Se encuentra usted aquí

Guía para Dummies sobre cómo no aburrirse con el cine de Sofía Coppola

¿Vale la pena ver 'La Seducción'? Les damos algunas razones.
Getty.
Getty.
Por
Redacción Shock

Tal vez la mayoría de ustedes este fin de semana le dedicarán su tiempo completo a actividades tan sabrosas como leer cómics, ver secuelas, películas de terror de payasos asesinos y en el peor de los casos se emocionarán con el remake de turno. Otros aceptarán con resignación la nueva entrega de superhéroes o se conectarán con el youtuber que le dé sentido al hecho de haber cancelado su suscripción al cable; y unos cuantos buscarán saciar un placer culposo viendo la red Caracol.

Por: Gustavo A. Delvasto / @DelvastoGustavo

Si usted es de los que se siente un poco asfixiado con cualquiera de las categorías anteriores, es posible que este fin de semana tenga la osadía de explorar algo diferente, que le haga apreciar más ese lado femenino, sensible y dulce que todos tenemos – inserte emoticón de ternura aquí.

Su mejor opción para hacerlo será la más reciente película de la cineasta estadounidense Sofía Coppola: The Beguiled (La Seducción).

Por si no conoce a Sofía Coppola

¿Sabías que la directora pertenece a la realeza del cine americano? Es hija ni más ni menos que de Francis Ford Coppola, creador de la saga El Padrino en los años 70, considerada por muchos como clásica dentro del cine.

A parte de su padre, tiene una bonita familia que la inspiró para entrar en el cine desde pequeña. Es prima de dos reconocidos actores, Nicholas Cage y Jason Schwartzman. Además, ya adulta estuvo casada con el director de "Her", Spike Jonze – famoso también por sus videos musicales - y estuvo emparejada por un tiempo con su amigo Quentin Tarantino.

No solo tiene lazos de alcurnia cinematográfica, también con la música, al estar casada con el padre de sus dos hijos, el vocalista de la agrupación francesa Phoenix, Thomas Mars. Además de haber dirigido varios videos musicales (ver abajo).

Con La seducción, Sofía Coppola ganó el premio a mejor directora en el Festival de Cannes de 2017, con el valor agregado de ser la segunda mujer en la historia del Festival en recibir ese galardón.

Con su filme de 2010, Somewhere, Sofia Coppola se convirtió en la cuarta mujer en alzarse con el León de Oro del Festival de Venecia – otro evento de prestigio. Aunque chismosearon en ese entonces que lo había ganado por su "amistad" con Quentin Tarantino, que era el presidente del jurado, un comentario algo machista creo.

Para el mundo artístico gringo es una de las más importantes realizadoras estadounidenses. Con tan solo 32 años, la más joven mujer en haber sido nominada a Mejor Guión en los Óscar, y tan solo una de las cuatro mujeres en haber estar nominada a mejor directora en esos premios.

Recibió el Óscar con Lost in Translation, o como le pusieron aquí, Perdidos en Tokio; una de mis películas favoritas, protagonizada por Scarlett Johansson y Bill Murray. La película tuvo cuatro nominaciones, incluido mejor actor para Murray.

Como si fuera poco, su interés también está en el mundo de la moda. En los noventa creó una compañía de camisetas informales llamada Milkfed. Tuvieron mucho éxito especialmente en Japón, y comprenden estampados casuales y rebeldes. Además, el diseñador Mark Jacobs le rindió tributo a su musa del cine con la colección llamada Sofia Bag.

Coppola, una excelente directora, también filmó las películas The Virgin Suicides, María Antonieta, The Bling Ring, y por supuesto, Somewhere, de la que ya hablamos, y su más reciente The Beguiled. Claro, unas han sido más polémicas o exitosas que otras, a pesar de que todas pertenecen a ese círculo respetadísimo y algo inflado del “cine arte”.

Mucho antes que 13 Reasons Why tratara el tema del suicidio adolescente, la ópera prima de Coppola, Las vírgenes suicidas (1999), cinta que reflexionaba sobre la adolescencia femenina, ya mostraba el suicidio de una niña perteneciente a un entorno familiar típico estadounidense, muy religioso y moralista.

Su filme menos aplaudido, tal vez algo incomprendido, pero que en definitiva encaja en este medio de celebridades de Internet, redes sociales y farándula, es The Bling Ring. Un grupo de adolescentes, fascinados por la vida de las 'celebrities' y el lujo que les rodea, logran rastrear en Internet dónde están y robar en sus hogares joyas o ropa de marca.

Aunque no hablaremos de todos sus filmes, está claro que Coppola ha logrado formar un estilo basado en grandes imágenes coloredas por la luz natural, excelentes bandas sonoras y una visión particular sobre el mundo femenino o más bien sobre mujeres que no se hallan en este mundo opresor, patriarcal o demasiado “mero macho”.

¿Vale la pena ver La Seducción?

-¿Mejor mala conocida que buena por conocer?  Si bien Sofía Coppola es un apellido sinónimo de cine aburrido o cine para pensar, pueden ir a ver su más reciente producción por el simple ejercicio de ver un cine diferente.

-Acaso no es más entretenido reírse de algo pretencioso, que pagar por esas pelis de ahora en cartelera, de las cuales no tenemos ni idea de su director o procedencia. Que tal El viaje de Jean, Amor.com, Geo Tormenta - ¿No están cansados del cine de catástrofes,  donde un hombre como La Roca se enfrenta a olas gigantes? O Condorito, para eso están las revistas, son más económicas que ir a cine. El Viaje, algo aburrido ir a ver dos políticos irlandeses echando paja, para eso tenemos los gritos de nuestros políticos en el Congreso.

-Aunque la colombiana Siete Cabezas podría ser una buena opción, Bueno, acepto que por una buena causa, Lo que de verdad importa es la competencia de La Seducción.

-Ya sabemos que el humor de Sábados Felices arrastra y el Coco 2 hace parte de esa influencia de la TV colombiana en nuestro cine, pero Don Jediondo, Piroberta, el Mono Sánchez, Micolta-no se comparan con el esplendor de actrices como Nicole Kidman, Kirsten Dunst, Elle Fanning, protagonistas de La Seducción.

- Las mujeres por su parte pueden deleitarse con el actor irlandés Colin Farrell, quien interpreta al oscuro objeto de deseo en la película de Coppola. Por lo menos es más atractivo que Don Jediondo.

- Ver este fin de semana La Seducción tiene también una razón sencilla. La peli puede que no esté mucho tiempo en cartelera y seguramente la limitarán solo a unas pocas salas de cine. En el peor de los casos la quitarán tras transcurrir solo unos días.

- Porque el cine de Sofía Coppola nos trae bellas imágenes acompañadas de música moderna y alternativa, como el de agrupaciones francesas como Air o Phoenix, The Jesus and Mary Chain, nada que ver con el reggaetón.

- El cine hecho por mujeres siempre será una buena opción para alejarse del estereotipo de hombres que solo ven terror, superhéroes y acción, y apreciar una forma diferente de ver la existencia.

- Quizá no lo sepas pero Sofía Coppola ha dirigido algunos de tus videos musicales y comerciales favoritos. No me creen, aquí hay algunos, y verán que el cine no es solo entretenerse, también deleitarse sensorialmente.

O estos spots publicitarios

- Contar una historia de mujeres y represión. Esto es lo que quiso hacer Sofía Coppola y como el tema es de actualidad, es fundamental consultarlo

- Por favor omitan el hecho que es otro “remake” o reencauche de una cinta de los 70, en la que actuó Clint Eastwood, basada en un libro de 1966 escrito por Thomas P. Cullinan, contextualizado durante la guerra civil estadounidense. Céntrese en el tema de un grupo de mujeres en una institución educativa de Virginia, casi que abandonadas a su suerte en medio del conflicto que dividió al sur y norte del país. Ellas encuentran en los alrededores del predio a un soldado norteño, a quien cuidan para que se recupere de sus heridas. Este encuentro genera conflicto no solo entre ellas mismas, también con su indeseado invitado. Se van cruzando visiones de mundo, de género, creencias. La convivencia logra despertar las pasiones ocultas de algunas de ellas. Para Coppola, la historia era interesante porque “quería contar el aislamiento de estas mujeres, cómo fueron relegadas del mundo, y se negaron a ver que el mundo cambiaba”.

- Finalmente, para los amantes de las “Chick flicks”, podemos hablar de Coppola sin miedo a embarrarla con sus seguidoras feministas, que también representa el cine de nenas y para nenas. Hay romance, hay hombres y mujeres apuestos – bueno a excepción de Bill Murray, dependiendo de los gustos- hay niñas en un mundo de fantasía y privilegios, e incluso en las escenas finales de sus películas está el cliché de la pareja de enamorados, que se reencuentra para unas últimas palabras. Bueno en el Caso de Perdidos en Tokio, tal vez la pareja no se vuelva a encontrar más y no terminen comiendo perdices, y lo que se dicen no se escucha, pero de que se ven en la escena final, se ven.

Si cada uno de estos argumentos contundentes no los convence para ir a ver The Beguiled, entonces estamos “miando fuera del tiesto”, y le escribí esto al público equivocado.

Temas relacionados: