Se encuentra usted aquí

.

5 maldiciones conocidas en el mundo de la música

Casualidades que, tras varios años, siguen llamando la atención.
Foto Fleetwood Mac: Michael Putland/Getty Images
Foto Fleetwood Mac: Michael Putland/Getty Images
Por
Redacción Shock

Maldiciones o coincidencias aterradoras, estas 5 leyendas siguen causando extrañeza y también fascinación. 

Robert Johnson 

Se dice que Robert Johnson, nacido en Hazlehurst (Misisipi), hizo un pacto con el diablo en el cruce de carretera de alguna ciudad en EE.UU para ser el mejor guitarrista de todos los tiempos. Johnson efectivamente se convirtió en un guitarrista legendario y su álbum King of the Delta Blues Singers (1961) es objeto de culto. Johnson falleció en extrañas circunstancias en 1938, a los 27 años y es considerado “el abuelo del rock and roll”. 

My Way  

En Filipinas se extendió una maldición asociada con la canción My Way, escrita por Paul Anka para Paul Sinatra, pues se han registrado múltiples asesinatos entre personas que cantan precisamente esta canción en los bares de karaoke de diferentes ciudades del país. Entre 2002 y 2012 se registraron cerca de 10 asesinatos asociados a My Way. Aunque expertos atribuyen los asesinatos a la violencia en ciertos sectores de la ciudad, lo cierto es que muchos filipinos eligen no cantarla en público.

Fleetwood Mac 

Por estos días, la banda estadounidense ha ganado popularidad gracias a un video viral con Dreams, una de sus canciones más conocidas. Pero también es conocida por una extraña maldición entre sus guitarristas. En 1970, Peter Green abandonó la banda y fue recluido en una institución mental. En 1971 llegó Jeremy Spencer y luego abandonó el grupo e ingresó a una secta. En 1972, ingresó Danny Kirwan quien empezó a actuar erráticamente en algunos shows de la banda y fue ingresado a un centro de salud mental. Años después, el guitarrista Bob Weston falleció tras un aneurisma en 2012, y Bob Welch se suicidó, al descubrir que no volvería a caminar. 

Jelly Roll Morton 

Ferdinand Joseph LaMenthe, más conocido como "Jelly Roll Morton", fue un pianista pionero dentro del jazz. Se dice que su abuela vendió el alma de él al diablo. Durante los 20, su carrera despegó y vivió una vida de lujos. Más adelante, descubrió en su oficina un extraño polvo. Desde entonces, su carrera desmejoró y perdió buena parte de su dinero. Se acercó a una mujer que sabía de vudú. Ella le recomendó que quemara toda su ropa. Al hacerlo, su reputación mejoró y recuperó algo que lo que había perdido. Falleció en julio de 1941. 

Gloomy Sunday 

¿Puede una canción incitar a la gente al suicidio? Eso se creía de Gloomy Sunday, escrita por Rezs Seress. Después se popularizó una versión del poeta László Jávor en la que el protagonista contempla el suicidio después de la muerte de su amada. Después Billie Holiday hizo un cover. Tanto en EE.UU como en Hungría, varias emisoras prohibieron la canción argumentando que incentivaba el suicidio. Aunque es difícil verificar que exista una conexión, varios suicidios en ambos países fueron atribuidos a la canción.  

 Bonus Track: El club 27 

Sin duda una de las maldiciones más reconocidas de la música. Tanto Brian Jones (Rolling Stones) como Jimmi Hendrix, Janis Joplin, Kurt Cobain y Amy Winehouse murieron a la edad de 27 años. Una coincidencia que sigue siendo llamativa tras varias décadas. 
 

Más contenido sobre: