Se encuentra usted aquí

.

‘Normal People’, una serie sobre el amor de la vida

La serie estará disponible en toda Latinoamérica desde el 16 de julio a través de Apple TV y Starzplay.
Normal People, cortesía starzplay
Normal People, cortesía starzplay
Por
Vanessa Velásquez Mayorga

De Sally Rooney, autora del los libros Conversaciones entre amigos y Gente normal, se ha dicho que es la primera gran escritora millennial que logró captar en sus novelas el espíritu de una generación. Con semejante apelativo, sobre todo la parte de “lograr captar el espíritu de una generación”, sus historias han captado el interés de productores y canales que desean adaptarlas al formato audiovisual. 

Por: Vanessa Velásquez Mayorga // @vanessavm__

Ese fue el caso de Gente normal, segunda novela de la autora y que fue adaptada a formato serie por Element Pictures, Hulu y BBC Three y dirigida por Lenny Abrahamson (The Room, Frank) y Hettie Macdonald (Howard’s End). La serie Normal People cuenta, en doce episodios de media hora, la historia de Marianne y Connell desde su último año de colegio y los primeros años de universidad en Irlanda, y cómo la vida los acerca y los separa, el gran impacto que tiene uno en la vida del otro y cómo a pesar de los años y las distintas situaciones en los que cada uno se embarca, la mayor constante en sus vidas es su relación. 

Protagonizada por Daisy Edgar Jones y Paul Mescal, Normal People ha sido un éxito en Europa y en Estados Unidos, y ahora le llega el turno a Latinoamérica de enamorarse de estos personajes interpretados de manera honesta y sensible. Desde el 16 de julio Normal People estará disponible en todo el continente a través de la plataforma Starzplay y Apple TV.

Normal People es una historia de amor, de crecimiento, de amistad incondicional. Es una historia en la que no pasa nada distinto a la vida. Tal vez Rooney sí es la primera gran autora millennial y sí es veraz afirmar que logró captar el espíritu de una generación que, sea en Irlanda, Estados Unidos o Colombia, está compuesta de individuos que quieren encontrar el amor y junto a él construir su lugar en un mundo con el que no están conformes. 

Es también una historia sobre la búsqueda de la intimidad, la relación entre dos personas que pareciera están hechas la una para la otra a pesar de que ellos mismos son sus propios obstáculos. En la novela se destaca cómo la autora logra plasmar las conexiones emocionales entre los personajes y sus pensamientos a pesar de que estos no logran ponerlos en palabras. Los productores de la serie sabían que este sería un reto: ¿cómo adaptar un libro en el que lo que se destaca es lo que pasa dentro de la mente de los personajes? ¿Cómo convertir esos pensamientos en acciones? Acudiendo a la fuente. Sally Rooney fungió como productora de la serie, además de guionista de los primeros seis episodios, dando así esa mano extra para que la serie fuera realmente fiel al libro.

La serie Normal People estará disponible para toda Latinoamérica a partir del 16 de julio a través de la plataforma Starzplay y Apple TV. Antes de su estreno hablamos con Ed Guiney y Emma Norton, productores ejecutivos de la serie, y con Lenny Abrahamson, director de los primero 6 episodios.

 

¿Cuándo se enamoraron de la novela de Sally Rooney?

Ed Guiney: Leímos la novela hace dos años cuando todavía era un manuscrito que se le envió a un grupo de productores y canales y nos enamoramos perdidamente al leerlo. Como había trabajado de cerca con Lenny pensé que le podría gustar y se lo compartí casi que de inmediato y también le encantó. Supimos que la competencia iba a estar dura y que había muchos interesados porque la primera novela de Sally, Conversaciones entre amigos, fue muy exitosa, entonces cogimos este libro y se lo propusimos a la BBC y les gustó la idea de que Lenny lo adaptara. Para que nos dieran los derechos la BBC básicamente nos garantizó que el show se haría. 

 

¿Cómo fue la búsqueda de los personajes?

Lenny: Escogimos al Paul al principio del proceso. Llegó muy rápido. Era un actor de teatro de Irlanda, no tenía ninguna experiencia previa ante cámaras, pero nuestra directora de casting nos dijo que teníamos que verlo y que nos iba a encantar. Y luego encontramos a Daisy. Cuando tienes que elegir actores para interpretar a una pareja no tienes que encontrar a la actriz perfecta, sino a la actriz que además sea perfecta con el actor que ya elegiste. Encontramos a Daisy varios meses después de que eligiéramos a Paul y nos dio mucha ansiedad porque estábamos cerca a la fecha de grabación.

Por fin los reunimos en un mismo lugar para que practicaran un par de escenas, Emma estaba ahí y también Catherine McGee, la productora, y Louise Kilely, la directora de casting. Hicieron la escena y fue increíble, y miré alrededor y las tres mujeres estaban llorando. Recuerdo haber pensado que eso era una buena señal.

Emma: ¡Y luego saltamos, y abrazamos a Daisy! La directora de casting nos dijo que nuestra cara de poker era terrible. 

Ed: Era muy obvio, no fue difícil tomar la decisión. Lo supimos desde que los vimos juntos. Uno de los varios motivos para que este show haya sido exitoso, hay varios, pero sin ellos dos no creo que estuviéramos hablando en este momento.

 

¿Esperaban que la serie fuera tan exitosa?

Emma: Creo que todos sabíamos que había algo muy especial en lo que habíamos creado, podíamos verlo en las interpretaciones. Pero el impacto y la reacción de la audiencia ha sido mucho mayor de lo que podíamos anticipar y creo que eso ha tenido que ver con la situación en la que estamos en este momento a nivel mundial. Haber producido un show que tiene como prioridad la intimidad y la conexión emocional entre los personajes en un momento en el que la gente siente que eso es lo que le han robado ha hecho que la audiencia sea muy receptiva hacia él. Obviamente ninguno de nosotros quiso que estemos en esta situación, pero me alegra que le hayamos podido entregar a la gente algo que disfruten en estos momentos.

 

Dicen que Sally Rooney es la primera gran escritora millennial. ¿Creen que el show logra captar el sentido de esta generación?

Lenny: Creo que esa frase hace un buen titular, pero llamarla millennial probablemente subestima su capacidad. Ella tiene la edad que tiene, es millennial, y sí escribe sobre personajes que tienen esa misma edad, pero lo hace con la misma profundidad que cualquier autor, un par de décadas mayor que ella, podría hacerlo. Creo que ella solo es una excelente escritora que escribe sobre la generación que mejor conoce: la de ella. Y en ese orden de ideas claro que su trabajo va a resultar atractivo para esa generación que reconoce la honestidad de lo que escribe. Pero no me sorprendería si Sally se atreve a escribir sobre otro tema, otra generación, y lo hace igual de bien.

Emma: Creo que tal vez hay un tema específico que puede ser millennial y es esta idea de pensar si eres normal, si eres especial. Creo que los millennials han tenido que vivir momentos de éxito que, no sé, creo que tienen que ver con que son excepcionales o que cumplen con su potencial y saben a una corta edad qué es lo que quieren y van a conseguirlo. Creo que eso les pone mucha presión a los millennials y creo que tanto Connell como Marianne están interesados en responder esa pregunta: ¿qué es lo que quieren?, ¿qué es lo que se merecen?, ¿qué es lo adecuado para ellos? Connell, específicamente, es muy malo poniendo esos deseos y sentimientos en palabras, y Marianne llega a un punto en el que se da cuenta de que lo que quiere es ser normal, no excepcional. Sin embargo eso fue un proceso porque al principio sí quiere ser excepcional. Hay también algunos temas que son atemporales, como el amor, la conexión y la intimidad.

 

¿Cuál fue el elemento del libro que más difícil fue adaptar?

Lenny: Probablemente el reto más grande en la adaptación era lograr plasmar el interior de los personajes. La novela es sobre cómo se siente la gente, sobre cómo ven las cosas, sus puntos de vista y cómo perciben al otro. Siempre es difícil mostrar en pantalla el interior de un personaje y creo que la manera en la que lo logramos fue con la increíble habilidad de escritura de Sally y Alice Birch, las guionistas, que buscaron la manera de poner esos pensamientos en palabras y escenas. 

A su vez tampoco queríamos tener una cantidad masiva de diálogos ni de escenas confesionales complicadas. Tenía que ser algo real. Entonces el reto era hacer caber esa intimidad en 12 capítulos de media hora, que es suficiente tiempo para entrar en detalle en cada uno de los personajes y crear una sensación de encuentro con ellos. Creo que lo grabamos de una manera muy íntima, muy sutil y con mucho cuidado en la construcción de las escenas. Fue un reto, además, porque un buen libro deja la barra muy alta para la adaptación, porque sabes que la audiencia ya conoce y ama la historia. Creo que lo que hicimos fue encontrar a los actores adecuados, trabajar mucho en el guión y grabar con la sensibilidad y atención al detalle que se merecía. 

 

¿Qué es lo que más les enorgullece del resultado del show?

Lenny: Yo estoy muy orgulloso de cómo la audiencia ha respondido a las actuaciones de Daisy y Paul. Son muy talentosos y buenos, son gente buena. Es bonito ver que le pasan cosas buenas a la gente buena y creo que hicieron un trabajo maravilloso y me alegra que estén siendo reconocidos por la audiencia y en la industria. 

Emma: Yo estoy muy orgullosa de que le haya llegado a un rango muy grande de audiencia. Mujeres de hasta 80 años han estado disfrutando del show, así cómo jóvenes de 18 años. La demografía de edad y de gustos culturales que ha encontrado algo especial en Normal People es muy diversa y eso no me lo esperaba. 

Ed: A mí me enorgullece haberle hecho honor al libro de Sally. Ella ha sido parte del show, escribió los primeros seis guiones junto con Alice Birch y es una de las productoras del show, entonces ha estado muy involucrada. Pero lo digo en términos de cómo la gente ha recibido el show, cómo fanáticos del libro han sido muy receptivos con la serie. Era muy importante para nosotros atraer a esa gente que tiene tanto afecto por la historia.