Se encuentra usted aquí

Childish Gambino hizo un musical colorido y anticapitalista: ‘Guava Island’

Childish Gambino sigue profundizando en su crítica al americanismo, esta vez con una colorida y enérgica película, 'Guava Island'
Guava Island Childish Gambino - Tomada de Amazon Prime Video
Guava Island Childish Gambino - Tomada de Amazon Prime Video
Por
Redacción Shock

Además de desarmar de sus celulares a la gente en Coachella, Childish Gambino estrenó un musical subversivo y anticapitalista en Amazon Prime Video: Guava Island.

Por Fabián Páez López

Donald Glover, mejor conocido en el mundo de la música como Childish Gambino, fue uno de los headliners más aclamados en la primera jornada de Coachella 2019. De su show no se vio mucho en internet porque no se dejó tomar fotos y pidió a los asistentes cumplir con dos requisitos básicos para estar allí: 1) sentir la experiencia; 2) guardar los celulares o irse a casa. La mayoría hicieron caso. Aunque fue un pedido provocador, sobre todo teniendo en cuenta que hacía parte de ese enorme tributo al narcisismo que supone el universo festivalero. El show de Gambino puso a los fans contra las cuerdas, los hizo cuestionarse a sí mismos sobre los motivos de su presencia frente a una tarima. Pero más allá de la aparición en ese escenario gigante, Gambino tenía algo más que mostrar. En simultánea con el show estrenó, a través de la plataforma de streaming Amazon Prime, Guava Island, una película escrita y protagonizada por él mismo. Como bien es sabido gracias a la serie Atlanta, además de cantante, Glover también es actor, director y guionista dueño de un humor crítico muy fino.

Guava Island es una cinta de 55 minutos que fue grabada en Cuba hace un año y contó, además, con la dirección de Hiro Murai y la ayuda en la elaboración del guion de Stephen Glover (hermano de Donald), conocidos también por su participación en Atlanta. El país caribeño sirvió como ambientación de “La isla de Guava”, una especie de colorido paraíso tropical desteñido por la macabra presencia de “Red Cargo”, una empresa monopolizadora que explota y exporta la seda de la región.

Glover interpreta a Deni Maroon, un músico soñador que, además de ser una celebridad local y anfitrión de un programa de radio, trabaja para Red Cargo. Su novia, Kofi, también trabajadora de la compañía, es interpretada por Rihanna.

Luego de una introducción animada, en la que Riri recita la historia tradicional de la isla y de cómo ella nunca pudo ver la magia escondida en Guava, por lo que siempre quiso irse de allí, aparece Deni Maroon como guía del argumento central.  Un festival en el que debe tocar a pesar de que su jefe, la clásica figura del capitalista explotador, le prohíbe presentarse para no distraer a los trabajadores.  

En el camino, que tal vez se nota apresurado en el ritmo, Deni suelta un par de versiones de sus canciones más recientes: This is America y Summertime Magic. La primera, la ejecuta en un momento surreal de musical clásico, adaptándola a la situación de explotación laboral. Viene antecedida de un diálogo en el que le pontifica a un compañero de trabajo, quien sueña con partir a Estados Unidos, que "América es un concepto…En cualquier lugar donde para hacerte rico tienes que hacer que otra persona sea más rica está Estados Unidos". La segunda, es una dedicación a Rihanna, que ocurre luego de que su jefe rompe su guitarra, y lo acompañan, de fondo, unos tambores metálicos.

La película, más allá del atractivo de su colorido, de la musicalidad o las coreografías de Childish, es una muestra de la omnipresencia del mensaje en su obra.

Justo cuando Childish Gambino lanzó This is America, esa mordaz y cuidada crítica al racismo estadounidense, muchos trataron de desestimarlo diciendo que había sido escrita por un sueco, o que tenía intereses comerciales, como si hubiera contradicción alguna en querer señalar la desigualdad a través de una obra. Con Guava Island, además de redondear el concepto del lanzamiento de una serie de canciones, o videos, Gambino sigue profundizando, a través de otros medios, que sus líneas apuntan a ese incuestionable modelo de pensamiento gringo que invisibiliza, bajo la retórica de la realización de los sueños, la explotación del tiempo.

Además, como ya lo había anunciado el mismo artista, este puede ser el aviso del fin de la carrera musical de Childish Gambino. 

Más contenido sobre: