Se encuentra usted aquí

.

Mulan: la batalla geopolítica que desató la cinta de Disney

La película de la heroína china no ha sido ajena a la controversia.
Foto: Disney.
Foto: Disney.
Por
Redacción Shock

A comienzos del año, Mulan en live action era una de las cintas más esperadas. La leyenda de una joven china que se disfraza de hombre para luchar por su país fue un éxito rotundo en su versión animada estrenada en 1998, así que las expectativas por una heroína en carne y hueso eran muy altas.

Pero las cosas no resultaron como se planearon: el cierre mundial de salas de cine como parte de las medidas de prevención del COVID 19 retrasó el estreno de la cinta, que finalmente vio la luz en Disney + en varios países. Igualmente, las críticas han estado divididas: mientras muchos elogiaron una mirada más adulta a la heroína, otros extrañaron las canciones y a Mushu, el dragón de la versión de 1998 que en su momento hizo Eddie Murphy.

¿Por qué no incluyeron a Mushu en la nueva película de Mulan?

Recientemente en redes sociales varios activistas estaban invitando a boicotear la película. La actriz Liu Yifei, su protagonista, publicó una defensa a la represión de la policía a los manifestantes de Hong Kong. En 2019, miles de personas protestaron para exigir la retirada del proyecto de ley de extradición a China. Este proyecto legislativo obligaba a los habitantes de Hong Kong a estar a la merced del sistema legislativo chino, algo que implicaría pérdida en la autonomía que les tomó varios años obtener.

Esto se suma a los créditos finales de la película en los que hay un "agradecimiento especial" a varias entidades públicas en Xinjiang, por su ayuda en el rodaje. Organizaciones internacionales han denunciado que en la región de Xinjiang está ocurriendo una de las mayores violaciones de derechos humanos en lo que va de este siglo, contra uigures, kazajos y otras minorías islámicas que están en el territorio. Estas minorías son llevadas campamentos de “reeducación” en los que las personas son sometidas a condiciones infrahumanas para convertirse en “ciudadanos chinos”.

China no ve a Disney con buena cara desde 1997, cuando el estudio hizo Kundun, una película que glorificaba al Dalai Lama. Desde entonces, la compañía ha intentado mejorar su relación con el gobierno chino y la apertura del Shanghai Disneyland Park en 2016 fue un paso hacia ello. Se cree que el propósito de Disney al filmar precisamente en China y elegir una historia propia de este país como Mulan era ingresar a este enorme mercado con grandes cifras de taquilla. Sin embargo, el estreno ha sido decepcionante: en su primer día de estreno la película recaudó cerca de 6 millones de dólares, mucho menos de los esperado.

¿Qué está en juego con el estreno de ‘Mulan’ en plataformas digitales?

Aunque la producción se esmeró por documentar a la perfección los detalles de la leyenda original y eliminar los elementos que pudrieran ser ofensivos (Mushu es un ejemplo), hay varios errores históricos y geográficos que no cayeron bien en el público chino. Los espectadores le dieron un 4,7 sobre 10 de nota en la plataforma china Douban.com. Esto sumado a que las autoridades chinas pidieron a los medios el país que no hablen de la película, para evitar la controversia por las denuncias de violación a derechos humanos en Xinjiang. 

Tras todos los problemas que ha enfrentado Mulan, en Latinoamérica podremos verla en noviembre con la llegada de Disney +. 

Más contenido sobre: