Se encuentra usted aquí

Lo que debe saber antes del penúltimo capítulo de Game of Thrones

¿Será tan épico el final de Game of Thrones como lo fueron sus primeras siete temporadas?
Game of Thrones // Cortesía prensa HBO
Game of Thrones // Cortesía prensa HBO
Por
Redacción Shock

A solo dos capítulos sepultar nuestros domingos acompañados de la serie más costosa e hiperproducida de la historia de la televisión nos preguntamos por qué los capítulos finales, para muchos, no han estado a la altura de la obra del creador de Canción de hielo y fuego, George R. R. Martin.

Primero, recapitulemos lo que ha pasado hasta ahora y mastiquemos las teorías (Alerta spoiler).

Los primeros dos episodios de Game of Thrones, como en las temporadas anteriores, estuvieron llenos de diálogos introductorios. El primero fue una serie de encuentros en los que las fuerzas de los vivos se amotinaban para recibir al ejercito de la noche. El segundo, se terminaron de armar las tensiones que hoy están por resolverse, tensiones que ya todos habíamos previsto. Básicamente, la intriga futura e irresuelta se resumió en un Daenerys vs Cersei; Daenerys vs Sansa; Daenerys vs Jon y, la más interesante de todas, Daenerys vs sí misma.

(Vea más de los dos primeros episodios aquí: Lo que debe saber antes del capítulo dos de la temporada 8)

En esos primeros dos episodios hubo, desde luego, varios giros interesantes. El protagonismo de Brienne, las sospechosas embarradas de Tyrion o las relaciones entre Gendry y Arya y Jaime Lannister y Brienne. Luego llegó la batalla de Winterfell y la tensión y las críticas se hicieron intensas.

Vea más aquí: Game of Thrones: ¿qué pasará en el episodio 3x08, el más largo y caro? 

El tercer episodio, La larga noche, sin duda, marcó un antes y un después en la historia de la televisión. Fue una intensa batalla entre los vivos y los muertos. Larga, emocionante, tensionante y triste. Como todos lo habíamos pronosticado, muchos de los personajes secundarios murieron. Pero los protagónicos, a pesar de pelear con una mano, como Jaime; de no saber pelear, como Sam y Daenerys, se mantuvieron con vida. El capítulo por sí solo, aunque parecía oscuro y no se veía muy bien lo que pasaba, fue épico. Pero su desenlace significó también un bache en la historia que se había venido construyendo hasta entonces.  

Al Rey de la noche, un villano enigmático y del que no conocimos más que su mirada cínica de ojos azules, no le dieron la oportunidad de pelear. Jon Snow, quien se supone era el llamado por la profecía para que lo derrotara, y que al parecer revivió para ello, ni siquiera desenfundó su espada y se encontró cara a cara con él. Bran, que ha demostrado tener habilidades que podría explotar, no ayudó en nada para planear la estrategia o avisar a su hermano. Además, a la banda de caminantes blancos con apariencia de grupo de metal nórdico ni siquiera se le vio en acción. Terminaron siendo como los groupies del Rey de la noche, siguiéndolo sin decir ni hacer nada relevante. Al final, inesperada y dramáticamente, Arya acabó con él en unos segundos. 

Al respecto, hay una teoría. Cuando Jon se encaró con Viserion, en lo que parecía una batalla a gritos, según dicen, hizo de señuelo para que Arya pasara desapercibida. Sus gritos, según muchos televidentes, eran un “go, go, go”. No obstante, no fue una frase incluida en los subtítulos. Por lo que no parece creíble.

Con la pronta muerte del Rey de la noche se terminó una batalla épica que se había venido preparando desde el día uno de la serie. Y no podemos dejar de decir que la estrategia de los vivos fue realmente pobre. Empezó con una misión suicida: un puñado dothraki a caballo atacó, en su cancha, la oscuridad, a los muertos. Murieron casi todos y desaprovecharon la caballería. Poco o nada sirvió el fuego prendido por Melisandre.  Para rematar, los dragones no tuvieron mayor protagonismo en la batalla. Hubo una pelea a dragón, pero no prosperó.

Esta, sin embargo, solo fue la previa de la lucha por el trono de hierro, un giro en el foco del villano que, al fin y al cabo, se veía venir. Cersei es ahora quien encarna el mal, quien todos esperan ver caer. La idea se reforzó en el cuarto episodio, que despertó aún más críticas que el anterior, pues se atropellaron varios acontecimientos inverosímiles. Después de una pelea entre Daenerys y Sansa por el momento del ataque hasta el sur, la flota Euron Greyjoy destrozó los barcos en los que se transportaban los inmaculados, secuestró a Misandei y mató a uno de los dragones, Rhaegal.  

Después de que Euron casi acabara con el ejército de Daenerys y matara un dragón, apareció de nuevo en Desembarco del Rey. Gusano Gris y los inmaculados, que a duras penas habían podido nadar hasta la orilla, también llegaron a las puertas de las tierras de Cersei, otra vez con sus armas y escudos bien puestos. ¿Por qué no acabó Euron de una vez por todas con ese ejercito? ¿Cuántos hombres perdieron que ni se lamentaron? ¿Por qué solo fueron por Misandei? ¿Por qué el único intento que hizo Daenerys por atacar a Euron fue un ataque directo hacia el arma de Euron?

Pero más inexplicable, tal vez, fue el lugar en donde fue recibido el ejercito de los inmaculados. No parecía a lo que se había conocido antes como Desembarco del rey. A menos que durante el tiempo de la batalla entre vivos y muertos hayan hecho una tala para amotinarse en su fortaleza, parece que cambiaron la locación. Un despiste intrascendente, aunque parecido al popular vaso de Starbucks que tenía en su mesa Daenerys.  

¿Por qué hay tantas quejas en el argumento de esta temporada?

Bien sabido es que George R. R. Martin no terminó a tiempo Canción de hielo y fuego. También que los libros distan en muchas cosas de la serie de HBO, pero en esta última temporada Martin se desentendió por completo de la serie y, según cuentan, a estas alturas ni ha leído el guion final. David Benioff y Dan Weiss, directores creativos de la serie desde un principio, asumieron el control de lo que pasaría. Hasta ahora, se cayó la más sólida teoría que se había insinuado a lo largo de estas siete temporadas: que Jon Snow era el llamado a tener una batalla final con el Rey de la noche. No obstante, hay varias teorías que apuntan dejan prever que el final no va a ser un predescible matrimonio feliz entre Jon y su tía. ¿Se repetirá la historia del Rey loco con Daenerys, que ha perdido a sus más fieles seguidores Misandei y jorah Mormont? ¿Traicionará Tyrion a la madre de los dragones para salvar a su hermana? ¿Matará Jaime a su hermana? ¿Será Tyrion el tercer Targaryen? ¿Traicionará Tyrion a Jon y a Daenerys para quedarse con el sur?

El quinto capítulo de la última temporada de Game of Thrones será una nueva batalla y, según Emilia Clarke, será mucho más sorpresiva.  

Temas relacionados: