Se encuentra usted aquí

.

El padrino: 10 curiosidades de una trilogía clave en el cine

A propósito de la llegada a Netflix de 2 de sus entregas.
El padrino.
El padrino.
Por
Redacción Shock

Por estos días, 2 de las 3 cintas que conforman la trilogía de El padrino llegaron a Netflix. Sin duda, El padrino (1972) es una de las mejores películas en la historia del cine, y sus secuelas de 1974 y 1990 también son inolvidables. La cinta también dio de qué hablar gracias a que la mansión en la que se filmó fue vendida en 5,5 millones de dólares. 

Aquí algunas curiosidades que tal vez no conocían de la trilogía. 

Robert De Niro audicionó para el papel de Sonny en El padrino, pero no obtuvo el papel. Años después interpretó a Vito joven en El padrino II y se llevó el Óscar a Mejor actor secundario.

La icónica escena de la cabeza de caballo no fue con utilería, sino con una cabeza de caballo real.

Otra escena memorable de la película es cuando el capo Peter Clemenza dice la frase “Leave the gun. Take the cannoli”. Esta línea fue en realidad improvisada por el actor Richard Castellano.

Cuando Robert de Niro ganó el Óscar por su actuación en El padrino II, él y Marlon Brando se convirtieron en los 2 primeros actores en ganar el Óscar por interpretar al mismo personaje: Vito Corleone. Esto solo volvió a pasar en a última entrega de los premios con Joaquin Phoenix y Heath Ledger ganando el Óscar, ambos por el personaje de Joker.

La receta de salsa para pasta que recita Clemenza en la película es en realidad la receta familiar de la familia Coppola.

Sofia Coppola, hija del director Francis Ford Coppola, apareció en las 3 entregas de la trilogía: en la primera es el bebé de la escena del bautizo, en la segunda tiene una breve aparición como niña migrante en el barco que trae a Vito a Ellis Island, y en la tercera es la hija de Michael Corleone, Mary.

Cada vez que se ven naranjas en alguna escena de El padrino es porque alguien va a morir pronto.

A Marlon Brando no le gustaba aprenderse sus líneas, pues sentía que le quitaban espontaneidad. Por eso, en cada una de sus escenas, un miembro del equipo le mostraba los diálogos. 

El gato que aparece con Vito en la escena en la que él está en la oficina no formaba parte del guion. En realidad, Brando se lo encontró en el set y le gustó mucho, por lo que decidió incorporarlo en la escena.

Aunque El padrino es tal vez la película de gángsters más importante de la historia, la palabra “mafia” no se menciona ni una vez en la cinta. Esto para evitarse problemas con la Liga por los derechos civiles de los italoamericanos.  

 

Más contenido sobre: