Se encuentra usted aquí

.

Las mejores 20 series de animación para adultos de la historia

Personajes y situaciones que demostraron que la animación no es solo para niños.
Captura de pantalla Daria, Bojack Horseman y Los Simpson
Captura de pantalla Daria, Bojack Horseman y Los Simpson
Por
Redacción Shock

Durante buena parte del siglo XX "ver muñequitos" fue considerado algo inmaduro o infantil. Series animadas clásicas como Tom y Jerry, El coyote y el correcaminos o Silvestre y Piolín fueron clave para la infancia de una generación. Pero en los noventa, la animación dio un giro para dar paso a temáticas más adultas, personajes más complejos y situaciones más arriesgadas. Los Simpson fue una de las primeras que marcó la pauta y demostró con su fuerte crítica a la sociedad norteamericana que la animación no era algo para subestimar. Dentro de estas 20 series, hay algunas clásicas, otras recientes, todas con tipos de humor diferentes, pero con algo en común: nos ratificaron que "los muñequitos" no son solo cosa de niños. 

(Les recomendamos ver también: Las 52 series (de tv y online) que hay que ver antes de morir o Las mejores 11 series para ver en Amazon Prime VideoLas mejores 30 series para ver en NetflixLas mejores 15 series para ver en HBO GO)


The Critic 

Dos de los productores y guionistas de Los Simpson, Al Jean y Mike Reiss, le dieron vida al personaje de Jay Sherman, protagonista de The Critic. Sherman era un tipo que no sabía cómo manejar su vida, pero sabía lo necesario para ser un buen crítico de cine: decir "es basura". Detrás de su fama como ácido crítico se escondía, desde luego, un tipo con una profunda inseguridad. The Critic hizo parte de una era dorada de los productos de animación porque hacía una crítica reciente a los personajes y productos de la cultura pop del momento; una era en la que también habría que incluir nombres más recordados como Beavis and Butt-Head o Celebrity Deathmatch. Aunque recientemente Sherman es más conocido por su aparición en un capítulo de Los Simpson (el de “la bola en la ingle”), la serie fue transmitida por la ABC en 1994 y luego fue transmitida por FOX en 1995, pero solo duró dos temporadas y alcanzó a completar 23 capítulos. Su éxito decayó como la profesión de crítico. Algún héroe desconocido subió algunos capítulos a YouTube. // Fabián Páez López

Duckman 

El personaje principal de Duckman fue creado por Everett Peck para el cómic Dark Horse, pero, sin duda alguna, la cima de su popularidad la alcanzó cuando Jeff Reno y Ron Osborn lo convirtieron en el protagonista de su propio programa de TV. La serie fue emitida durante cuatro años, entre 1994 y 1997, a través de USA Network y hoy su nombre hay que ponerlo en el mismo paquete de títulos como Bojack Horseman y Rick &Morty. Duckman (igual que Bojack o Rick) es un personaje que combina hedonismo, incorrección y nihilismo; también mucha rabia que libera en brillantes monólogos. La vida de Duckman (como lo habrán imaginado, es un pato) transcurre entre su familia disfuncional (vive con su cuñada, y sus hijos), su inadaptabilidad social y su pésima labor como detective privado, junto a su amigo y colega Cornfed, un cerdo que parece ser el único sin graves desórdenes mentales de toda la serie. Ninguna cadena de TV se ha puesto en la noble misión de revivirlo, pero hoy algunos de sus capítulos se consiguen a través de YouTube. //Fabián Páez López 

Ugly Americans 

Quién iba a creer que un trabajador de servicios sociales sería capaz de conectar todo un universo de monstruos y criaturas raras en situaciones absurdas de depravación sexual, control del mundo (y el infierno mismo), leyendas urbanas y, por qué no, posesiones demoníacas, infecciones y manipulación genética. Al parecer, su creador Devin Clark cree que el epicentro del apocalipsis tiene sede (con vista panorámica) en Manhattan y que el círculo de autoayuda del Departamento de integración en cabeza de Mark Lilly, el protagonista de esta sitcom animada llena de humor negro, tiene la sustancia perfecta para evitar que el fin del mundo se dé, aunque con el pasar de los capítulos (son 31 divididos en dos temporadas) parece más ser la reunión de una secta con todo el potencial de exterminio de la vida misma. Si les gustan las historias con vampiros, hombres lobo, zombis, demonios, hombres pájaros, animales pseudo-Intelectuales, sexo interracial con todo lo que mencionamos anteriormente y el toque satírico en cada absurda situación, Ugly Americans es el ingrediente perfecto para pasar el rato. Cada episodio dura 22 minutos. Si la quieren ver en la comodidad de su casa, tanto en inglés como en español, está gratis en Comedy Central (depende de la región). // Nicolás Martínez 

El siguiente programa 

Luego de presentar el programa La tele en carne y hueso, Martin de Francisco y Santiago Moure (y Cerdo y Doña Anciana de Crépita) se convirtieron en dibujos animados para liderar al ejército de iguazos que se criaron viendo televisión en los 90 en Colombia. El siguiente programa es la comedia animada más importante de la televisión colombiana y no precisamente porque no hayan tenido mucha competencia, sino porque fueron uno de los retratos más fieles de las miserias, el arribismo y los delirios del país. Luego de 19 años fuera del aire, después de haber emitido cuatro temporadas y ganarse un buen número de enemigos por su ácida crítica a la farsa farandulera y política (no se sabe dónde termina una y empieza la otra) del tercer mundo, volvieron a YouTube en 2019 con un nuevo episodio para darse cuenta que la tragicomedia patria no ha cambiado mucho desde los 90 (Por cierto, todas las temporadas están disponibles en el canal de YouTube oficial del Siguiente Programa). // Fabián Páez López 

El siguiente programa regresa 19 años después, y todo está igual

Dr. Katz

Dr, Katz es recordada, de entrada, por su particular estilo de animación. Los personajes que tenían movimiento aparecían en color y sus bordes producían ligeras ondulaciones que después de cierto tiempo podrían provocar mareo. El fondo plano y estático, usualmente, aparecía en blanco y negro. Pero más allá del ingenio crudo de su factura visual, el Dr. Ben Katz, “psicoterapeuta profesional”, fue uno de los personajes que más incidió en la forma de tratar con humor negro los problemas psicológicos de la animación para adultos de los 90 para acá.  Por el diván de Katz pasaron personajes famosos, comediantes frustrados y cualquier tipo de pacientes con trastornos dignos de ser compilados en un manual de psicoanálisis. Fue la primera serie animada de Comedy Central (se emitió entre 1995 1999) y Katz apareció como terapeuta invitado en series como South Park, Duckman y Padre de Familia. // Fabián Páez López.

Ren & Stimpy 

Una de las primeras series que nos acercó al humor grotesco y escatológico.  Un chihuaha neurótico y un gato atolondrado son los protagonistas de esta serie, una de las más populares en la animación a comienzos de los 90. Se estrenó en Nickelodeon en 1991 al mismo tiempo que Rugrats y Doug, y sin duda era muy diferente a ellas. Sus humor negro, con chistes violentos, de mal gusto y de doble sentido fueron demasiado para el canal, por eso volvió con gran éxito a MTV y al desaparecido Locomotion a comienzos de los 2000, donde se emitieron varios capítulos que habían sido censurados. Tras su final en 1996, tuvo un regreso, ahora sí pensado totalmente para adultos, en 2003. Uno de los elementos que más se destacó de la serie fue su música, con mucho jazz, rockabilly, folk y música clásica. Aunque el regreso no tuvo mucho éxito, Ren & Stimpy se mantiene como una serie de culto y pionera para la animación: sin ella difícilmente existirían muchas de las mencionadas en este listado. // Paula Ricciulli. 

F is for Family 

F is for Family es una de las series menos populares del tremendo repertorio de Netflix en la categoría de animación para adultos. Hasta la fecha (2020) lleva solo tres temporadas al aire y, a pesar de recurrir a la repetidísima fórmula de la familia nuclear y disfuncional gringa con tres hijos creciendo (Los Simpson, American Dad, Padre de familia, Los reyes de la colina, etc.), lograron darle un giro histórico, pues transcurre en los años 70. La familia Murphy, protagonista de F is for Family, tiene que enfrentarse al desmoronamiento del sueño americano que se incubó en Estados Unidos finalizados los 60. También, desde luego, con la precariedad laboral, el machismo de la época, la depresión, y la tensión entre la liberación sexual y el marco conservador de la idea de la familia como vigilante del orden social.  // Fabián Páez López 

Bob's Burgers 

Aunque al principio falló en encontrar su tono propio, Bob’s Burgers se consolidó como una de las mejores series de la última década y ganó 2 premios Emmy a Mejor serie animada. La serie es protagonizada por Bob Belcher, propietario de un restaurante de hamburguesas, su esposa Linda y sus 3 hijos: Tina, Gene y Louis. También se destacan algunos personajes extraños que con frecuencia visitan su negocio. Bob’s Burger tiene un humor que podría considerarse raro, pero que siempre acierta en sacarnos una sonrisa. Lejos de otras series familiares en las que el papá no deja de meterse en situaciones impredecibles, aquí vemos a un tipo común y corriente determinado por salvar su negocio. Sus hijos son muy peculiares (tal vez demasiado), en especial Tina, quien se ha convertido en una de las favoritas de los fans. Sin ser empalagosa o cursi , logra momentos entrañables y muy emotivos. Está en Hulu. // Paula Ricciulli 

Daria 

Una chica pesimista, sarcástica y cínica representó a muchos a finales de los noventa. Daria Morgendorffer personificó esa sensación de que no nos identificamos con nada, tan frecuente en la adolescencia, pero que persiste a lo largo de toda la vida. Con mucha ironía, Daria nos cuestiona sobre nuestras motivaciones y sobre nuestra necesidad de encajar en un mundo “enfermo y triste”, tal y como el programa de TV que ven todo el tiempo en la serie. En caricatura, Daria nos mostró una visión realista del bachillerato, y aunque existen los estereotipos de siempre (la popular, el deportista), todos los personajes tienen sus matices: a veces nos caen bien y a veces los odiamos. Daria se destacó en una era llena de personajes femeninos fuertes y complejos gracias a su inteligencia y autenticidad. Por eso sigue siendo un icono cultural que no pierde vigencia. // Paula Ricciulli  

Alejo y Valentina 

Alejo y Valentina fue una de las primeras series web de animación producidas en Latinoamérica. Creada por el argentino Alejandro Szykula (quien además hacía las voces de la mayoría de personajes)  en 2002, tuvo dos temporadas en línea en medio de la primera época de la expansión de Internet y luego aterrizó en 2005 en la cadena MTV, donde emitieron cuatro temporadas. Su animación, rústica y cruda, encajaba en una línea narrativa de humor absurdo y con personajes que aparecían de la nada. Alejo y Valentina, una pareja muy blanca, inexpresiva, ganosa y violenta, protagonizaban la serie, a pesar de que no hablaban mucho. En su casa transcurrían la mayoría de los episodios, detonados casi siempre por la aparición de los más recordados El viejo y Carlitox. La mayoría de sus capítulos aparecen todavía en el YouTube de LocoArts. Para 2020 anunciaron una nueva temporada llena de parodias a series y películas populares como It o Breaking Bad. // Fabián Páez López

Fantasma del espacio de costa a costa 

¿Cómo sería un “talk show” presentado por un superhéroe? La respuesta a una pregunta que no mucha gente se había hecho es esta serie que empezó a emitirse en el 94. El Fantasma del Espacio fue un personaje creado por Hannah Barbera en los 60 y fue recontextualizado varias décadas después haciendo entrevistas en su propio programa en el que sus antiguos enemigos trabajaban con él: Moltar es productor y Zorak es músico. Las interacciones del Fantasma con sus invitados eran muy incómodas y eso las hacía muy divertidas. Un humor extraño y absurdo fue la clave de su éxito y hoy sigue siendo de culto. Es considerada una de las mejores series animadas de toda la historia según el portal IGN. Tuvo varios spin -offs (incluso uno en lo que participaba Johnny Bravo) y para muchos inició una tendencia de animación para adultos que se mantiene hasta hoy. // Paula Ricciulli 

Los Simpson 

Con 30 temporadas al aire (más una película, videojuegos, libros, juguetes, parques de diversiones, un universo paralelo, imitaciones chiviadas, profecías, etc.), Los Simpson es la serie que ha acompañado y educado a toda una generación. Es el referente de múltiples chistes, es el parámetro para entender muchos comportamientos sociales, es la chispa que encendió otras ácidas parodias de la sociedad moderna. La adorable familia amarilla de cuatro dedos que habita el pueblo de Springfield es uno de los símbolos definitivos de la cultura pop (la serie, como siempre, la emite la cadena Fox, pero recientemente también se anunció su llegada a la plataforma de streaming Disney +). // Juan Pablo Castiblanco Ricaurte. 

Los Simpson: la serie que explicó y predijo todo sobre la vida moderna

Rick & Morty

Rick Sánchez, el viejo más genio del universo, un tipo incorrecto, nihilista y roto por dentro, vuelve al fragmentado hogar de su hija para llevarse a su asustadizo nieto, Morty, y de paso a toda la familia, a una serie de aventuras por universos paralelos, microuniversos y galaxias lejanas. No hay ni límites ni terrenos vedados en el guión o los personajes secundarios, en su mayoría seres extraterrestres. Cada capítulo contiene altas dosis de incorrección política, giros inesperados y viajes al vacío de la existencia. La inestabilidad familiar se choca de lleno con un universo que contiene infinitas posibilidades. Rick & Morty fue creada para la cadena Adult Swim, pero su brillante popularidad la llevó a Netflix y la programación de TBS en Latinoamérica. Tiene cuatro temporadas al aire, pero vienen muchos capítulos más en camino. // Fabián Páez López

Rick & Morty: la crueldad e incorrección de la inteligencia

Bojack Horseman 

Netflix estrenó en 2014 una de las más series de animación más fascinantes de la historia y la cerró en 2020 (muy pronto) con una sexta temporada cargada de símbolos. Bojack Horseman escarbó en las pequeñas miserias de la mediana edad y de la fachada del éxito en el mundo del entretenimiento. En un mapa complejo de seres medio animales, medio humanos, cada uno de sus personajes opera como estereotipo universal de diferentes modos de abordar las inseguridades. Bojack, que fue un caballo famoso en los 90, es un ser deprimido, cínico, egoísta y con tendencia al autosaboteo, que atraviesa un declive emocional. Princess Carolyn (manager de Hollywood) o Diane Nguyen (editora) introducen en la trama elementos como la tumultuosa relación entre vida en pareja y vida profesional; la indecisión y el machismo. Mr. Peanutbutter es la energía inocente, manipulable e irreflexiva convertida en un perro labrador que finge depresión para ser perdonado. Y a eso hay que sumarle al personaje de Todd Chavez, que bien podría ser el primer dibujo animado abiertamente asexual (aunque muchos ya lo parezcan). La serie es una sátira a Hollywood, a la industria del entretenimiento y al endiosamiento de las figuras pop; ninguna serie animada ha abordado con tanto drama cómico y sin excesos temas como el aborto, el cáncer, la muerte, los traumas infantiles, el engreimiento humanitario y el inevitable vacío del éxito. Fue lindo mientras duró. // Fabián Páez López 

BoJack Horseman: la prueba de las miserias detrás de la fama y el éxito

Beavis and Butt-Head

Originalmente transmitida entre 1992 y 1997 (con un breve regreso en 2011) por MTV, Beavis and Butt-Head es uno de los mayores íconos de la animación noventera. Son dos adolescentes torpes, cabezones, ganosos, con una risa desesperante e incontenible y cuya preocupación máxima era ver televisión y tetas, intercaladamente. Desde su sofá, sentados y sin moverse, rajaron de los programas que los rodeaban, se anticiparon a señalar la estupidez televisiva que se vendría como una avalancha después de su década y que terminaría por sepultarlos a ellos también, por pasar reality shows. Además de ser un reflejo generacional de la decadencia, este par de personajes ejercían como críticos musicales. Por el viejo televisor que los reunía pasaron videos de bandas como Pantera, Nirvana, Aerosmith, Primus y Red Hot Chili Peppers. Verlos cabeceando, desprejuiciados y haciendo señal de cachos con la mano es una de las imágenes más épicas de la historia de la televisión. Ahora pueden conseguirse algunos de sus capítulos en la página de MTV o en YouTube. //Fabián Páez López 

Beavis and Butt-Head: el retrato de todo lo estúpidos que podemos ser

South Park 

En 1999 llegó esta serie para burlarse de 14 religiones, 32 discapacidades, 2 sectas, 256 celebridades, 83 presidentes, 194 nacionalidades y un pony, y así satirizar la hipocresía de a sociedad norteamericana. Sus protagonistas son Eric Cartman, el antagonista del parche, gordo, racista, antisemita y xenófobo; Stan Marsh, el más maduro del equipo; Kyle Broflovski, un judío bastante inteligente y Kenny McCormick, el niño de familia pobre. El objetivo de su lenguaje vulgar, según sus creadores, era mostrarle al mundo cómo hablan los niños cuando están lejos de una figura paterna autoritaria. South Park rompió con la censura en televisión abriendo el espacio a nuevas formas de entretenimiento. Un show irreal y grosero que todos deberían ver. // Nicolás Martínez 

South Park: cuando la incorrección política no tiene límites

Padre de familia 

Esta retorcida, pero divertidísima comedia presenta a la familia Griffin: Peter, Lois, Chris, Meg, Stewie y Brian. Los Griffin son capaces de orinar frente o sobre el presidente de turno, fumar marihuana frente la Casa Blanca y generar el caos y la confusión en Canadá, el país más “amable” del mundo. Juntos conforman un grupo tan detestable como entrañable, que así mismo define nuestra relación con lo que más odiamos de nuestra sociedad. Somos y odiamos los Griffin. Somos la doble moral en pasta. Aunque es reconocida por su fuerte humor negro (vean las tres primeras temporadas), también ha logrado trascender del humor a una crítica constructiva a través de la comedia animada, razón por la cual ha logrado sostenerse por más de 15 años. La política, el medio ambiente, la gastronomía, las conspiraciones, la industria del entretenimiento y el tabú son parte constante en sus capítulos. También son inconfundibles sus guiones que mezclan tramas principales con absurdas fantasías donde se licua el surrealismo y la cultura pop. // Nicolás Martínez. 

Padre de familia: la incorrección política comienza en casa

Celebrity Deathmatch

Las rivalidades entre famosos cobrando vida con una buena dosis de violencia. Esa fue la idea de Celebrity Deathmatch, una de las series más exitosas de MTV a finales de los 90.  En figuras de plastilina, la serie nos mostró peleas legendarias como Britney Spears vs. Christina Aguilera, Madonna con Michael Jackson, Hanson contra las Spice Girls, Eminem vs. Kid Rock, Charles Manson vs. Marilyn Manson, o Backstreet Boys vs. Beastie Boys. Juegos de palabras inteligentes, referencias ingeniosas y sangre (mucha sangre) fueron algunas de las claves de su éxito. La canción de la serie fue compuesta por Marilyn Manson y habla de la obsesión de la gente con la violencia y la influencia de la TV y los famosos. Celebrity Deathmatch empezó en 1998, acabó en 2002, y tuvo varios intentos para regresar en 2006 y 2015. En 2018 se habló de una nueva versión, con el rapero Ice Cube entre el elenco de voces, pero no ha habido muchas novedades al respecto. // Paula Ricciulli 

Big Mouth 

Un grupo de estudiantes se enfrentan en su cotidianidad de colegio con uno de los momentos más aterradores de la vida: el inicio de la pubertad. Desde el más incipiente vello púbico hasta las tan anheladas eyaculaciones y el clásico coletazo de los problemas maritales entre padres son protagonistas de esta serie que le pone nombre y forma a los fantasmas juveniles: la inseguridad, la inocencia, la torpeza social y la depresión. Big Mouth bien podría ser como la versión animada y onírica de otra serie popular de Netflix, Sex Education. A finales de 2019 estrenó su tercera temporada, también disponible en Netflix.  // Fabián Páez López 

Futurama 

La serie de Matt Groening, creador de Los Simpson, tuvo siete temporadas con una interrupción que demostró, tras su regreso al aire, que fue un acierto más del tipo que le dio la vida a la serie animada más popular y longeva de la historia. Futurama empezó a emitirse en 1999 y fue interrumpida en 2003. Pero, tras la presión de sus fans, revivió entre 2008 y 2013 completando un catálogo robusto de capítulos que acompañan hoy a Los Simpson en la programación de la cadena Fox. La Nueva Nueva York en el que habitan Fry, Bender y Lila ofreció a Groening posibilidades de crear relatos del futuro con guiones más complejos y ácidos a la hora de criticar el orden laboral y político del mundo moderno.  // Fabián Páez López

 

Más contenido sobre: