Se encuentra usted aquí

¿Por qué nos decepcionó tanto el final de Game of Thrones?

Antes de asimilar la tusa postfinal de serie y el vacío dominguero que ocasionará Game of Thrones en nuestras vidas, masticamos lo ocurrido.
Game of Thrones // HBO
Game of Thrones // HBO
Por
Redacción Shock

Game of Thrones fue la serie más exitosa de la historia de la televisión. Luego de ocho temporadas, su final significó el fin de un acontecimiento para la cultura pop y la industria del entretenimiento. A pesar de las críticas y la desazón que generó la inoperancia de Jon en los primeros episodios de la última temporada, y además de las rápidas muertes de Cersei y el Rey de la noche, alrededor de dos millones de personas en todo el mundo estuvieron al tanto del final de la historia.

Antes de empezar a asimilar la tusa post final de serie y el vacío dominguero que ocasionará Game of Thrones en nuestras vidas, masticamos lo ocurrido.

Lo primero que hay que decir es que todo pasó muy rápido. El fandom de los libros de George R.R. Martin acusó los showrunners de la serie, DB Weiss y David Benioff, quienes tomaron la dirección creativa exclusiva en la temporada final. Según varios rumores, la cadena HBO ofreció a Weiss y Benioff hacer 10 capítulos, pero los productores querían terminar la serie lo más pronto posible porque tenían pactado un negocio nuevo: dirigir la nueva trilogía de la saga Star Wars.

Y ahora sí, ¿qué sensación deja el final?

Bran, el roto, Rey de los siete reinos. 

El empujón que le dio Jaime Lannister en el primer episodio de la serie detonó todos los conflictos venideros: la desconfianza entre los Stark y los Lannister, la muerte de Ned, el miedo de Jaime y Cersei.

Que haya tenido un papel determinante en esta temporada se podía esperar. Pero, ¿era para tanto? Sobre todo, teniendo en cuenta que hubo temporadas que no apareció ni un solo capítulo.

Cuando Bran cruzó el muro y volvió vivo, pero con la expresividad de un maniquí, se pensaba que, con las capacidades que había obtenido al convertirse en el Cuervo de los tres ojos, ayudaría a derrotar al Rey de la noche. Pero no fue así. Por el contrario, solo fue un señuelo. Se quedó quieto y la única información que dio a Jon y Daenerys fue que el ejército de la noche venía en camino con un dragón.

En la última temporada, tuvo una conversación con Tyrion que no nos mostraron. Se presume, por lo tanto, que ahí estuvo el guiño que definiría su suerte cuando el último Lannister propusiera un rey. La pregunta es ¿por qué todos pidieron la opinión de Tyrion y la aceptaron tan fácilmente?

¿Se redimió Jon?

Es cierto que Jon fue construido como personaje principal para una misión que pareció borrarse en los primeros episodios de la última temporada, pero la muerte poética que rayó con el cliché, pero que terminó con la muerte de Daenerys y la desparición de Drogon fue un papel inesperado. Su viaje de regreso a lo más extremo del norte significó, también, el reencuentro con Ghost. Jon cerró su historia y cumplió con lo que tenía que hacer al final.

Sansa, la reina del norte

Sansa obtuvo lo que quería desde un principio: ser reina. El personaje de Sansa fue uno de los personajes mejor elaborados, con mayor recorrido acumulado y con personalidad mejor redefinida. Su lugar como reina en el norte era previsible y, aunque muchos la reclamaban como reina de los siete reinos, no parecía haber razón alguna para que lo fuera.

Sam quiso traer la democracia a los siete reinos y solo recibió burlas. 

Arya, a pesar de haber tenido una experiencia aterradora durante la quemazón, y a pesar de haber sido casi que protagonista en esos momentos de tensión, y de matar al Rey de la noche, no tuvo protagonismo en el episodio final. Se fue en una expedición. ¿POR QUÉ Y PARA QUÉ PUTAS LLEGÓ ESE CABALLO BLANCO A SACARLA DE ENTRE LOS ESCOMBROS?

En últimas, Game of Thrones definió una década, fueron ocho temporadas y 73 capítulos muy entretenidos, sí, pero siempre nos recuerda que Los Simpson lo volvieron a hacer

 

Temas relacionados: