Se encuentra usted aquí

WiFi Ralph: ¿Vale la pena verla?

Ya está en cartelera.
Wfi Ralph // Disney
Wfi Ralph // Disney
Por
Julián Ramírez

 

¿Pueden creer que han pasado seis años desde el estreno de Ralph El Demoledor? Esa excelente película de Disney nos dio una divertida mirada al mundo de los videojuegos y nos presentó a dos personajes muy carismáticos de los que nos enamoramos inmediatamente: Ralph y Vanellope.

Por Julián Ramírez // @Sir_Laguna 

La aventura de ese villano retro que deseaba convertirse en héroe y de esa niña que no quería más que participar de las carreras de Sugar Rush nos llegó al corazón. Pero, al final de esa aventura todos los problemas se han resuelto, los protagonistas han encontrado su lugar en el mundo y todo está bien. ¿Qué podría arruinar esta utopía desarrollada en un salón de videojuegos? Pues Internet, obviamente.

En Wifi Ralph, las imprudencias de los dos protagonistas han provocado que el volante de Sugar Rush se rompa. A causa de esto han desconectado la máquina y todos los habitantes de este videojuego han perdido su hogar. Desesperados por encontrar una solución, Ralph y Vanellope deciden entrar a Internet para comprar un repuesto en eBay. Lo que no saben es que la frenética vida en línea va a poner su amistad en riesgo.

Ralph el Demoledor ha dejado el listón muy alto. ¿Estará esta secuela a su altura? Descubrámoslo analizando lo bueno y lo malo que tiene esta película.

Lo bueno 

La relación de Ralph y Vanellope

Cuando WiFi Ralph comienza, estos dos personajes pasan todo su tiempo libre juntos. Son los mejores amigos que uno se puede imaginar. Pero el viaje a través del Internet le revelara a ella la posibilidad de hacer realidad su sueño de vivir más riesgos y emociones mediante un juego en línea llamado Slaughter Race. Allí conocerá a Shank, una mujer a quien comienza a admirar de inmediato para celos y desesperación de Ralph. La posibilidad de que Vanellope quiera quedarse allí y pasar tiempo con Shank saca a luz los peores aspectos de “El demoledor”, demostrando la toxicidad de su apego a su amiga y la forma tan negativa en que ha basado toda su identidad alrededor de esta relación.

En las películas infantiles siempre hay “enseñanzas” en torno a la importancia de la amistad, de aceptar a los demás como son y de la lealtad hacia los amigos. Por eso es muy interesante que una película decida enfocarse en los aspectos negativos que también se ven en esta clase de relaciones y resolverlos de forma satisfactoria

¡Disney!

No hay que ser demasiado cínicos para darnos cuenta que, con Wifi Ralph, Disney se está haciendo publicidad descarada a sí misma. La corta sección en que Vanellope deambula por el sitio web de Disney no es más que una excusa para lucirse, pero no se puede negar lo divertido y emocionante que resulta ver a los personajes de Star Wars, Marvel y Disney juntos allí. Es una lástima que la escena con las princesas haya sido revelada en el tráiler, pues es genuinamente graciosa e ingeniosa. También hay por allí un cameo que resulta bastante emotivo.

wifi_ralph_2_0.jpg

Así funciona el Internet

 

Una de las mejores cosas de historias como ésta es la forma en que permite convertir todo en parodia. WiFi Ralph aprovecha para mostrarnos de forma bastante divertida la verdad detrás del spam, la dark web y las compras en línea. Aunque no todos los chistes que hace al respecto funcionan (ya hablaremos de eso más adelante), sí logra reflejar perfectamente lo absurda que es la viralidad y la fama en Internet.

Casi todo el segundo acto de la película es dedicado a explorar como Ralph se asocia con Yesss — el algoritmo de un sitio de video — para convertirse en un meme, volverse tendencia, y generar dinero lo más rápido posible antes de pasar de moda. Estas escenas son la imagen misma de los niveles de ridiculez a los que son capaces de llegar algunos con tal de lograr sus quince minutos de fama, a pesar de que serán olvidados inmediatamente. Aunque al final la película decide ignorar muchas de las consecuencias que este comportamiento tiene en la vida real, sí hace que pensemos un poco en las razones por las que perdemos el tiempo en Internet riéndonos de tonterías. Un gran detalle es que cada vez que vemos a Yesss tiene un look completamente diferente, representando lo rápido que cambian los gustos en la red.

Lo malo 

Así NO funciona el Internet

La mayoría de bromas que hacen en WiFi Ralph sobre el comportamiento y la vida en línea son muy graciosas, pero una buena parte de ellas no buscan más que mostrarnos un elemento conocido y esperar que eso nos cause gracia. Hay muchos momentos en que la simple presencia de un logo, un meme, o una frase, es tratada como si se tratara de un gran chiste aunque no haya nada inherentemente gracioso en ello. En ese sentido, no está muy por encima de la infame Emoji: La Película.

Por si fuera poco, la forma en que funcionan algunos de los elementos de Internet no tiene ningún sentido aún dentro de la lógica de la película. Las explicaciones detrás del dinero que tratan de conseguir, del funcionamiento de los juegos en línea, de los virus, y de muchas otras cosas están llenas de huecos en su propia lógica. Esto importa poco cuando estamos buscando solo una película divertida, pero es molesto si nos ponemos a pensar en ello.

Los personajes secundarios

El  foco de esta película está todo el tiempo sobre Ralph y Vanellope, quienes gozan de muy buen desarrollo, pero es triste la falta de importancia que se da a los personajes secundarios. Shank, Yesss y Spamley tienen personalidades divertidas y un par de buenos momentos cada uno, pero no tienen ninguna evolución o relevancia más allá de sus breves relaciones con los protagonistas.

La verdadera tragedia se encuentra en Félix y la Sargento Calhoun. Ellos fueron unos de los mejores personajes de Ralph el Demoledor y aquí quedan reducidos a sólo un trio de escenas que existen solo para hacer un chiste bastante simple al final de la película. Ellos son tan geniales que merecen su propia película.

wifi_ralph_3.jpg

 

¿Vale la pena ver WiFi Ralph?

En conclusión: sí vale la pena ver WiFi Ralph. Es una película muy divertida, con una pareja protagonista muy carismática, y un gran mensaje sobre la amistad. Puede que no sea tan buena como la primera parte, pero la verdad es que pocas películas animadas están a esa altura.

Más contenido sobre: