Se encuentra usted aquí

.

Las mejores 30 series para ver en Netflix

¿Están buscando qué ver en Netflix? Esta es una guía completa de las mejores 30 series de la plataforma.
Mejores series Netflix
Mejores series Netflix
Por
Redacción Shock

La oferta y la demanda de series en streaming hoy es extensa. Aunque todavía no ha aterrizado en Colombia Disney Plus, hay que reconocer que las tres plataformas que más terreno han ganado en Colombia son Netflix, HBO Go y Amazon Prime Video.

Si no saben qué escoger o qué ver, acá reseñamos, en orden aleatorio, 30 series indispensablres para sumergirse en el catálogo de Netflix; de lejos, el más extenso, pues además de las series originales se ha encargado de comprar varios títulos históricos. (Vean acá también las 15 mejores series de HBO GO o nuestras 11 mejores de Amazon Prime Video)

#1 Atlanta

Earn (Donald Glover), un desempleado pero brillante joven que quiere salir del hueco, se da cuenta de que su primo, Paper Boi (Brian Tyree Henry), tiene todo para ser un rapero exitoso y le propone ser su manager, en parte para demostrarle a su novia Van (Zazie Beetz) que no es un clásico perdedor. 

Mientras esto transcurre Glover, de la mano de sus guionistas, nos está dando una lectura racial a fondo de Estados Unidos donde nos habla de la brutalidad policial hacia la comunidad afroamericana (ver B.A.N, el episodio 7 de la primera temporada y uno de los más surreales), pero también de la violencia en el rap; habla de la mujer en un capítulo protagonizado por Van y nos presenta al Justin Bieber negro. Es un humor oscuro, que por momentos hace que dudemos si reír es correcto, cargado de simbolismos y metáforas que hacen que todo cobre aún más sentido y sea más perturbador. Por eso a Atlanta la han catalogado como una comedia dramática, pero nos atreveremos a decir que es más un drama con algunos visos de comedia. La serie, original de la cadena FX, tiene al aire en Netflix su primera temporada. // Por Nadia Orozco M @ladyempanadia

(Vean la reseña completa aquí)

#2 Black Mirror

“Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia” decía Charlie Brooker, creador de Black Mirror cuando salieron los primeros capítulos de la serie. Lo que no sabía es que su obra se estaba convirtiendo una serie de profecías sobre el mundo en el que vivimos y que cambia constantemente. Sí, la tecnología nos está atrapando y esta serie no es algo futurista, sino un guiño a lo que se nos viene.

Black Mirror no tiene una trama central ni continua y sus personajes cambian capítulo a capítulo, pero a todos los episodios los unen historias ficticias que creeríamos que nunca podrían pasar, pero que muestran a una tecnología desbordada haciendo parte de nuestra vida. Sus episodios muestran a una humanidad convertida en ente por la tecnología, ansiosa por los likes para escalar socialmente, y hasta almas encarceladas en videojuegos, museos y hasta conciencias. Toda una pesadilla del siglo XXI.

Esto es Black Mirror: cinco temporadas que son capaces de rayarnos la cabeza y no porque estén demasiado fritas en su ficción, sino porque se asemejan tanto a la realidad que es muy probable que en pocos años solo abramos los ojos y muchas de estas acciones marquen nuestra cotidianidad. Varias de estas fantasías de ciencia ficción son cosas que ya queremos, muchas nos solucionarían la vida tranquilamente y otras en definitiva serían un gran error. Por lo pronto no es necesario meterse algún alucinógeno para irse a Júpiter. Vea esta serie e intente no asustarse. // Por Johana Arroyave @JohanaArroyave

(Vean la reseña completa aquí)

#3 BoJack Horseman

BoJack Horseman es una serie animada para adultos protagonizada por animales. Tanto su protagonista, BoJack, como los personajes secundarios, tienen personalidades y problemas con complejidad existencial. Tanto así, que parece estar hecha especialmente para quien le interese escarbar en las pequeñas miserias de la mediana edad y de la fachada del éxito en el mundo del entretenimiento.

BoJack es un caballo que tuvo una relativa popularidad en los 90 y se atropelló con la vida adulta. Es un ser deprimido, cínico, egoísta y con tendencia al autosaboteo, que vive un declive emocional trascendental. Cada tanto suelta frases magistrales de un nihilismo nietzscheano muy lúcido. Líneas como “Es tan tonto que no se da cuenta de lo miserable que debería ser; lo envidio” o “¿Ser responsable de mi propia felicidad? Ni siquiera soy responsable de mi propio desayuno” hacen parte de su descarnado y cínico manual comunicativo. Pero no todo se trata de él. Personajes como Princess Carolyn (manager de Hollywood) o Diane Nguyen (editora) introducen en la trama elementos como la tumultuosa relación entre vida en pareja y vida profesional; la indecisión y el machismo. Y a eso hay que sumarle al personaje de Todd Chavez, que bien podría ser el primer dibujo animado abiertamente asexual (aunque muchos ya lo parezcan).

La serie es una sátira a Hollywood, a la industria del entretenimiento y al endiosamiento de las figuras pop. De hecho, ninguna serie animada ha abordado con tanto drama cómico y sin excesos temas como el aborto, el cáncer, la muerte, los traumas infantiles, el engreimiento humanitario y el inevitable vacío del éxito. //  Por Fabián Páez López @DavidChaka

(Vean la reseña completa aquí)

#4 Breaking Bad

Cuando se transmitió en televisión fue un hito de rating. Si no la vieron en ese momento, sus cinco temporadas están en Netflix.

En el primer episodio de Breaking Bad, su protagonista les explica a un grupo estudiantes que aunque mucha gente dice que la química es el estudio de la materia, él prefiere verla como el estudio del cambio: “Es crecimiento, decadencia y después, transformación”. Durante cinco temporadas, eso fue Breaking Bad, un estudio del crecimiento, de la decadencia y, en especial, de la transformación de un personaje llamado Walter White.

Walter es el protagonista de una historia que suena deprimente: a un profesor de química de colegio le diagnostican cáncer terminal de pulmón y decide hacer metanfetamina para mantener a su familia y pagar el tratamiento. Desafortunadamente para su familia, para sus víctimas y para todo el que se cruza en su camino, Walter le va cogiendo gusto a su vida secreta y a su alter ego narcotraficante, Heisenberg.

Las actuaciones del elenco, en especial la de Bryan Cranston (quien antes había sido conocido por papeles en comedias como Seinfeld y Malcolm in the Middle), junto a un estilo visual único, guiones impecables y una dosis perfecta de comedia entre todo el drama oscuro, hicieron de Breaking Bad una de las mejores series de la historia. // Por Juliana Abaúnza @JulianaAbaunza

(Vean la reseña completa aquí)

#5 El príncipe del rap

Desde la comedia, Will Smith protagonizó una serie que sutilmente enseñó valores familiares pero que además fue determinante para las audiencias afrodescendientes en Estados Unidos, pues contó con representaciones de personajes negros muy distintas a las que la televisión de la época estaba acostumbrada.

Cuando pensamos en El príncipe del rap, se nos vienen a la cabeza la pegajosa canción del intro, las frases ingeniosas de su protagonista Will, el bailecito de Carlton, las rabietas del tío Phil, los regaños de la tía Vivian, los problemas de primer mundo de Hilary, la rebeldía de Ashley y los finos apuntes de Geoffrey, el mayordomo. Pero lo que muchos no tienen presente es que esta serie tocó temas importantes para la comunidad afroamericana como el racismo, abandono de los padres, control de armas, brutalidad policiaca, machismo e imagen corporal; temas que, hasta ese momento los jóvenes afroamericanos no habían visto representados en TV. No en vano el personaje de Will tenía en su cuarto un afiche del activista, político y beligerante Malcolm X, o el activismo del Tío Phil en su juventud, que se menciona en varios capítulos. El príncipe del rap rompió estereotipos y nos mostró a una familia negra y trabajadora con una visión propia del sueño americano. Nos enseñó que el éxito no es solo para blancos y que las razas tienen clichés en los que no encaja todo el mundo. // Por Paula Ricciulli @ricciup

(Vean la reseña completa aquí)

#6 Fargo

Así como en la película Fargo (1996), la serie pone a personas comunes y corrientes en circunstancias extraordinarias y nos hace preguntarnos, mientras nos reímos, qué haríamos nosotros en su lugar. Hay tres temporadas de Fargo, cada una con 10 episodios (todas disponibles en Netflix).

Fargo, la serie, sonaba como una pésima idea. Pero afortunadamente el escritor Noah Hawley nos probó que estábamos equivocadísimos y nos convirtió en creyentes. Su truco fue evitar hacer una adaptación directa de la historia; lo que hizo más bien fue capturar el espíritu de la película. Fue así como logró tener una coherencia temática sin precedentes. Cada temporada ocurre en épocas distintas y el elenco cambia cada año, pero Fargo sigue siendo Fargo: graciosísima, conmovedora y perturbadora, todo al mismo tiempo.

La primera temporada fue una agradable sorpresa, la segunda fue una de las mejores temporadas de cualquier serie de la historia y la tercera estuvo a la altura de sus predecesoras. Hawley es un escritor muy talentoso y sus personajes dicen frases tan citables, que dan ganas de parar cada minuto a tomarle un pantallazo a lo que están diciendo. Por eso no es sorpresa que actores tan reconocidos como Billy Bob Thorton, Martin Freeman, Kirsten Dunst y Ewan McGregor hayan hecho parte de la serie. // Por Juliana Abaúnza @JulianaAbaunza

(Vean aquí la reseña completa)

#7 Friends

Con Friends pasa el efecto Simpson: hay momentos en la vida que solo se pueden explicar con alguno de los chistes de la serie. Y esa es la gracia de Friends, que entendió y retrató tan fiel y cómicamente situaciones que a personas de todo el mundo le pueden pasar, que se volvió más que en una serie sobre amigos en un amigo más. Friends es una comedia excepcional, sí, pero también es un manual para entender al vecino o al amor; en un espejo para ver los defectos propios; en una guía para sobrevivir al mundo moderno.

No importa que su primer capítulo haya sido estrenado hace 25 años; esta comedia logró trascender en el tiempo para convertirse en un ícono pop que no pasa de moda. Su éxito fue tan contundente que eclipsó cualquier proyecto futuro de sus protagonistas –un elenco que, además, se convirtió en un grupo de semidioses intocables que impuso sus condiciones y logró llevar su salario a la cifra récord de millón de dólares por capítulo–. Tan solo Jennifer Aniston logró huir de la gigante sombra de Friends, pero sus compañeros de elenco quedaron encasillados en los amables y carismáticos personajes que representaban, que casi que se convirtieron en arquetipos de personalidades en los que todos nos podemos identificar.

Friends acabó en el 2004 a pesar de ser una mina de oro que aún hoy da regalías a sus protagonistas y creadores y que, de salir del catálogo de Netflix, podrá quitarle una buena parte de suscriptores a la plataforma de streaming. // Por Juan Pablo Castiblanco Ricaurte @KidCasti

(Vean la reseña completa aquí)

#8 Hannibal

Hannibal fue una serie que durante tres temporadas desafió lo que creíamos que se podía hacer en series de crimen o violencia, como La Ley y el Orden, que tienen personajes más simples y una presentación más accesible (y tal vez por eso audiencias más altas). En esta serie creada por Bryan Fuller, el diseño de producción, los diálogos crípticos que parecían escritos por un psiquiatra demente y el hecho de que todo se sintiera como un sueño o una pesadilla, dejaron claro desde el principio que lo que nuestros ojos estaban viendo era diferente a cualquier otra cosa en televisión.

El centro de esta serie es la relación profunda entre dos hombres que aunque parecen diferentes, son el uno para el otro. Hannibal y Will, dos personajes muy particulares -uno un asesino en serie caníbal y el otro un hombre que sufre porque siente mucha empatía- nunca habían conocido a alguien que pudiera entenderlos, pero encontraron en el otro a su mitad perfecta.

Hugh Dancy y Mads Mikkelsen, los dos actores que interpretaron a Will Graham y Hannibal Lecter, supieron vender el amor (y con frecuencia el odio) entre los dos personajes porque son unos actorazos. Pero el show se lo roba en especial Mikkelsen, porque hizo algo que parecía imposible: heredó uno de los papeles más memorables del cine hollywoodense y lo hizo suyo. Mientras que Anthony Hopkins fue un Lecter mucho más extravagante en El silencio de los inocentes (1991), el actor danés entregó una actuación sutil y amenazante. Su mirada estática, sus sonrisas de satisfacción que casi no se notan, la inexpresividad al decir las cosas más atroces, su tranquilo humor negro, su peinado, su forma de caminar, todo fue refrescante desde el primer capítulo. // Por Juliana Abaúnza @JulianaAbaunza

(Vean la reseña completa aquí)

#9 House

House es una serie sobre Gregory House (Hugh Laurie), un médico genial que lidia con una adicción a los calmantes al tiempo que resuelve los mejores misterios médicos que llegan a su consultorio en el hospital (ficticio) Plainsboro, de la universidad (real) Princeton. Siempre anda con tres estudiantes que tratan de resolver junto a él los males que aquejan a sus pacientes y por alguna razón que nadie entiende, siempre creen que saben más que House.

En su vida personal, House cuenta con su único y mejor amigo Wilson (Robert Sean Leonard), un oncólogo, y Lisa Cuddy, la administradora del hospital, que al mismo tiempo es némesis e interés romántico. Así como Sherlock lo convierte a uno en un detective de primer nivel, posiblemente House lo convierta en un médico capaz de resolver los peores misterios. Sin embargo, tenga en cuenta que a veces el acné adulto es solo eso: acné adulto. // Por Gabriela Sáenz Laverde @Gabidearest

(Vean la reseña completa aquí)

#10 House of Cards

La historia de House of Cards se centra en el soberbio, analítico y conveniente congresista Frank Underwood (Kevin Spacey) y sus retorcidas estrategias que usa para llegar hasta la presidencia de Estados Unidos. Junto a él está su impecable, aún más ambiciosa y desalmada esposa Claire (la perfecta Robin Wright): una mujer decidida a conseguir que las aspiraciones de ambos se cumplan a la perfección, y a quien no le importa pasar por encima de nadie con tal de conseguir su cometido. En una relación poco convencional, Frank y Claire Underwood son dos maquiavélicos personajes a los que prácticamente todo les sale bien, sin conflictos, ni dilemas.

La prensa tiene un papel importante en esta serie pues es la única capaz de destapar la olla podrida que existe en el Capitolio Nacional. Frank y Claire son tan solo la representación de esos personajes políticos y parapolíticos a los que esperamos que les llegue todo el peso de la justicia, aunque aún no sabemos si algún día va a pasar. // Por Johana Arroyave @JohanaArroyave

(Vean la reseña completa aquí)

#11 Mad Men

Don Draper es un galán telenovelesco, con una familia modelo de los 60: mujeriego, con traje de paño impecable, un par de hijos y un perro. Su otra cara es un pasado oscuro que no se revela sino hasta muy pasados los capítulos. También controla la palabra, lo que lo convierte en uno de los prototipos de personaje exitoso en su oficio, la publicidad. Su conflicto interno es uno de los más interesantes de la historia de la televisión. Además, lo que hace a Mad Men una serie grande es que tiene una capa histórica que recubre la trama de manera muy fina y rigurosa, haciéndola casi que un documento genealógico de cómo operaba la publicidad en los Estados Unidos y en el mundo en la época.

Por otro lado, Peggy (Elisabeth Moss), la secretaria de Don, busca su lugar como protagonista, justo en el momento en que las mujeres reclamaban un espacio visible en los contextos laborales plagados de tipos de traje machistas como Don. // Por Fabián Páez López @DavidChaka

(Vean la reseña completa aquí)

#12 Master of None

Aziz Ansari está detrás y delante de esta serie, escribe dirige y actúa y su gran logro con Master of None ha sido transformar temas universales como la religión, el racismo, el amor o la sexualidad en pequeñas viñetas cotidianas que, sin ejercer juicios morales, dejan clara su posición. 

Si usted ha sido testigo del humor de Aziz Ansari en anteriores trabajos como Parks and Recreation o sus shows de stand up es un hecho que esta serie podrá llenar sus vacíos. La columna vertebral de Master of None es la cotidianidad de Dev, un actor hindú de 30 años viviendo en la ciudad de Nueva York. Sus peripecias en el amor, el papel del hombre y de la mujer en sus relaciones, la industria televisiva, los estereotipos frente a su raza, la relación con sus mejores (e increíbles) amigos Arnold (Eric Wareheim) y Denise (Lena Waithe) y la relación de todo lo que gira alrededor de la comida son el plato fuerte de una serie que sin pretensiones nos da más de lo que esperamos y hace que queramos ser mejores amigos del gran Dev. // Por Nadia Orozco @LadyEmpanadia

(Vean la reseña completa aquí)

#13 Peaky Blinders  

Peaky Blinders es, sin duda, uno de los títulos más adictivos y bien logrados que ofrece el catálogo de Netflix. La serie fue creada por Steven Knight y estrenada en 2013 por el canal BBC Two. Su popularidad la llevó a otros canales y también al streaming, acumulando una comunidad de fieles adeptos. Está finamente ambientada en la Birmingham del período entreguerras (1919-1939) y se centra en la historia de una pandilla real que existió en aquel periodo: los Peaky Blinders. Thomas Shelby y sus hermanos, todos traumatizados por su pasado en la guerra, lideran una organización que pasa de gestionar el negocio de las apuestas ilegales en su ciudad a construir un aterrador y fascinante imperio criminal que empieza a extenderse por toda Inglaterra y a camuflarse con un velo político. La figura de Thomas bien podría estar a la altura de la de Vito Corleone, pero a la inglesa. Es un drama de época en el que cada toma, cada traje y cada canción de su tremenda banda sonora están muy bien puestos. // Por Fabián Páez López @DavidChaka

#14 Rick y Morty

Rick Sánchez, el viejo más genio del universo, un tipo incorrecto, nihilista y roto por dentro, vuelve al fragmentado hogar de su hija para llevarse a su asustadizo nieto, Morty, y de paso a toda la familia, a una serie de aventuras por universos paralelos, microuniversos y galaxias lejanas. No hay ni límites ni terrenos vedados en el guión o los personajes secundarios, en su mayoría seres extraterrestres. Cada capítulo contiene altas dosis de incorrección política, giros inesperados y viajes al vacío de la existencia. La inestabilidad familiar se choca de lleno con un universo que contiene infinitas posibilidades. Rick & Morty fue creada para la cadena Adult Swim, pero su brillante popularidad la llevó a Netflix y la programación de TBS en Latinoamérica. Tiene cuatro temporadas al aire, pero vienen muchos capítulos más en camino. // Fabián Páez López @DavidChaka

(Vean aquí la reseña completa)

#15 Sherlock

Sherlock es una clase de “Cómo ser un sociópata altamente funcional contra el crimen”, en el que aprenderán a sacarle todo el jugo a sus poderes de observación. O al menos eso es lo que van a creer después de completar sus 4 temporadas de un solo totazo: saldrán a la calle y verán en todas partes pequeñas pistas de un todo misterioso.

¿Existe alguien en el mundo que se llame Sherlock y no se apellide Holmes? Quizá no, y si lo hay, debe odiar a los papás.

Esta serie explora ese tema y otros, como por ejemplo el hecho de que el hermano de Sherlock se llama Mycroft, un nombre igual de injusto, o la verdadera relación de Holmes con Irene Adler, tan comentada en las demás versiones del detective que han aparecido en la última década.

Pero, ¿por qué ver otra vez las mismas aventuras de un grupo de personajes que están dando lora desde hace más de cien años? Porque es una producción bellísima, los diálogos son excelentes, la intriga sigue siendo intriga así pasen siglos, y, ante todo, porque la protagonizan Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. // Por Gabriela Sáenz Laverde @gabidearest

(Vean aquí la reseña completa)

#16 Star Trek

Este viaje por el cosmos empezó en 1966 ambientado en el siglo XXIII de la mano del director y productor Gene Roddenberry. A pesar de ser una serie futurista, el contexto en Estados Unidos y el mundo en los 60 no era nada inclusivo. El racismo y la violencia de género eran pan de cada día, no importaba que el movimiento de la liberación sexual estuviese presente en la agenda mediática. Los accesos a nuevas producciones de ficción eran casi nulos, pero las ideas innovadoras eran muchas.

Roddenberry le entregó al mundo una serie con un grupo multirracial de seis humanos y un vulcaniano capaz de liderar una misión de cinco años a bordo de la Enterprise, la nave que los acompañaría en su viaje por los rincones desconocidos del universo. ¡Ojo a esto! No están guerra, no buscan problemas con razas desconocidas, solo están en la búsqueda de lo inexplorado, pero como buena serie de los 60, se necesita acción, así que en cada capítulo algo muy extraordinario e inexplicable pasa.

Después de varios tropiezos en la concepción de la serie y que el primer piloto fuese rechazado por la NBC, Star Trek desarrolló una legión de fieles seguidores, los “trekkies”, que hasta la fecha siguen atribuyéndole a las tres temporadas de 29, 26 y 24 episodios, el inicio de una franquicia imparable para la televisión y el cine de ciencia ficción. “La vida extraterrestre” se tomó el mundo entero gracias a la tripulación de la Enterprise liderada por el capitán James T. Kirk; el primer oficial del planeta Vulcano: Spock; el comandante Leonard "Bones" McCoy; el jefe de ingeniería Montgomery “Scotty” Scott; la oficial de comunicaciones Nyota Uhura y el piloto Hikaru Sulu. // Por Nick Martínez @NickXtatic

(Vean aquí la reseña completa

#17 Stranger Things

Stranger Things es la serie ideal para ver sin pensar y es para los que crecieron en los 90 y 2000 y alguna vez oyeron de esos lejanos títulos de terror que ahora no asustan sino que dan risa. Es un tributo de la cultura pop a la cultura pop (con descaradas propagandas incluidas), y también una celebración ingenua y sin pudor del poder gringo. Sin embargo, todo empaquetado tan lindo y tan pulido, y con una banda sonora tan afinada, que todas las flaquezas se olvidan y solo queda una serie para disfrutar.

Otro gran golazo de los hermanos Duffer, creadores de la serie, fue conseguir y consagrar un elenco tan simpático que hoy en día nombres como el de Gaten Matarazzo (el mueco Dustin), Caleb McLaughlin (Lucas), Maya Hawke (Robin) y, la nueva gran reina pop Millie Bobby Brown (Eleven), son las estrellas de los tapetes rojos en temporadas de premios y portadas de revistas. El secreto está en el equilibrio entre la ingenuidad púber que da pie a situaciones cómicas y rosa, y la oscuridad apocalíptica que mezcla el más allá, conspiraciones políticas y un poco de terror sicológico. (Por eso todos queremos un spin off en el que Dustin y Steve resuelvan misterios como dupla.) Es como ir a una tienda de video y hacer una sola cinta con los títulos favoritos. Es como comer nachos con queso chedar derretido. Es como comer diez pedazos de pizza. Es como comer papitas fritas con helado. Es el placer de la comida chatarra hecho televisión. // Por Juan Pablo Castiblanco Ricaurte @KidCasti

(Vean aquí la reseña completa)

#18 Twin Peaks

Twin Peaks es una de las obras icónicas del director David Lynch. La lanzó en 1990 (dirigiéndola en compañía de Mark Frost) y se mantuvo por dos temporadas. Luego, pasaron más de 20 años en los que mantuvo el aura de legendaria hasta que en 2017 revivió con una tercera temporada para Netflix, juntando a muchos de los miembros del equipo original.

Twin Peaks más que una serie es un universo que abarcó múltiples épocas, tecnologías, plataformas y texturas. Hoy la historia es recordada, sin duda, como una serie de culto que cambió la forma de abordar la televisión. Su éxito se debe a que incluye terror, romance, suspenso, drama, ciencia ficción y una oscuridad misteriosa con el sello lyncheano, lo que la ubicó como una obra de autor.

La serie empieza con el asesinato de Laura Palmer (Sheryl Lee), la chica popular de un pueblo sombrío. Lo que parece el detonante usual de una serie de misterio detectivesco cambia con el paso de los episodios: ver la historia no solo es adentrarse en las elucubraciones más detectivescas sobre el pueblo con la pregunta en la cabeza de quién la mató, sino también dudar del juicio propio, // Por Fabián Páez López @DavidChaka

(Vean aquí la reseña completa)

Captura de pantalla Daria, Bojack Horseman y Los Simpson

Las mejores 20 series de animación para adultos de la historia

Personajes y situaciones que demostraron que la animación no es solo para niños.

#19 Dark

Desde que Dark fue anunciada como la primera producción alemana en Netflix muchos señalaron su parecido con una vecina de streaming consagrada, Stranger Things. Y, aunque ambas echan mano de la nostalgia ochentera; son protagonizadas por adolescentes inocentes pero valerosos que viven en un pueblo en el que no pasa nada y al que, de repente, le cae un mal inesperado, como La Peste en Camus; y recurren a la desaparición de un niño como detonante dramático, a Dark hay que sumarle que, como su nombre lo dice, tiene mucha más oscuridad, más suspenso. Desde la música hasta los muy bien logrados acercamientos con la cámara por los caminos del pueblo en el que transcurren, hacen de esta una producción con una identidad más que propia. Lo mejor, sin duda, es que tiene un guion con una arquitectura mucho más compleja que la serie con la que la emparentan, pues las historias se entrecruzan en tres diferentes momentos del espacio-tiempo que, como decía el buen Einstein, está curvado, y al atravesarse, trastoca las nociones del principio y final o pasado y presente. // Fabián Páez López @DavidChaka

(Vean también: Todos los hechos de 'Dark' ordenados cronológicamente, por si andaban perdidos)

#20 When They See Us (miniserie)

Si quieren ver una serie light y alegre, mejor no la vean. Esta es una historia que, en cuatro capítulos, nos llena de dolor, rabia e impotencia. Basada en una historia real, cinco adolescentes afroamericanos pasan varios años de su vida en la cárcel por un crimen que no cometieron. La directora Ava DuVernay (primera mujer afro en ser nominada al Óscar a Mejor película) es a quien tenemos que agradecer por esta narración que nos cuestiona sobre la justicia del sistema penitenciario y el racismo. Actuaciones poderosas completan este relato que nos enseña que a veces, ante la justicia, no todos somos iguales. // Paula Ricciulli @Ricciup

#21 Unorthodox (miniserie)

Esty, una joven judía ortodoxa de una cerrada comunidad de Williamsburg en Brooklyn, Nueva York, escapa de la familia y de la vida que le habían proscrito desde su nacimiento. Su marido y un desertor arrepentido y conflictuado con el judaísmo se guardan sus largas patillas dentro de gorras de beisbol para salir a cazarla y traerla de regreso. En solo cuatro capítulos, Unorthodox pone en tensión la aparente libertad de occidente vs la aparente seguridad de las comunidades cerradas; o la tradición y la deuda histórica vs el desarrollo individual. La serie parece una película de época y aborda con sumo detalle y finura los rituales de los jaredíes neoyorkinos. // Por Fabián Páez López @DavidChaka

#22 Better Call Saul

Desde su inicio, tuvo que luchar con ser el hermano menor de Breaking Bad. Sin embargo, Better Call Saul ha demostrado ser tan atrapante y sólida como su predecesora, mientras mantiene un estilo propio. Sigue la construcción de un personaje fascinante y complejo (interpretado magistralmente por Bob Odenkirk) que ya nos da más pistas del Saul que ya conocemos, un abogado sin escrúpulos que hace lo que sea para conseguir lo que quiere. // Paula Ricciulli @Ricciup

#23 Big Mouth

Un grupo de estudiantes se enfrentan en su cotidianidad de colegio con uno de los momentos más aterradores de la vida: el inicio de la pubertad. Desde el más incipiente vello púbico hasta las tan anheladas eyaculaciones y el clásico coletazo de los problemas maritales entre padres son protagonistas de esta serie que le pone nombre y forma a los fantasmas juveniles: la inseguridad, la inocencia, la torpeza social y la depresión. Big Mouth bien podría ser como la versión animada y onírica de otra serie popular de Netflix, Sex Education. A finales de 2019 estrenó su tercera temporada. // Fabián Páez López

#24 13 Reasons Why

“¿Por qué no me dijiste esto cuando estaba viva?”, es una de las preguntas más repetidas y tormentosas de 13 Reasons Why. La frase la dice la protagonista Hannah Baker a su amigo Clay, quien siente su presencia aun cuando ella ya no está y quien episodio tras episodio va descubriendo las razones –grabadas en unos casetes– por las que su amiga se mató. Esta es la escalofriante trama de un producto del entretenimiento que ha amplificado los oscuros dramas que se viven en los pasillos del sistema educativo y que cada vez salen más a la luz.

Con personajes creíbles que se mueven en un ambiente oscuro e incierto, el televidente se mantiene conectado de principio a fin, por lo menos en los 13 episodios de la primera temporada. La segunda parte de la serie, sin embargo, se siente algo forzada e innecesaria y hace que el interés por la serie haya desaparecido. De cualquier manera 13 Reasons Why logró conectarse con una generación que ha comenzado a tener la voz que por décadas se le había negado. // Por Sebastián Peña @sebasnews

(Vean la reseña completa aquí)

#25 Arrested Development

Arrested Development es casi surrealista por lo exagerado de sus situaciones. Como un ataque de risa de esos que lo ponen a escupir la gaseosa porque no se imaginó de dónde venía. Nunca imaginará ver un ataque de focas asesinas, un mago perverso, ni un “never-nude”: una persona que bajo ningún punto de vista puede estar desnuda.

Arrested Development gira alrededor de los Bluth, una familia riquísima que cae en desgracia cuando el FBI descubre que el papá está desfalcando a sus clientes en varios proyectos de construcción. El hijo más responsable, Michael (Jason Bateman), vive alejado de sus parientes pues los considera a todos una partida de corruptos, egoístas y autocomplacientes y él no piensa permitir que su hijo crezca de esa forma. Cuando el patriarca entra a la cárcel, sin embargo, debe hacerse cargo de los negocios (o la ruina) de su empresa familiar, y se va a vivir con el pequeño George Michael (Michael Cera, antes de Scott Pilgrim y toda esa fama de los tempranos 2000) en la casa modelo de un condominio que se quedó sin construir. El pobrecito George Michael está feliz de tener familia y poder jugar con su prima Maeby (Alia Shawkat), mientras su papá lucha por mantener la cordura (y claro, fracasa). Si somos más específicos les vamos a dañar la serie, así que pararemos ahí para que se enganche. //  Por Gabriela Sáenz @gabidearest

(Vean la reseña completa aquí

#26 Distrito salvaje

Si la política gringa está llena de intrigas y mentiras, la colombiana no se queda atrás. Distrito salvaje, la primera producción 100% colombiana de Netflix, es una serie que resume bien las noticias de las últimas décadas en Colombia: conflicto armado, corrupción, reinsertados y reclutamiento forzado. Su protagonista es Jhon Jeiver Trujillo, alias ‘Yei Yei’, un reinsertado de la guerrilla que ahora asume el rol de infiltrado para el gobierno. Una mirada a la Colombia actual a través de una historia apasionante con muy buenas actuaciones. En 2019 se estrenó la segunda temporada, y aún no se sabe si habrá una tercera. // Paula Ricciulli @Ricciup

#27 The Crown

La serie narra la vida de la Reina Isabel II desde su boda en 1947. Por supuesto, las rivalidades y tensiones políticas no pueden faltar en el momento de declive del Imperio Británico y de una reestructuración completa de la geopolítica mundial. Vemos a un tremendo Winston Churchill, interpretado por John Lithgow. Desde la muerte de la Princesa Diana en 1997, la monarquía británica ha ganado gran atención entre el público. Esto sumado a un muy buen guion, un excelente diseño de producción hacen que esta serie una de las favoritas de muchos hoy. Es ideal para recordar algunos eventos históricos clave y su impacto en la actualidad. // Paula Ricciulli @Ricciup

#28 F is for Family

F is for Family es una de las series menos populares del tremendo repertorio de Netflix en la categoría de animación para adultos. Hasta la fecha (2020) lleva solo tres temporadas al aire y, a pesar de recurrir a la repetidísima fórmula de la familia nuclear y disfuncional gringa con tres hijos creciendo (Los Simpson, American Dad, Padre de familia, Los reyes de la colina, etc.), lograron darle un giro histórico, pues transcurre en los años 70. La familia Murphy, protagonista de F is for Family, tiene que enfrentarse al desmoronamiento del sueño americano que se incubó en Estados Unidos finalizados los 60. También, desde luego, con la precariedad laboral, el machismo de la época, la depresión, y la tensión entre la liberación sexual y el marco conservador de la idea de la familia como vigilante del orden social.  // Fabián Páez López @DavidChaka

#29 Sex Education

El hijo de una terapeuta sexual, con un serio problema edípico y dificultades serias para entablar relaciones, se convierte en el gurú del sexo de su escuela de secundaria. El drama, los conflictos familiares y la inocente presión por tener una vida sexualmente activa en la adolescencia son contados con gracia y un toque ácido de novela juvenil en Sex Education, serie inglesa que completó dos temporadas en Netflix sirviendo como un manual de la exploración de la sexualidad, la salida del closet y la autoaceptación.   

#30 Mindhunter

Aunque la narrativa norteamericana se ha encargado de extender el catálogo de productos alrededor de las historias policiacas, esta, basada en el libro escrito por John Douglas y Mark Olshaker, más que una serie sobre detectives cazando criminales es un compendio de casos con una exquisitez psicológica particular y con diálogos para exprimir el intelecto. El hilo conductor de la serie es la investigación. No sobre cada uno de los asesinatos que menciona, sino que apunta a algo más complejo: la formación de un concepto que hoy por hoy se ha extendido y popularizado, el de asesino serial. 

El término asesino serial fue utilizado por primera vez por Robert Ressler. En la vida real, compañero de John Douglas e inspirador del personaje de Bill Tench en la serie. Su compañera académica, la Dra. Ann Wolbert Burgess, del Boston College, fue quien inspiró a la Dra. Wendy Carr de Mindhunter. Tal y como se presenta en la serie, Burgess trabajó con Kessler y Douglas, y finalmente coescribió el Manual de clasificación de delitos en 1992: un sistema estándar para investigar y clasificar crímenes violentos.

Así como los protagonistas en el FBI, la mayoría de las entrevistas hechas en la serie se corresponden con casos de la vida real y conservan sus nombres originales. Ed Kemper, el personaje que comenzó todo cuando contó a Holden Ford la historia de su vida en la primera temporada de Mindhunter, cumplía con muchas de las características del Kemper real. Es recordado porque mató a sus abuelos a los 15 años y asesinó a su madre, a la amiga de su madre y a cinco estudiantes universitarias.// Fabián Páez López @DavidChaka

 

 

Más contenido sobre: