Se encuentra usted aquí

.

5 películas reveladoras para ver gratis en Retina Latina

Recomendamos 5 títulos claves para ver en tiempos de confinamiento en Retina Latina, la plataforma gratuita dedicada al cine hecho en nuestro continente.
Retina Latina - Foto: Película Días de Santiago (Josue Méndez, 2004).
Retina Latina - Foto: Película Días de Santiago (Josue Méndez, 2004).
Por
Mauro Rivera

Estos días de encierro han servido a muchos para pensar en la lejana naturaleza, en la desigualdad, en el rebusque y las estructuras posibles. Acá les recomendamos cinco cintas para ver gratis a través de la plataforma de streaming Retina Latina y que, con seguridad, ayudarán a sobrellevar el confinamiento.

Por Mauro Rivera @CINEsfuerzoblog

Sin duda, en estos tiempos de aislamiento preventivo la cultura, a través de la literatura, la música, el cine, y las transmisiones de eventos por streaming, ha salido al rescate a la hora de combatir el tedio y la ansiedad que produce este inédito hecho de la salud pública mundial.

Prueba de ello es cómo el consumo de plataformas de streaming como Netflix, Amazon y Youtube han impulsado el aumento del tráfico online en casi un 40% durante esta cuarentena, de acuerdo a cifras entregadas por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).

Y a juzgar por las películas que generan conversación en redes sociales, medios de comunicación, recomendaciones de amigos o las mismas mediciones de popularidad de las plataformas, gran parte del consumo cinematográfico -al igual que cuando los teatros estaban abiertos- se sigue reduciendo a películas de Hollywood, Europa y una que otra de cine independiente estadounidense.

La otra cara de esta moneda es que el consumo de nuestro cine, el latinoamericano, e incluso el colombiano, pasa casi desapercibido; sin embargo, para remediarlo, existen alternativas como Retina Latina, una plataforma digital GRATUITA para vernos y descubrirnos a través del cine de nuestra región.

Esta iniciativa, implementada con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo – BID-  y apoyada por el Fondo Internacional para la Diversidad Cultural de la UNESCO, nació en 2016 gracias al esfuerzo conjunto de las entidades cinematográficas de Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú, México y Uruguay.

Y así como este confinamiento ha sido una muy buena oportunidad para reencontrarnos con nosotros mismos y nuestras familias, tal vez también sea una buena oportunidad para redescubrirnos con nuestras historias. Es por ello que hicimos una corta selección de películas recomendadas para que se antojen de explorar en esta cuarentena ese cine que nos habla en la misma lengua:

Para salir de casa: Chiribiquete (2017, Carlos Arturo Ramírez)

Una de las cosas que más extrañamos en esta cuarentena es salir a caminar, viajar o mirar con detenimiento nuevos paisajes. En Colombia, uno de esos lugares mejor preservados es el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, ubicado entre los departamentos de Guaviare y Caquetá.

Precisamente, Chiribiquete, videografía de expedición al centro del mundo es un revelador documental, parte de la serie documental “Colombia Bio”, que nos muestra las desconocidas riquezas naturales y arqueológicas de la reserva de biodiversidad más grande a nivel continental del país. Su director, Carlos A. Ramírez, acompañado de los más destacados biólogos y arqueólogos del país, descubren la diversidad natural de la reserva junto a los milenarios y no menos asombrosos murales hechos por los Hombres Jaguar.

Además, el documental realiza unas provocativas reflexiones sobre las oportunidades que la ciencia ofrece para la protección y conservación de este tesoro nacional.

Para desarrollar la empatía: El Baño del Papa (Enrique Fernández - César Charlone, 2005)

Durante este aislamiento vemos cómo se hacen más evidentes las deudas históricas que como sociedad tenemos en cuestiones de equidad, y que resaltan aún más cuando la mayoría no cuenta con el “privilegio” de quedarse en casa para cuidar su salud y la de su familia, ya que sus ingresos dependen de acciones como el rebusque y de la interacción social, actualmente consideradas actividades de alto riesgo de contagio.

De eso, del rebusque, nos habla la multipremiada película uruguaya El baño del papa. Durante 97 minutos nos pone en la piel de Beto (César Troncoso), quien trabaja como contrabandista en bicicleta para sostener a su familia. Ante el anuncio de que el Papa Juan Pablo II viene a su pueblo, decide sacarle provecho comercial al acontecimiento construyendo en el antejardín de su casa un baño público para que las 50.000 personas que se espera lleguen alivien sus necesidades.

Inspirada en la visita del Papa a la población uruguaya de Melo en 1988, esta historia está llena de situaciones tragicómicas, con personajes carismáticos y, al mejor estilo del Neorealismo Italiano, nos conmueve por la verosimilitud del retrato que hace de la desigualdad en Latinoamérica. Pero más que eso, nos cuestiona sobre qué podríamos hacer para reducir esas inequidades.

Para sacarnos de la zona de confort: Los Mejores Temas (Nicolás Pereda, 2013)

Las redes sociales y medios de comunicación nos están invitando constantemente a aprovechar esta temporada para cambiar hábitos que quizá limiten nuestra percepción del mundo: iniciarse en la meditación, intentar algún tipo de práctica artística, experimentar con nuevas recetas gastronómicas o incluso retar algún tipo de orden en la forma que percibimos al mundo. ¿Qué tal si más bien intentamos retar el orden lógico de lo que creemos debe ser una película?

La mexicana Los Mejores Temas es justamente una divertida e inteligente experimentación formal y narrativa para cumplir este desafío, pues lo que al comienzo parece una ficción que con astucia y humor retrata a esos padres sinvergüenzas tan latinoamericanos que abandonan el hogar por otras “oportunidades”, después se convertirá en una pregunta sobre la representación y el proceso mismo de hacer cine.

La filmografía del director Nicolás Pereda es muy intuitiva y cercana a lo que podríamos denominar como el proceso mental creativo, pues durante la película -como en la vida- veremos cómo las preguntas que van surgiendo sobre la forma de hacer cine o de hacer sentir real una situación empiezan a alterar el posible destino de la película. Para ponerlo en palabras más simples, en Los Mejores Temas resultará más divertido el camino que el destino.

Para sentirnos acompañados en esta incertidumbre: Días de Santiago (Josue Méndez, 2004)

Es un hecho: el mundo al que saldremos en algunos días o meses no será el mismo que conocimos. La forma en que nos relacionamos con los demás, los cuidados de salubridad y la redefinición de la actividad laboral y educativa significarán un cambio cultural contundente.

Así, mas o menos, es la sensación que tiene Santiago (Pietro Sibille), un joven exmilitar peruano que combatió a la subversión y que regresa a Lima para recuperar el tiempo perdido con su esposa, su familia y sobre todo a reencontrarse consigo mismo. Con un claro Trastorno de Estrés Postraumático, Santiago se encontrará con una sociedad que no le ofrece oportunidades y que moralmente está podrida.

Este drama peruano, ganador en los festivales de Friburgo, Bratislava, La Habana, Buenos Aires y otros más, además de ser una ácida crítica antimilitarista, también es la crónica de la vulnerabilidad psicológica que se desarrolla cuando nos enfrentamos a un mundo sin instrucciones, olvidados a la deriva por una sociedad que decidió seguir sin nosotros.

Para divertirnos en familia: Anina (Alfredo Soderguit, 2013)

Como ya se dijo, este confinamiento también ha servido para redescubrirnos con nuestra familia y fortalecer los lazos. Y qué mejor que compartir con ellos una película para todos en la que, además de entretenerse, podrán “salir” con algunas ideas para discutir.

La animación uruguaya Anina, además tener una particular belleza visual, nos cuenta la singular historia de Anina, la niña de nombre capicúa -palabras que se leen al derecho y al revés de la misma forma- y que por este curioso hecho será objeto de burla por sus compañeros. Así, la traviesa Anina luego de pelear un día en el recreo con una compañera de colegio será sancionada con “el castigo más raro de toda la historia de los castigos raros”, un castigo que le enseñará a ponerse en el lugar de los otros, acercarse a su familia y descubrir el poder del amor en la educación.

Y aunque las animaciones se tienden a pensar mayoritariamente para el público infantil, la verdad es que Anina es un claro ejemplo de películas que apelan a distintas audiencias, pues propone interesantes preguntas sobre el rol de la educación formal, trasladada ahora al mundo digital, como el de la que se le ofrece día a día a los más pequeños en casa.

 

Más contenido sobre: