Se encuentra usted aquí

Dragon Ball Super: Broly, ¿Vale la pena verla?

Regalo para los más fans.
Dragon Ball Super: Broly
Dragon Ball Super: Broly
Por
Julián Ramírez

Cualquiera que haya crecido durante los años noventa y comienzos de los 2000 sabe que era simplemente imposible escapar al fenómeno de Dragon Ball. Niños y niñas, pequeños o adolescentes: todos estábamos fascinados por las aventuras de Gokú y su búsqueda de las esferas del dragón. A través de los canales peruanos, mexicanos y luego, por fin, los colombianos; lo vimos crecer, convertirse en el legendario super saiyajin y salvar el planeta múltiples veces.

Aún después del final de la serie, Dragon Ball siguió siendo partes de nuestras vidas. Gokú y sus amigos seguían apareciendo en videojuegos, en el arte de sus fanáticos y hasta en tatuajes. Su influencia se sentía no solo en las series de animé que lo siguieron, como Bleach, Naruto o One Piece, sino también en series y películas de todo el mundo.

Por Julián Ramírez // @Sir_Laguna

Esta década hemos podido disfrutar de nuevas películas y una nueva serie de Dragon Ball. Ahora, esta franquicia se encuentra de nuevo en los cines con Dragon Ball Super: Broly. Los fanáticos ya llenaron los teatros del país llenos de emoción por ver el combate de Gokú y Vegeta con el enemigo más poderoso que han encontrado.

Pero ¿Si valió la pena? ¿Es una buena historia de Dragon Ball? ¿Es una película de relleno que solo se hizo para aprovechar la renovada popularidad de la franquicia? ¿La entenderán aquellos que no vieron Dragon Ball Super? Vamos a responder todas estas preguntas analizando lo bueno y lo malo de esta nueva aventura.

Lo bueno 

Está hecha a gusto de los fanáticos

La primera parte de este filme es un festival de elementos que los fanáticos querían ver. La historia comienza muchos años en el pasado y nos muestra la vida en el Planeta Vegeta. Asistimos de nuevo a momentos tan importantes como el encuentro entre Freezer y la raza saiyajin y la destrucción del planeta, todo acomodado a la nueva continuidad.

¿Sentían curiosidad por la madre de Gokú? Por fin la conocerán. ¿Querían ver más de su padre? Pasamos un buen rato al lado de Bardock. ¿Cómo es Nappa con cabello? ¿Cómo lucía Raditz de niño? También podemos verlos. Algunos de estos elementos contradicen a lo que vimos en las series hace muchos años (incluyendo el origen de Gokú, que ahora es mucho más parecido al de Superman de lo que ya era). Este es el nuevo canon.

Como éstos, hay muchos detalles, menciones de personajes y hasta guiños divertidos que solo los más fanáticos entenderán. Descubrir el deseo que Freezer le quiere pedir a Sheng-Long creará más de una sonrisa.

La nueva historia de Broly

Los más fanáticos de Dragon Ball, aquellos que vieron las películas basadas en la serie que salieron durante los noventa, recordarán muy bien a Broly. Este enorme Super Saiyajin sirvió como villano de tres de ellas y por fin entra oficialmente al canon de Dragon Ball (esas películas nunca fueron oficialmente parte de la saga).

Broly nunca tuvo mucho trasfondo. Se explicó brevemente que, cuando era un bebé, fue exiliado por el Rey Vegeta pues su poder tan elevado le hacía temer por la posición de su familia. Esta idea se mantiene en Dragon Ball Super: Broly, pero es expandida de un modo muy interesante. Varado por años junto a su padre, Paragus, en un planeta muy peligroso, Broly creció víctima de abusos físicos y psicológicos por parte de un hombre que buscaba convertirlo en un arma de venganza. A diferencia del original, vemos que este Saiyajin es un hombre de corazón puro, que solo buscaba algo de amor y amistad que su padre le negó. 

dragon_ball_super_broly_2.jpeg

Esto hace de Broly un personaje por el que es mucho más fácil sentir empatía, a diferencia de su anterior encarnación, la cual solo llegó a ser popular por su impactante apariencia y alto nivel de poder.

 

El ejército de Freezer

Desde que conocimos a las fuerzas especiales Ginyu no teníamos en pantalla a personajes tan carismáticos entre los seguidores de ‘el emperador del universo’. Aquí entendemos mucho mejor cómo funcionan las cosas en este ejército e incluso llegamos a entender que no todos sus miembros son malvados, sino que se unen por muchas razones. También vemos, por fin, a más miembros femeninos entre sus filas.

Dos de los personajes nuevos más importantes de este filme, Chirai y Lemo, son un excelente ejemplo de cómo se puede dar algo de profundidad y personalidad a una clase de personajes que suelen ser olvidables en el mundo de Dragon Ball.

Freezer también se beneficia de esta mirada a su ejército. Incluso tiene un rol más protagónico e interesante que los mismos Gokú y Vegeta. Conocemos un lado mucho más cómico de él y, aunque sigue siendo un ser absolutamente malvado, gana bastante en carisma.

El estilo de animación

La serie Dragon Ball Super y las películas La batalla de los dioses y La resurrección de Freezer tienen animación digital. Aunque lucen muy bien (excepto en los primeros episodios de la serie, que tenían una animación muy mediocre), son muchos los que extrañan el estilo de dibujo tradicional de las series viejas.

dragon_ball_super_broly_4.jpeg

Pues están de suerte. Dragon Ball Super: Broly regresa al antiguo estilo, lo que le da un aspecto visual muy característico y llamativo, lleno de trazos gruesos y rasgos muy marcados.

 

Lo malo 

El estilo de animación

¿Qué? ¿Acaso no habíamos mencionado que la animación era una de las cosas buenas de esta película? Pues sí, pero no todo en ella es excelente. Es verdad que los personajes lucen increíbles cuando están en primer plano, pero entre más lejos se encuentran de “la cámara”, más calidad pierden y hay ocasiones en que lucen como garabatos.

Por si fuera poco, este estilo visual no termina de encajar bien con los efectos por computadora que se usan sobre todo en las escenas de combate. Dan la impresión de ser “recortes” sobre escenarios que tienen una calidad gráfica muy diferente.

El gran combate

Las peleas son el alma de Dragon Ball. Ver a nuestros personajes favoritos enfrentar a rivales que los superan, desarrollar nuevas técnicas y salir victoriosos con un último ataque cuando todo está perdido es muy emocionante. Esta es una fórmula que ha funcionado por mucho tiempo, pero en Dragon Ball Super: Broly, comienza a mostrar síntomas de desgaste.

El combate comienza de un modo emocionante y con muy buenos momentos. El escenario nevado le da un estilo diferente pues no veíamos una pelea así en la serie desde los tiempos de La Patrulla Roja. El problema es que llega un punto del combate en que este se estanca, comienza a limitarse a movimientos y situaciones que ya hemos visto muchas veces en la serie. Se siente largo y pesado.

dragon_ball_super_broly_3.jpeg

Durante este enfrentamiento, la historia se pausa casi por completo. Todo el interesante desarrollo que tenía el personaje de Broly es olvidado. El combate de este contra Freezer, el cual había sido revelado en un tráiler, no es más que una corta viñeta que ocurre mientras Gokú y Vegeta repiten una broma que ya habíamos visto en otra de las películas.

 

Conclusión

Dragon Ball Super: Broly es una buena película que hará las delicias de los fanáticos de Dragon Ball. Es suficientemente clara para no alienar a la audiencia que no ha visto la serie Dragon Ball Super e incluso puede darles el empujón que necesitan para regresar a la comunidad de fanáticos. Está llena de muy buen humor, arregla la continuidad de la serie para hacerla más interesante y es visualmente muy atractiva.

Es verdad que el combate final se puede hacer algo tedioso, pero la espectacularidad de esta secuencia es suficiente como para mantener la atención hasta el final. Los únicos que no van a disfrutar de este filme son aquellos que no disfruten o no conozcan nada de Dragon Ball, pues aunque la primera parte del filme es amable con los recién llegados y explica muchas cosas, una vez que el festival de transformaciones y personajes comience se van a sentir absolutamente perdidos.

 

 

Temas relacionados: