Se encuentra usted aquí

.

El origen de una especie única: Keith Richards

El documental 'Keith Richards: The Origin of the Species' es parte de la programación de IndieBo 2020.
Getty Images | George Rose (1980)
Getty Images | George Rose (1980)
Por
Redacción Shock

El festival de Cine independiente IndieBo trajo una selección de documentales musicales para homenajear al Indiana Jones del Rock, el director Julien Temple. Keith Richards: The Origin of the Species, la cinta que narra los primeros pasos de una de las cabezas de sus Majestades Satánicas, los Rolling Stones, es uno de los títulos que pueden ver este año en su programación virtual.

Nació el 18 de diciembre de 1943 en un hospital cerca de Dartford, en Inglaterra. La banda sonora de su nacimiento fueron las alarmas, bombas cayendo, muros desplomándose, lamentos. La segunda guerra mundial, la más devastadora de la historia de la humanidad, llevaba cuatro años en curso.

“Fui testigo auricular”, dice Keith Richards, mientras fuma sobre un fondo negro, con el humo del cigarrillo en primer plano tapando su rostro. Se refiere a sus primeros días en esta tierra; mucho antes de ser considerado uno de los músicos más ilustres del mundo, una de “sus majestades satánicas”.

En una pieza de un poco más de una hora el documentalista Julien Temple, conocido también como el “Indiana Jones del Rock”, entrevista a Keith Richards, guitarrista y cofundador de los Rolling Stones. Es una narración con un aire histórico, ambientada con imágenes de archivo, ilustraciones y de fondo, obvio, clásicos de los Stones.

Estrenada en 2016 y traída a la cartelera colombiana de modo virtual en el marco del Festival de Cine Independiente IndieBo 2020, Keith Richars: The Origin of the Species, es un recorrido más personal que musical. Que empieza en la cuna, pasa por la escuela primaria, la Sidcup Art College, la vida familiar y termina en un tren, cuando Keith se encuentra a un viejo amigo que llevaba debajo del brazo unos discos de Chuck Berry y Muddy Waters. Su nombre era Mick Jagger.

Richards cuenta en primera persona cómo era su relación con sus padres, con sus siete tías, con sus amigos del colegio y con su abuelo, el músico de la familia; el que se encargó de ponerle la guitarra en un pedestal para que él la alcanzara.

Keith Richars: The Origin of the Species devela cómo mucho antes de convertirse en leyenda del rock, Keith tuvo una vida relativamente común y corriente. Si bien los primeros años de su vida estuvieron marcados por la guerra, su niñez y adolescencia transcurrieron de modo tranquilo. No obstante, ciertas sutilezas en sus primeros años lo condujeron y lo moldearon por el camino de la rebeldía, los excesos, la insatisfacción y el blues.

Keith pasó de ser el niño bajito de la clase, al que los bullys perseguían de camino a casa, a ser un joven respetado y desadaptado, al que no le permitieron nunca tener mascotas, cuya familia paterna y materna arecían dos polos opuestos; un joven que se reveló e hizo todo lo posible para que lo expulsaran de la escuela, que terminó en el colegio de Arte en Londres, pero que, hastiado de sentirse en una fábrica de publicistas, decidió renunciar a los formalismos de la vida común.

El Keith Richards narrado es reflexivo, cómico y detallado. Aunque sobre su vida se han hecho libros y documentales en cantidades, cada producción alrededor de su nombre termina por revelar nuevas caras de su personalidad. Una marca imborrable de la historia del rock.

Más contenido sobre: