Se encuentra usted aquí

.

'Rogue': el necesario regreso de Megan Fox

¿Qué pasó con Megan Fox? ¿Cómo pasó de ser la más prometedora actriz de Hollywood a casi una desconocida?
Foto: Rodin Eckenroth/Getty Images
Foto: Rodin Eckenroth/Getty Images
Por
Julián Ramírez

A mediados de la década del 2000, Megan Fox estaba en todos lados. Esa hermosa joven ya era actriz desde varios años antes, pero su aparición en Transformers la lanzó de inmediato al estrellato. La vimos en cientos de portadas de revistas mostrando su belleza y las publicaciones de chismes del espectáculo se obsesionaron con su vida privada.

Por Julián Ramírez // @Sir_Laguna

Diez años después, su presencia en el mundo del espectáculo se volvió bastante limitada. Después de su aparición en las películas de las Tortugas Ninja, contó con algunos roles en series de televisión y apareció en algunos filmes independientes, pero se puede decir que prácticamente ‘desapareció’ del mundo de los reflectores.

¿Qué pasó con Megan Fox? ¿Cómo pasó de ser la más prometedora actriz de Hollywood a casi una desconocida? Vamos a hablar de eso mientras damos una mirada a su más reciente película, un filme de acción llamado Rogue (no confundir con la película de 2007 con el mismo nombre, la cual es sobre un cocodrilo asesino).

En esta nueva película —que en Colombia podemos ver mediante iTunes, Google Play y Movistar Play— Fox interpreta a Samantha O’Hara, una mercenaria contratada para encontrar a la hija de un político influyente, la cual ha sido secuestrada por un grupo terrorista en África. Aunque Sam y su equipo logran rescatarla, la misión sale mal y se quedan atrapados. No solo están siendo cazados por los terroristas, sino por una leona asesina.

Lo primero que deben saber de Rogue es que es un filme de muy bajo presupuesto y eso se nota, especialmente, en los efectos especiales usados para crear a la leona que acecha a los protagonistas. Como pueden ver en el tráiler, los gráficos por computadora simplemente no están a la altura de lo que estamos acostumbrados a ver hoy en día. Recuerdan bastante a los efectos de comienzos de los años 90 que, aunque impresionantes para la época, hoy son completamente anticuados.

Es una verdadera lástima que esa leona, tan obviamente falsa, vaya a ser lo más recordado de una película que, aparte de eso, resulta ser una aventura de acción bastante competente y disfrutable.

Tristemente, lo primero que muchos van a pensar al descubrir Rogue es que “resulta poco creíble que una mujer como Megan Fox lidere un escuadrón de mercenarios”. Pese a que la presencia de mujeres en las líneas de combate como parte de fuerzas armadas en más común que nunca, los estereotipos sobre el mal llamado ‘sexo debil’ siguen estando presentes en nuestra psique. Rogue también lidia con esto. Sam es una mujer que ha tenido que ganarse su posición a pulso y a través de mucho sufrimiento. A pesar de eso, su género sigue siendo la razón por la que muchos, incluyendo aquellos bajo su comando que la han acompañado en otras misiones, ponen una sombra de duda sobre sus decisiones.

La presencia de la leona sirve como una metáfora bastante obvia de la idea de la mujer guerrera. Durante mucho tiempo se creyó que las hembras de las manadas de leones eran las verdaderas cazadoras y defensoras del grupo. Aunque hoy sabemos que los leones machos también cazan, no cabe duda de la agresividad, fortaleza y efectividad de las leonas a la hora de la violencia. En la película, hay un claro paralelo entre el animal y el personaje de Megan Fox.

Estos retos que ponen a la protagonista a causa de su género y, sobre todo, su apariencia (la actriz sigue siendo supremamente bella), sirven como paralelo de la carrera de Megan Fox. Los estudios de Hollywood se enfocaron en vender su atractivo físico por encima de su talento. Un triste ejemplo de esto es la película Jennifer’s Body. Esta es una excelente historia de terror enfocada en las relaciones femeninas, pero fue los tráileres solo se preocuparon por mostrar lo sexy que es su protagonista. Esto llevó a que el público objetivo la ignorara y la mayoría de espectadores fueron hombres que quedaron decepcionados al ver “lo poco que Fox mostraba” en comparación a lo que les habían ofrecido los adelantos.

Cansada de esto, Fox comenzó a criticar la industria del cine y, especialmente, al director Michael Bay por el tratamiento que daba a las mujeres en sus películas. Esto llevó a que muchos se negaran a trabajar con ella, acusándola de ser “difícil de trabajar” y “comportarse como una diva”.

Por si fuera poco, esa falsa imagen de ‘femme fatale’ que le dieron los medios le hicieron ganar la enemistad de su propio género, pues la veían como “otra chica tonta que logró el éxito solo por su belleza”. Hace un par de años, cuando el movimiento #MeToo llegó a Hollywood y comenzó la caída de muchos cineastas que abusaban de las mujeres con las que trabajaban, Fox guardó silencio. La razón nos rompe el corazón:

Esto fue lo que dijo a la revista Vanity Fair al respecto:

“Yo estaba adelantada a mi tiempo cuando hablé sobre esto y la gente no me entendió. En lugar de eso, fui rechazada por las cualidades que ahora son alabadas en las mujeres que están hablando.

Creo que, basada en la forma en que he sido recibida por la gente, incluyendo algunas feministas, yo no sería una ‘víctima simpática’. Si hubiera un momento en que el mundo estaría de acuerdo en que es apropiado avergonzar a una víctima, sería cuando yo contara mi historia”.

Es triste, pero es comprensible que Megan Fox haya perdido la fe en el público de esta manera. Por lo tanto, se alejó de los reflectores y se dedicó, principalmente, a actuar en filmes pequeños y cuidar de sus hijos. Afortunadamente, su trabajo ha sufrido una reevaluación crítica muy positiva. Jennifer’s Body ha sido redescubierta por un nuevo público, especialmente LGBTI, que lo han convertido en un filme de culto, mientras que críticos como Lindsay Ellis dicen que su personaje en Transformers debió ser el verdadero protagonista de esos filmes.

Es muy temprano para hablar de un posible resurgir de Megan Fox. Después de todo, Rogue es un filme pequeño que tiene sus problemas aparte de malos efectos especiales. Hay momentos en que los personajes actúan de forma ilógica y tiene algunos clichés molestos, como el villano que se detiene para soltar un monólogo en lugar de disparar a los protagonistas.

A pesar de eso, es un buen filme de acción para pasar el rato. Las escenas de acción son emocionantes, los personajes está bien escritos y toca algunos temas importantes —como el terrorismo religioso y la preservación de especies en África— de forma breve, pero inteligente. Sobre todo, es una película que existe para recordarnos que Megan Fox, además de ser hermosa, es una muy buena actriz que puede ser tan fiera como una leona.

 

Más contenido sobre: