Si se estaban preguntando “¿pero acaso ninguna mujer dirige algo violento y sangriento?”, Raw es la respuesta. Esta película les revolvió el estómago a muchas personas en el festival de cine de Toronto, tanto que dos tipos se desmayaron y tuvieron que sacarlos en ambulancia. 

Justine es una vegetariana rigurosa pero sus preferencias gastronómicas cambian cuando, en su primera semana en la escuela de veterinaria, la obligan a probar carne cruda. De repente, nuestra protagonista se transforma en una caníbal voraz, justo al mismo tiempo en el que se le despierta un apetito sexual imparable. 

La escritora y directora francesa Julia Ducournau no es la primera persona que entrelaza el despertar sexual con el canibalismo. Ver historias en las que se trata la sexualidad de las mujeres jóvenes como algo más que un “ay, ¿será que él me ama? ¿será que me va a llamar?” es refrescante porque para los seres humanos, del género que sea, la sexualidad es una cosa corporal y en algún momento la mayoría tiene hambre de carne humana, guiño guiño. 

----
Si ya vieron estas cuatro y quieren más terror dirigido por mujeres, les recomiendo desde clásicos como Near Dark hasta algunas más nuevas como American Mary, Prevenge, Honeymoon, The Lure o The Love Witch. 
 

Más contenido sobre: