Se encuentra usted aquí

Para repetir una y otra vez: el discurso de Oprah Winfrey para echar lágrima

¿Será que este es el primer paso hacia una futura carrera presidencial? Bienvenidos a un nuevo capítulo del poder del entretenimiento.
Por

Si les quedaba duda del descomunal poder que la presentadora Oprah Winfrey tiene dentro de la sociedad estadounidense y el mundo del espectáculo, este 7 de enero en el marco de los Globo de Oro quedó ratificado, blindado y firmado. Winfrey se llevó el Premio Cecil B. DeMille que se entrega fuera de concurso a las personalidades que tienen una contribución sobresaliente al mundo del espectáculo. La famosa presentadora pudo haber subido a la tarima, recibir el premio y dar un discurso tan intrascendente como las entrevistas que le hacen a los futbolistas al final de un partido, pero en vez de eso se echó una proclama de nueve minutos digna de un pastor de iglesia donde hay conjunto de góspel.

En el discurso contó cómo la inspiró que otro actor clave dentro de la sociedad negra estadounidense, Sidney Poitier, quien fue el primer afroamericano en ganarse el Cecil B. DeMille en 1982. También reconoció y agradeció que la Asociación de la Prensa Extranjera le hubiera entregado ese premio pues era parte de una apuesta por quitar el velo y revelar la verdad tras ciertos temas tabú, como el protagonista de la noche, el acoso sexual.

La parte más conmovedora llegó cuando agradeció a todas las mujeres que estaban liderando el cambio, no solo desde el entretenimiento, y a las que desde todos los rincones de la sociedad habían tenido que aguantar abusos y acoso pero no se habían quedado calladas y denunciaron. Explicó que “en mi carrera, lo que siempre he tratado de hacer mejor, sea en cine o televisón, e decir algo sobre cómo hombres y mujeres se comportan. Decir cómo experimentamos la vergüenza, cómo amamos, cómo tenemos ira, cómo fracasamos, cómo nos retiramos, perseveramos y lo logramos. He entrevistado y retratado gente que se ha levantado contra las cosas más horribles que la vida te puede enfrentar, pero la cualidad que todos parecen tener es la habilidad de mantener la esperanza por una mañana más clara incluso en las noches más oscuras. Quiero que todas las chicas que están viendo ahora sepan que un nuevo día está en el horizonte. Y que cuando ese nuevo día se acabe, será porque un montón de mujeres magníficas, muchas que incluso está en este auditorio esta noche, y otros hermosos y fenomenales hombres, lucharon fuerte para asegurarse de ser quienes nos lleven a un momento en el que nadie tenga que decir Me Too de nuevo.”

¿Será que este es el primer paso hacia una futura carrera presidencial? Bienvenidos a un nuevo capítulo del poder del entretenimiento.

 

Más contenido sobre: