Se encuentra usted aquí

China censura la inocente película de Winnie The Pooh, ¿cuál es la razón?

Los mandatarios asiáticos se toman muy en serio los memes
WALT DISNEY PICTURES
WALT DISNEY PICTURES
Por
Redacción Shock

¿Quién le puede temer al osito amarillo? Al parecer el Gobierno Chino. Disney lanzó hace poco la versión real de su clásico animado Winnie Pooh bajo el nombre Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable. Esta producción estrenada hace más de un mes es uno de los grandes fracasos en taquilla del año, aunque la crítica ha aplaudido la forma en que el actor Ewan McGregor lleva la historia.

Así se ven Winnie The Pooh, Tiger y Piglet en la nueva película de Disney

Hasta ahí todo normal, la película es tierna, inocente y nostálgica lo que haría pensar que, por su temática infantil. es apta para verse en todos los países. Sin embargo, se conoció que el gobierno de la República Popular de China ha decidido prohibir la proyección de la película en las salas de cine de ese país. Hay dos razones que se han tejido entorno a este hecho; la primera es que las autoridades chinas solo permiten la emisión de 34 películas extranjeras en las salas de cine de ese país, dejándole espacio solamente a las grandes producciones taquilleras de las temporadas.

La segunda es que el personaje se ha convertido en un referente para burlarse del presidente de esa República, el político Xi Jinping. Desde 2013 en internet hay varios memes comparando al mandatario con el personaje de Walt Disney, de manera no oficial se ha conocido que esas imágenes han molestado a las autoridades de China.

Estos son algunos de los memes por los que Winnie es una amenaza para la imagen del líder chino

En China estas imágenes están desaparecidas porque a raíz de la viralidad de los memes se decidió que debían ser borradas de intenet. Es casi normal que ese país bloquee páginas web, videos o fotografías que se burlen o critiquen a su presidente. Pobre Winnie The Pooh no podrá ser visto en uno de los países más grandes del mundo.

Recomendado: ¿Qué hay de malo en que las mujeres quieran ser unas princesas de Disney?