Se encuentra usted aquí

.

Las mejores 15 series para ver en HBO GO

¿Se están preguntando qué ver en HBO GO? Reseñamos 15 series que, consideramos, son las mejores de la plataforma de streaming.
Mejores series en HBO (Fotos: cortesía press room HBO)
Mejores series en HBO (Fotos: cortesía press room HBO)
Por
Redacción Shock

La televisión por streaming demanda cada vez más contenido y, cada año, suma más competidores. A la espera de que Disney Plus aterrice en Colombia, HBO, Netflix y Amazon Prime son hoy, sin duda, las tres plataformas que más terreno han ganado en el país. Si aún no se deciden qué ver, o cuál utilizar, reseñamos 15 series, en orden aleatorio, que consideramos las que más valen la pena para sumergirse por un buen tiempo en el catálogo de HBO GO, una plataforma que, aunque solo tiene contenido original, tiene un buen número de títulos destacables. 

A esta lista podríamos agregar, también, un par de series recientes pero que, hasta ahora, no sabemos si tendrán nuevas temporadas y no queremos dejarlos a medias: Euphoria y Watchmen. 

(Acá pueden ver las mejores 30 series para ver en Netflix o nuestras 11 mejores de Amazon Prime Video

#1 Succession

La familia Roy es dueña de uno de los más grandes imperios mediáticos gringos y conservadores. Logan, el patriarca familiar y jefe de la compañía, es algo así como el señor Burns: un viejo cuya fiereza para los negocios es al tiempo repudiada, temida, admirada y deseada. Pero, de nuevo, está viejo. Su salud empeora y, cada vez más, sus cuatro hijos se preocupan por quién se quedará con la bolita del poder. Succession es el arquetipo de la historia de los “blanquitos en problemas”. Cuatro niños ricos, malcriados y aislados de cualquier tipo de vida normal, entran en un conflicto de egos que, de paso, arrastra a trabajadores y cualquier asomo de escrúpulos. Se traicionan, se mienten, se hacen zancadillas y se despedazan los unos a los otros en público. Pero celebran y posan juntos. En paralelo, dos personajes fascinantes cercanos a la familia, Greg y Tom, luchan atropelladamente por untarse de los lujos de la élite y el poder, sin importar si pierden en el camino cualquier asomo de dignidad. La serie, que completó dos temporadas y si el coronavirus lo permite estrenará una tercera en 2020, es un emocionante acercamiento al lado más macabro de los trepadores empresariales, al hambre monopolizadora de los grandes capitalistas y a los lamesuelas del poder que buscan ascender. //Por Fabián Páez López @Davidchaka

#2 Insecure

Lo que comenzó siendo una extensión de la serie web de comedia Awkward Black Girl se convirtió, en los últimos años, en un referente cultural y social de la experiencia afro en Estados Unidos. No solo por los ejes temáticos que aborda, sino por la banda sonora que acompaña a la serie creada por Issa Rae. Cada uno de los capítulos de las tres temporadas de Insecure nos llevan por un viaje musical para explorar tanto la vida de Issa, Molly y su grupo de amigas que viven en Los Ángeles, California, como para conocer los nuevos sonidos que emergen del hip-hop, el rap y el R&B. Una de las cosas más notables de la serie es su particular estilo para ridiculizar las desgracias de Issa, la protagonista, quien constantemente tiene que enfrentar los problemas que se le presentan en su hogar, en el trabajo, así como las discusiones con los amigos y los problemas que aparecen al estrellarse con la vida adulta.

En realidad, no es que los escenarios y las historias narradas en las tres temporadas y durante los treinta minutos que dura cada capítulo de Insecure expongan algo sustancialmente nuevo dentro del cada vez más extenso catálogo de series, pero el montaje emocional en Insecure usa una voz completamente fresca y con un humor inesperado para contar de forma perspicaz los aspectos raciales y específicos de lo que significa ser una mujer negra y trabajadora. Sin duda alguna, Issae Rae politiza -sin quererlo- ciertos aspectos de las experiencias cotidianas de las mujeres negras en Estados Unidos a través de espacios comunes y convencionales. // Por Andrés Álvarez @AndresAalvarezp

#3 Big Little Lies

La primera temporada de Big Little Lies apenas tuvo siete capítulos, pero no necesitó mucho más para impactar gracias a su mezcla de insumos que la hacen una serie ganadora: un reparto titánico (Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Shailene Woodley, Laura Dern y Zoë), una historia basada en el bestseller de Liane Moriarty del 2014, y la cabeza de David E. Kelley (escritor también de Ally McBeal), una mente maestra de los desenlaces inteligentes y finamente inquietantes.

La trama se desarrolla en una costa californiana de Monterey, California, donde solo vive gente “divinamente” y sigue las historias de cinco mujeres que se conectan entre sí gracias a la escuela de sus hijos. Pero ni por un momento piensen que se trata de una historia vacía sobre mujeres millonarias; esta es más bien una narración aguda sobre los recovecos oscuros detrás de la acción de “escalar socialmente”, del éxito a toda costa, de la violencia entre mujeres contra mujeres y de mujeres contra hombres, y los clásicos vacíos existenciales que pululan en los cuadros aparentemente perfectos. // Por Nadia Orozco @ladyempanadia

(Vean la reseña completa y detallada aquí)

#4 Six feet Under

Esta inteligente, conmovedora y graciosa serie habla de la única obligación que tenemos los seres humanos: morir. Del mismo escritor de la célebre película Belleza americana (1999), Six Feet Under es una tragicomedia con uno de los mejores finales en la historia de la televisión.

El patriarca de la disfuncional familia Fisher se estrella con un bus en los primeros minutos del primer episodio de Six Feet Under; esta es la primera de muchas muertes que veremos en la pantalla. La serie sigue la vida de la familia de Nathaniel después de su muerte: su viuda Ruth y sus tres hijos adultos –Nate, David y Claire– deberán encargarse del negocio familiar, una funeraria, mientras intenta resolver sus problemas personales, que no son pocos.

Cada episodio de Six Feet Under empieza con una muerte trágica o chistosa (a veces las dos) y nos deja con la idea de que todo termina y que nadie sabe cuándo le llega su hora. Así, con una mezcla perfecta drama y comedia negra, y con un elenco de personajes inolvidables, esta serie es una de las mejores producciones audiovisuales sobre uno de los miedos más grandes del ser humano: la muerte. // Por Juliana Abaúnza @julianaabaunza

(Vean la reseña completa aquí)

Las 52 mejores series de tv que deben ver

Las 52 series (de tv y online) que hay que ver antes de morir

No molesten más a sus amigos y contactos con la misma pregunta siempre. Acá les decimos qué serie devorar ahora.

#5 The Sopranos

Una de las primeras grandes joyas de HBO cuenta la historia de Tony Soprano; un tipo que tiene los problemas típicos de un hombre cuarentón: sus hijos no le paran bolas, su mamá nunca lo amó, sus responsabilidades le causan estrés, tiene problemas con su esposa. Todas las presiones de un hombre de su generación. La única diferencia es que él es un jefe de la mafia de Nueva Jersey. Ah, y está yendo a ver a una psiquiatra para entender por qué está sufriendo de ataques de pánico.

A lo largo de 6 temporadas, los televidentes vieron cómo James Gandolfini convirtió a Tony Soprano –un hombre al que debían temer y odiar– en el antihéroe más amado. Tony daba palizas y organizaba asesinatos. Le ponía los cachos a su esposa sin remordimiento. Asesinaba a sus mejores amigos e incluso a sus familiares. Le mentía a todo el mundo, incluyendo a sí mismo. Pero aun así la gente lo amaba porque desde que lo vimos jugando con una familia de patitos en su piscina, nos robó el corazón.

The Sopranos es parte drama doméstico, parte comedia negra, parte película de gángsters, parte sátira y parte estudio psicológico. Gracias a la profundidad de su guión, se convirtió en mucho más que una simple historia de gángsters y tocó temas como matrimonio, amistad, traición, capitalismo, consumismo, familia, depresión, religión, infidelidad, suicidio, adicción, cáncer, salud mental. // Por Juliana Abaúnza @julianaabaunza

(Vean la reseña completa aquí

#6 The Wire

The Wire ha sido comparada muchas veces con las novelas de Charles Dickens porque a través de una colección larga de personajes vívidamente escritos e interpretados que se conectan entre ellos, hace un retrato panorámico de un lugar y una época: Baltimore a principios del siglo 21. Y aunque la serie muestra el declive de una ciudad específica, podría realmente ser cualquier otra ciudad industrial de Estados Unidos.

El mundo de The Wire no se divide entre policías y ladrones o entre blancos y negros, sino entre el sistema y el individuo. Esta es una serie sobre las formas en las que las instituciones le fallan a la gente. Así como en la mitología griega los dioses controlaban el destino de los humanos, hay fuerzas modernas, como el capitalismo, que controlan las vidas de los individuos. Y al ver The Wire, es inevitable quedar con la sensación de que no hay cómo pelear contra esas fuerzas. Queda uno un poquito angustiado y sintiendo que nada de lo que los individuos hagan cambiará el sistema. Pero al mismo tiempo, The Wire da esperanza porque muestra que hay cambios pequeños que así no cambien el mundo, le cambian el mundo a una sola persona. // Por Juliana Abaúnza @julianaabaunza

(Vean la reseña completa aquí

#7 True Detective

En apenas 16 horas, repartidas en dos temporadas, Nic Pizzolatto se metió en los libros de historia de la televisión. Y aunque la segunda historia no fue ni remotamente tan exitosa como la primera, HBO le dio luz verde a una tercera entrega con el ganador del Oscar Mahershala Ali.

Una dupla de detectives que cambia cada temporada resuelve un crimen espantoso que parece imposible de solucionar. Matthew McConaughey y Woody Harrelson fueron los primeros, y la actuación de McConaughey le dio pie a lo que en ese momento se llamó “McConaissance”: un renacimiento de galán texano convertido en actor serio. Y sí. Es una actuación tremenda. Después de los monólogos del que otrora fuera el protagonista de Cómo perder un hombre en 10 días y terminó ganándose un Oscar, ustedes también querrán ser un surfista texano capaz de llegar a profundidades inusitadas. // Por Gabriela Sáenz @gabidearest

(Vean la reseña completa aquí

#8 High Maintenance

Creada en el 2012 por Ben Sinclair y Katja Blichfeld, High Maintenance, al igual que Insecure, Broad City y Drunk History, comenzó siendo una miniserie web cuyos capítulos no sobrepasaban los diez minutos. Después de publicar diecinueve episodios la serie pasó a HBO permitiendo desarrollar historias más profundas en términos visuales y narrativos.

La trama, sencilla, sofisticada y matizada, logra mostrar una amplia variedad de personajes excéntricos e historias que se conectan por medio de un vendedor de marihuana que vive en New York llamado the Guy (interpretado por el mismo Ben Sinclair). Las historias cobran vida en la medida que the Guy visita a cada uno de sus clientes, muchos de los cuales reflejan la diversidad que existe en la ciudad. ¡Sí! El hilo conductor de esta maravillosa serie es el repartidor de marihuana que viaja a través de diferentes rincones y espacios para mostrar la intimidad de la vida neoyorquina, pero, sobre todo, para retratar y exponer la vida de una ciudad poblada por gente común y personajes curiosos, desde familias, personas solteras, parejas del mismo sexo, estudiantes, grupos de feministas, inmigrantes, trabajadores, todos ellos en la constante búsqueda por tener un lugar en la ciudad.

En las cuatro temporadas sobresale la eficiencia narrativa con la que se aborda el consumo recreativo de la marihuana y la representación humanizada de quienes la consumen, mostrando cada uno de estos momentos de esparcimiento de manera natural, divertida y espontánea, nada porque escandalizarse. El uso de drogas es absolutamente incidental en todos sus capítulos: los personajes y las historias, aunque parecieran estar unidos por la marihuana, están conectados por los pequeños y puntiagudos absurdos que componen su vida. // Por Andrés Álvarez @AndresAalvarezp

#9 The Deuce

¿Qué la industria porno rebaja a la categoría de objeto a las personas, particularmente a las mujeres, y convierte las relaciones de seducción en orgías repetitivas sin nada de misterio? ¡Definitivamente no! El seductor y absorbente drama de HBO creado por David Simon y George Pelecanos (escritores de The Wire) nos transporta a la ciudad de New York de los años 70 y 80 para ser testigos de la transformación de la ciudad en una época donde el auge de la pornografía comienza a derrumbar el control de los proxenetas y mafiosos sobre el cuerpo de las mujeres que trabajan en la prostitución. Al mismo tiempo inicia el proceso para abolir el orden de la censura y la represión frente a la imagen, el erotismo y el sexo mismo. Aquí el sexo se hace político y la mujer ya no es una simple mercancía, ahora tiene autonomía y la capacidad de decidir quién “compra” su cuerpo.

La serie en sus tres temporadas hace un recorrido que va desde las noches oscuras, duras y difíciles que tienen que vivir las “prostitutas”, hasta explorar cómo el crimen, la mafia y la violencia se combinan para mantener a flote el negocio del placer sexual en un momento donde las cámaras portables y los VCR dan inicio al autoservicio libidinal en el ámbito privado del hogar. ¡Sí! Con el porno no solo se acaba ese orden coercitivo de la censura en beneficio de verlo y hacerlo todo, sino que permite disfrutar del sexo y la seducción en la comodidad del sillón de la casa. Todo esto es recreado a través de tres momentos específicos: 1971, cuando el funk y los night-clubs permiten la autoexpresión de los cuerpos; 1977, momento en el que el porno se convierte en industria; y, por último, 1985, cuando Times Square y la calle 42 de Manhattan están a punto de ser transformados.

Cada capítulo está cuidadosamente estructurado para contar de forma artística, elocuente e inusual la vida de sus personajes. En una especie de montaje, Simon y Pelecanos usan un enfoque de cápsulas del tiempo para narrar la vida de putas, bartenders, homosexuales, lesbianas, proxenetas, mafiosos, políticos, personas de diferentes clases, razas y aquellos cuya posición de poder es mucho más privilegiada para mostrarnos que los espacios ocupados por estos en la sociedad define sus elecciones y carencias. // Andrés Álvarez @AndresAalvarezp

#10 Veep

Veep es una comedia estilo mockumentary o falso documental (ver The Office, Parks and Recreation) que relata la vida de la vicepresidenta de los Estados Unidos, Selina Meyer (Julia Louis-Dreyfus) y su equipo de trabajo. Antes de seguir les haré una pregunta clave: ¿saben a qué se dedica el vicepresidente de un país? Nosotros tampoco. Es más: Selina Meyer, personaje protagonista de la serie, tampoco lo sabe. Así que esta serie se trata más de un grupo de personas que trata de influir en la política de la primera potencia mundial y termina haciendo apariciones de cortesía en rodeos y ferias de vaqueros.

Es un ‘remake’ de la serie inglesa The Thick Of It, que transmitió la BBC entre 2005 y 2012. El equivalente a Selina Meyer es Malcolm Tucker, un asesor del primer ministro, interpretado por Peter Capaldi pre-Doctor Who. Háganse el favor ya mismo de buscar un video de Malcolm Tucker en YouTube: nadie insulta mejor que un escocés furioso. Quizá un hincha argentino, pero eso es otra historia. // Por Gabriela Sáenz Laverde @gabidearest

#11 Curb Your Enthusiasm

El escritor, productor y cocreador de Seinfield, Larry David (recordado también por protagonizar el filme Whatever Works de Woody Allen), hace de él mismo en una serie que completó 10 temporadas y que se ha incrustado en la cultura popular como una de las comedias más longevas, arriesgadas y exitosas. La factura de Curb Your Enthusiasm es particular y poco vista en el género: tanto el uso de cámaras portátiles, que hacen que parezca un documental, como el guion distendido y poco planeado, hacen que el flujo de cada episodio sea imprevisiblemente cotidiano. El centro de la historia es, en efecto, cualquier situación de la vida de Larry David. Es decir, la historia de un tipo gracioso e hilarante que envejece luego del éxito de Seinfield. //Por Fabián Páez López @Davidchaka

#12 Chernobyl (miniserie)

Una de las peores catástrofes de la historia de la humanidad ocurrió el 26 de abril de 1986. La planta nuclear de Chernobyl, que pertenecía a la República Socialista Soviética de Ucrania, explota causando uno de los mayores desastres medioambientales jamás registrados. Chernobyl, la miniserie de HBO, se centra en las personas que hicieron todo lo posible para que el desastre no llegara al resto de Europa. Si bien muchas series de hechos históricos tienden a exagerar para efectos dramáticos, Chernobyl llama la atención por la aparente verosimilitud y rigurosidad en su investigación y representación de los hechos. Es una serie impecable en todos los aspectos: casting, producción, actuaciones, guion. Cada elemento funciona perfectamente para contarnos una historia de corrupción, burocracia y mentira que, aunque sucedió hace más de 30 años, no pierde vigencia. // Por Paula Ricciulli @RicciuP

#13 Sharp Objects (miniserie)

Camile Parker (Amy Adams) es una periodista que regresa a su pueblo natal para investigar el asesinato de 2 niñas.  Pero en ese rompecabezas también encontrará pistas de su pasado, del que ha intentado huir (sin duda la represión y la negación de los recuerdos son temas clave).  Amy tiene todo el peso de la serie y hace un papelazo (uno de los mejores de su carrera) en este thriller turbio y muy intrigante, basado en una novela de Gillian Flynn. La serie se estrenó en 2018 con ocho capítulos. Luego de su éxito y por la presión de algunos fans, en 2019 se especuló con una posible segunda temporada. Pero, por ahora, y con razón, no ha sucedido. No es necesario. // Por Paula Ricciulli @RicciuP

#14 Sex and the City

En tiempos donde HBO, por ser un canal por suscripción, se dio el lujo de revolucionar los contenidos para televisión al hacerlos más explícitos, Sex and the City se convirtió en uno de sus caballos de batalla. Por increíble que parezca, su disrupción consistió en poner a cuatro mujeres a hablar abiertamente de sexo, sin el temor a que el mundo las censurara.

Hoy aún muchos ven como tabú que una mujer quiera aprovechar su sexualidad como mejor le parezca, sea feliz siendo soltera o decida voluntariamente no tener hijos. Ahora imagínense esa misma historia hace dos décadas, en 1998, cuando se estrenó Sex and The City. Esta serie fue revolucionaria al mostrar a 4 mujeres libres que hablaban sin pena sobre sexo, relaciones, carrera, amor propio y las expectativas sobre su género. Sin duda Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte no fueron el primer grupo de amigas que tocó el tema, pero sí nos mostró que todas lo estaban haciendo.

Las mujeres también podemos querer a alguien solo por sexo y tampoco debemos quedarnos con nadie solo por temor a estar solas. Eso lo aprendimos de Samantha y su frase “te amo, pero me amo más a mí misma”. Aunque nos encantaron el desparpajo de Samantha, el clóset de Carrie y la ternura de Charlotte, son la independencia y la determinación de Miranda las que se robarían el show. Es sin duda una pionera del feminismo en televisión que nos enseñó a no tener miedo ser una mujer fuerte y con liderazgo. // Por Paula Ricciulli @RicciuP

(Vean la reseña completa aquí, en nuestro especial: Las 52 series que todos deben ver antes de morir)

#15 Game of Thrones

Inspirado por la saga fantástica El señor de los anillos, un gringo bonachón conocido como George R. R. Martin comenzó a escribir en 1996 su propio universo mitológico lleno de familias que resolvían todo a punto de decapitaciones, reinos en guerra, incesto, dragones y zombies. Quince años después los libros se convirtieron en el producto estrella de HBO que, a pesar de su amargo final, se consagró como uno de los universos ficticios más importantes de los últimos tiempos.

A pesar de ser un cóctel con ingredientes que a muchos les caen mal (fantasía, edad media, árboles genealógicos más extensos que los de un libro de sociales) Game of Thrones es una adictiva sustancia que paralizó al mundo cada domingo desde que estuvo al aire y que generó interminables discusiones de fanáticos con teorías para explicar la historia.

Game of Thrones también es una versión divertida y retorcida de las historias que con frialdad aprendimos en lecciones de historia sobre las monarquías o hasta el Imperio Romano –el personaje de Joffrey Baratheon está inspirado en el cruel y sádico emperador Calígula, mientras que la trama está inspirada en la Guerra de las Rosas que definió en el siglo XV cuál casa se quedaba con el trono de Inglaterra–.

Sin buenos y malos, con mucha astucia y pocas pero contundentes escenas de acción, Game of Thrones entregó a la cultura pop varios momentos memorables y sorprendentes (además de millones de memes y nuevos nombres para las hijas de los fanáticos de la serie), nuevos ídolos del entretenimiento (Peter Dinklage, Emilia Clarke, Kit Harington, Sophie Turner, Maisie Williams, Lena Headey), y la triste sensación de que con su último capítulo se nos fue ese lindo hábito de esperar ansiosamente una hora determinada para ver nuestro programa de televisión favorito. // Por Juan Pablo Castiblanco Ricaurte @KidCasti

(Vean la reseña completa aquí, en nuestro especial: Las 52 series que todos deben ver antes de morir)