Se encuentra usted aquí

Rating de los Óscar es el más bajo hasta ahora: ¿Ya nadie quiere ver premios?

El rating de los Óscar fue el más bajo de los últimos 10 años.
GETTY IMAGES.
GETTY IMAGES.
Por

Fueron 26.5 millones de personas las que vieron la edición 90 de los Óscar en Estados Unidos. Parece mucho, pero en realidad es el público más bajo en la historia de esta entrega de premios. Es un 20% menos de televidentes que el año pasado, en la que se sintonizaron cerca de 33 millones de personas.

La segunda ceremonia con menos raiting fue la de 2008, en la que No Country For Old Men se coronó como Mejor película. El propio presidente Tump se burló del bajo rating. En los últimos 10 años, la ceremonia presentada por Ellen Degeneres en 2014 ha sido la que más alto rating ha registrado, con 47.3 millones de televidentes. 

¿A qué se debe? Muchos lo atribuyen a que las películas nominadas este año no son tan conocidas por el público. La forma del agua, ganadora a Mejor película, ha recaudado 57 millones de dólares en taquilla en Estados Unidos. Eso es 163 millones menos de lo que recaudó Star Wars: el último Jedi en su primer fin de semana.

Eso sumado a que la ceremonia de este año (con una duración cercana a las 4 horas, la más larga desde 2007) tuvo pocos momentos memorables. Jimmy Kimmel y su moto acuática de premio a los ganadores con los discursos más cortos no fueron suficientes para llamar la atención.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el tema no es solo de los Óscar. El Super Bowl de este año registró su rating más bajo desde 2009 y la audiencia de los Grammys 2018 disminuyó en un 24%. Una encuesta del portal The Tylt concluyó que a un 78.1% de millennials no les interesa ver entregas de premios.  

La razón principal por la que los premios no atraen la misma atención que antes es que la oferta de alternativas para ver ha aumentado. Con Netflix y demás plataformas on demand, es posible elegir entre miles de opciones para ver cuando queramos, lo que les quita el protagonismo a estos grandes eventos.

Esto sumado a que, gracias a Internet, podemos repetir los mejores momentos a cualquier hora y donde queramos. Y, por supuesto, con los memes nos adelantamos a los eventos de la noche anterior. Así que, básicamente, bajó el rating de los Óscar, como ha bajado el rating de todos los eventos en vivo. 

Temas relacionados: