Se encuentra usted aquí

La vida explicada por frases de 'La estrategia del caracol'

"Ahí tienen su hijueputa casa pintada".
Estrategia del caracol.
Estrategia del caracol.
Por
Redacción Shock

Hace 25 años se estrenó La estrategia del caracol, una de las películas más importantes del cine colombiano. Dirigida por Sergio Cabrera, narra la historia de un grupo de inquilinos que lucha por conservar su casa, tras los intentos de un político corrupto para desalojarlos. Fue un éxito con la crítica y el público: en su momento desbancó a la megataquillera Jurassic Park en número de espectadores. Hasta hoy se mantiene como la tercera cinta más vista del cine local. 

La estrategia del caracol no pierde relevancia después de tantos años porque es un retrato de la lucha contra la adversidad y la injusticia que ha enfrentado alguna vez el colombiano promedio. Es una muestra innegable de nuestra idiosincrasia en lenguaje de comedia. “Es la película que mejor refleja a Colombia en toda la historia del cine nacional”, según dijo alguna vez el propio Gabriel García Márquez.

La idea para el guion (tal vez lo más fuerte de la película) surgió por una noticia publicada en el diario El Tiempo en 1978, sobre la "desaparición" de una casa. El título era Se evapora inquilinato, y narraba cómo “en menos de doce horas, paredes, techos, puertas y hasta los cimientos desaparecieron sin que los vecinos se dieran cuenta” en una vieja casona de la calle del cartucho en Bogotá. 

Pero una de las películas más importantes del cine colombiano estuvo muy cerca de no ver la luz, pues su filmación coincidió con la liquidación de la empresa estatal de cine, Focine, así que el dinero para terminar la película estuvo en riesgo. Por temas de legislación colombiana, no se permitía que entrara presupuesto diferente al de los socios. Gracias a una huelga interna, Cabrera y su equipo logró conseguir los recursos que faltaban para terminar el filme.  

Hace unos años se conoció que hubo un momento clave que no llegó a la película: el entierro de Lázaro. Según dijo el propio Cabrera, esa fue la escena más difícil de toda la película y la que más le gustó. 

Aquí algunas de las frases emblemáticas de la película que también aplican muy bien para nuestra vida cotidiana.  

"Ni por el putas, perro"

¿Cuándo la usamos en la vida? Cuando nos hacen una exigencia muy difícil de cumplir porque va contra nuestros principios.

"Siempre nos tocó sufrir"

¿Cuándo la usamos en la vida? Para describir el estado constante del colombiano promedio.

"Su madre nunca fue propiedad privada"

¿Cuándo la usamos en la vida? Cuando tenemos a un interlocutor inaceptable al que queremos insultar con toda franqueza.

“¿Cómo que para qué, y es que la palabra Dignidad no existe o qué?”

¿Cuándo la usamos en la vida? Cuando nos quieren arrebatar algo básico para vivir. 

“Vengan a sacarnos, sapos hijueputas”

 ¿Cuándo la usamos en la vida? Cuando quieren alejarnos de un lugar muy importante para nosotros.

 “Ahí tienen su hijueputa casa pintada”

¿Cuándo la usamos en la vida? Cuando ofrecemos algo que en realidad está totalmente vacío o cuando recibimos algo que esperábamos hace mucho y no resultó para nada como lo planeamos Ejemplo: este año velitas cae en sábado: ahí tiene su hijueputa festivo pintado.