Se encuentra usted aquí

Estas películas muestran que el cine no sabe nada de marihuana  

No todos los marihuaneros son como en las películas.
Pineapple Express
Pineapple Express
Por
Redacción Shock

Con la polémica alrededor del decreto contra la dosis mínima, las drogas han vuelto a dar de qué hablar. Existen muchos mitos sobre el consumo de sustancias y sus efectos, y el cine y la TV no han contribuido mucho a acabar con ellos. Muy por el contrario, nos siguen mostrando que tenemos una imagen caricaturizada del "marihuanero", o errada sobre los efectos del cannabis en nuestros cuerpos. 

Por Edgar Medrano

Así como las películas no son un retrato fiel sobre el sexo, las relacionesperder la virginidad, tampoco son muy precisas en el tema del cannabis. Aquí algunos ejemplos de representaciones muy equivocadas de la hierba en el cine. 

Pinneapple Express

Carl Sagan, Morgan Freeman y Steve Jobs son algunos de los muchos ejemplos de que se puede ser un miembro productivo de la sociedad si consume marihuana. Pero Pineapple Express no hizo más que mostrarnos a un par de tipos que no hacían más sino comer papitas y reírse sin motivo alguno: el estereotipo del marihuanero perezoso y poco inteligente se mantiene.  

The Breakfast Club

Esta escena raya en lo patético: después de dar un par de probadas se desnuda, da puños al aire, hace medias lunas, da botes hacía adelante, vuelve y da puños al aire, puños a la bandera, se da puños en la cara para terminar rompiendo un vidrio con un grito rabioso. ¿Quién hace eso después de fumar marihuana? Poner a un adolescente a fumar en una biblioteca no ayuda mucho al prejuicio que tiene el consumo, lo pintan como un descerebrado.

Transformers: la venganza de los caídos

Durante la escena en que el protagonista Sam Witwicky se está mudando al dormitorio de la universidad en que fue admitido, su mamá recibe una bolsa plástica con una hoja de marihuana impresa (Qué conveniente). Después de comerla, empieza a alucinar, embistiendo a un tipo que está jugando con un frisbee. La situación termina cuando su esposo la somete físicamente en el suelo, aún así sigue diciendo cosas sin sentido. La marihuana no produce alucinaciones, ni tiene ningún efecto siquiera parecido a lo que muestra esta escena. 

American Beauty

Lester Burnham (Kevin Spacey) le compra una bolsa de marihuana a su vecino, Ricky Fitts (Wes Bentley). Además de que el argumento que usa para venderla no tiene ningún sentido (dice que es genéticamente modificada por el gobierno estadounidense), nadie (NADIE) para 2.000 dólares por una bolsa de marihuana, así esté en la crisis de la mediana edad.

Sabemos que los retratos de la marihuana y otras sustancias en el cine no siempre tienen que ser 100% realistas: después de todo, es ficción. Sin embargo sería bueno que dejáramos de basarnos en las películas y sus estereotipos para construir nuestra opinión. 

Temas relacionados: