Se encuentra usted aquí

'Maléfica': ¿un filme sobre el abuso sexual?

Más allá del cuento de hadas, hay un mensaje contundente.
Disney
Disney
Por
Julián Ramírez

La máquina de ‘remakes’ de Disney se encuentra funcionando a su máxima capacidad. Tan solo este año hemos tenido en los cines a Dumbo, Aladdin y El Rey León, pero aún queda otro filme de la casa del ratón Mickey, también basado en una de sus películas clásicas, pendiente de ser estrenado antes de que termine 2019. Nos referimos a Maléfica: Dueña del Mal, la secuela de la película de 2014 protagonizada por Angelina Jolie.

Por: Julián Ramírez // @Sir_Laguna

Las nuevas versiones de Cenicienta, La Bella y la Bestia, Aladdin y El Rey León han sido criticadas por contar las historias de siempre sin ofrecer muchas novedades aparte de sus elementos visuales. A diferencia de éstas, Maléfica reescribió por completo la historia de La Bella Durmiente, convirtiendo a su villana en una trágica heroína. Esto resulta especialmente llamativo si tomamos en cuenta que Maléfica ha sido usada como el arquetipo del villano de Disney durante más de medio siglo.

En la película animada de 1959, ella es un hada malvada que, ofendida por no haber sido invitada a la fiesta de bautizo de la Princesa Aurora, pone la maldición del sueño eterno sobre ella. Años después, hace todo lo posible por evitar que su hechizo sea roto, hasta que es asesinada por el Príncipe que despierta a Aurora de su sueño con un beso.

Básicamente, es malvada por el simple hecho de ser malvada.

En Maléfica se nos presenta una historia alterna. No solo se explican las razones por las que esta hada oscura se volvió tan cruel, sino que la redime y convierte en la salvadora de la ‘bella durmiente’. Al hacer esto, es el padre de Aurora quien se convierte en el verdadero villano de la historia.

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes... y trágicas.

En esta versión, Maléfica y Stefan (el futuro rey y padre de Aurora) son amigos de la infancia cuya amistad se vuelve romántica durante la adolescencia. Pero él la abandona, seducido por la posibilidad de codearse con la realeza. Años después, cuando el moribundo rey ofrece su trono a quien logre matar el hada, Stefan vuelve a ella simulando estar preocupado, pero su objetivo es más oscuro. Droga a su vieja amiga y le arranca las alas mientras ella se encuentra inconsciente. Esta acción le hace ganar la mano de la princesa y la corona del reino.

Esta es la reacción de Maléfica al despertar sin sus alas.

Luego, al tratar de levantarse sin el peso de éstas, debe usar un bastón para poder equilibrarse.

Aunque se supone que Maléfica no es más que un filme de aventura y fantasía, apto para toda la familia, esta escena despertó mucha más atención de la que se esperaba. No fueron pocos quienes la interpretaron como una alegoría de una violación.

La verdad es que no es muy sutil. Drogar a una mujer para abusar de ella es una práctica tristemente común. Se ha vuelto bastante usual que las mujeres en las fiestas estén siempre pendientes de sus bebidas para evitar que alguien arroje una sustancia en ellas que las pueda incapacitar.

El robo de las alas representa ‘algo horrible’ que le hicieron mientras ella se encontraba incapaz de reaccionar. El hecho de que ella conociera, sintiera aprecio, confianza o incluso amor por su atacante solo hace más trágica la situación. Tras este horrible hecho, es comprensible que la audiencia se ponga de su parte en sus deseos de venganza, no solo contra el hombre que le hizo esto, sino contra la humanidad que él representa. Una humanidad que no solo no lo condena por sus acciones, sino que lo premia.

Stefan, que inicialmente había sido presentado como un chico simpático y humilde, revela su verdadera personalidad. Es un hombre que hará lo que sea por satisfacer sus deseos. Aunque inicialmente no es capaz de matar a su vieja amiga, pronto se convierte en un personaje obsesionado con esta mujer. Mantiene un símbolo del daño que le hizo, sus alas arrancadas, como si fuera un trofeo. Sueña con continuar lastimándola.

Esta, de nuevo, es una actitud que solemos relacionar con los violadores. Hombres que ven a las mujeres solo como algo que pueden usar para su beneficio y que se resienten si no pueden continuar haciéndolo o si reciben algún perjuicio por sus acciones.

Por su parte, Maléfica toma venganza contra la familia de Stefan para castigarlo, algo de lo que se arrepiente cuando comienza a desarrollar sentimientos por la pequeña Aurora, a quien vio crecer desde las sombras. El tema principal de la película es ‘las diferentes formas que puede tomar el amor’ y cómo la venganza termina lastimando a personas a las que no les deseamos daño, incluso a nosotros mismos. Gracias a esto, Maléfica permite a su protagonista curarse del daño que Stefan le hizo y superarlo.

Muchos dirán que esta lectura del filme es producto del sobreanálisis. De querer ver ‘cosas que no están allí’ en favor de una agenda. Sin embargo, durante una entrevista con BBC Radio, la misma Angelina Jolie confirmó que este subtexto fue intencional.

“La escritora y yo estábamos conscientes de que esta escena era una metáfora de una violación.Esta es una versión divertida y extremadamente Disney de la historia. Pero en su núcleo está el tema del abuso y cómo las víctimas tienen la opción de también abusar de otros o tratar de superarlo y seguir siendo personas amorosas”. Más claro no puede ser.

Se acerca el estreno de la secuela de esta historia. Maléfica: Dueña del Mal llegará a los cines colombianos el próximo 17 de octubre. Aunque es poco probable que esta película toque de nuevo un tema tan delicado como su antecesora, nos preguntamos si seguirá usando metáforas para explorar ideas tan importantes como la de una mujer capaz de superar un acto horrible cometido contra ella y salir triunfante sin convertirse en una villana.

Maléfica: Dueña del Mal fue escrita por la misma guionista de la anterior, Linda Woolverton. Confiamos en que nos ofrezca de nuevo una historia que, aunque superficialmente parezca otro simple cuento de hadas, tenga mucho más en su interior.

Temas relacionados: