Se encuentra usted aquí

6 mentes maestras que se dejaron contagiar por el fútbol

Stephen Hawking, Gabo, Warhol y Rod Stewart. Figuras en la ciencia y el arte que se untaron del deporte rey.
Fotos: Gettyimages
Fotos: Gettyimages
Por
Habla el Balón

Aunque una tarde en El Campín sugiere todo lo contrario, el fútbol no es solo para energúmenos desadaptados. Desde el difunto Stephen Hawking hasta el brillante Andy Warhol, son muchos, y de diferentes disciplinas, las mentes brillantes que le han dicho sí al balón.

Por Óscar Ramírez  @horrorfosforo // Habla el Balón

Stephen Hawking, el científico

Que Stephen no jugaba fútbol es una obviedad que casi da pena resaltar. Sin embargo, como hombre inteligente que era, fue incapaz de mantenerse indiferente a la pelota. Además de poner su conocimiento a disposición de muchas disciplinas como la religión, la filosofía, el medio ambiente y las matemáticas, el genio inglés también teorizó sobre fútbol.

Fue con la excusa del Mundial de Brasil 2014 y su investigación, que consistió en analizar datos de los mundiales desde 1966, tuvo como propósitos revelar cómo debe ser el penalti perfecto y cuáles son las condiciones ideales para aumentar la probabilidad de éxito de Inglaterra en la Copa del Mundo.

A diferencia de sus teorías sobre los orígenes del universo, sus pesquisas futboleras no sorprendieron a nadie. Stephen concluyó que el penalti perfecto debe tener buena técnica, ser potente y estar bien ubicado.

En cuanto a las probabilidades de Inglaterra, el físico teórico sostuvo que aumentan si el equipo juega de rojo, si forma con un 4-3-3, si en el país sede el clima es templado y si los árbitros de sus partidos son europeos.

Wow. Un completo genio este señor.

Francisco, el papa

No es este el espacio para indagar si Bergoglio es un revolucionario progresista u otro hipócrita más que sigue alimentando el discurso retrogrado de la Iglesia católica. Lo que acá nos ocupa es que Francisco I, honrando al lugar común de la argentinidad, es un auténtico futbolero. Y que su relación con el fútbol, y con San Lorenzo, el club de sus amores, nos hace creer en milagros.

El primero de ellos tuvo lugar en 2013, diez meses después de su nombramiento, cuando luego de 7 años en blanco, San Lorenzo volvió a ser campeón en Argentina. Fue imposible pasar por alto que en el año de su debut como vocero de papito Dios, su club diera la vuelta olímpica.

Al año siguiente, en otra prueba de fe, San Lorenzo salió campeón de la Libertadores por primera vez. ¿Coincidencia? De ninguna manera, y menos teniendo en cuenta que pasó a octavos de final con un gol al último minuto y con resultados externos a favor.

El último milagro del papa tuvo lugar en su última visita a México. Un hincha de Boca le pidió que bendijera a los bosteros para que le ganaran a San Lorenzo en la Supercopa de Argentina. Bergoglio, que es papa pero no bobo, se negó y le dejó claro que rezaría por El Cuervo… Días después San Lorenzo le ganó 4-0 a Boca.

García Márquez, el escritor

Los que estudiaron con él en la fría y lúgubre Zipaquirá cuentan que Gabo era un niño amargado que en los recreos se quedaba leyendo a Julio Verne mientras los demás pateaban una pelota. 

Como para muchos intelectuales, para García Márquez el fútbol era una actividad de energúmenos irracionales. (Por eso Gabo fue Gabo y sus amigos del colegio fueron… eso, sus amigos del colegio). Aun así, también él fue incapaz de darle la espalda del todo. Bien escondida entre su obra, empolvada, está El Juramento, una crónica sobre un partido entre Junior y Millonarios en el folclórico Romelio Martínez.

Los futbolistas, seguramente, eran poca cosa para el nobel, pero tomatrago como era, cuando se emborrachaba, vaya si disfrutaba de tenerlos cerca. Por allá en 1950, cuando trabajaba en el semanario La Crónica, se llevaba a los jugadores del Sporting de Barranquilla a tomar ron blanco y hablarles de literatura en un estadero llamado Los Almendros.

Si le hubiera gustado el fútbol tendría tres nobeles más.

Andy Warhol, el artista

Después de entregarse en alma y cuerpo al Santos, en 1975, Pelé lo dejó todo y se fue a farrear a Manhattan. Sus últimos años de corto los pasó en el New York Cosmos y coincidieron con los primeros años de Studio 54, aquella mítica discoteca que materializó la liberación sexual y juntó en un mismo lugar a actores, artistas, políticos y rockeros, a la cocaína, al sida y al LSD.

En una noche de lunes, mientras Pelé deambulaba (seguramente borracho) por entre las mesas del 54, se encontró con un extraño señor:

—Me gustaría hacer algo contigo — A Pelé le sonó raro, pues no sabía que se trataba del artista más reconocido del Pop art, ni que se estaba refriendo a un retrato. A nada más que un retrato.

Cuando los presentaron personalmente, Pelé se puso la del Cosmos y cogió un balón;  Warhol cogió su Polaroid y lo fotografió. Luego, con la cara de O’Rei y las de otros nueve grandes atletas, Andy hizo una obra que se llamó ‘The Athlete Series’. Treinta años después los 10 retratos se ofrecieron al público por la bobada de 28 millones de dólares.

Con razón tan futbolero el artista…

Viggo Mortensen, el actor

Reducir a Viggo a la categoría de actor es irrespetarlo. Hacer películas es lo más fácil que hace este señor. Cuando no es Aragorn y está tratando de salvar Tierra Media, en sus tiempos libres es poeta, músico, fotógrafo y pintor… pero lo más importante de su vida, como él mismo lo dice, es ser Cuervo. Como el papa(natas), este también es hincha de San Lorenzo.

Aunque nació en Estados Unidos, a los dos años sus papás migraron a Argentina y su niñez no logró escapar del fútbol. Se hizo hincha como el que más y el hecho de haber abandonado a San Lorenzo a los 11 años solo aumentó su amor por el club.

Desde entonces, lleva a todos lados un escudito de San Lorenzo y en los premios Óscar del año pasado —en los que fue nominado a mejor actor de reparto por Captain Fantastic— lo sacó a relucir cada vez que lo enfocó la cámara.

A diferencia de Francisco, este sí es un hooligan de los de verdad verdad. Cuenta que alguna vez, mientras llevaba la camiseta azulgrana de San Lorenzo, unos desadaptados del Madrid lo confundieron con un hincha de Barcelona y fueron a cascarlo. Para defenderse de los golpes y para desmentir la desagradable acusación, cogió una botella de vino y se la explotó a uno en la cabeza.

Dicen que Peter Jackson lo vio todo y ahí mismo lo contrató para cazar orcos.  

Rod Stewart, el cantante

Este rockero inglés con descendencia escocesa está entre los músicos con más ventas en la historia –más de 100 millones de récords vendidos–. Su música hace parte del soundtrack universal y su amor por el Celtic de Glasgow ya es casi enfermizo.

Todo el mundo ha visto la postal de Rod llorando como un crío después de que el Celtic —que celebraba su aniversario 125— le ganara 2-1 al Barcelona de Messi y Guardiola en la Champions League. Lo que pocos saben es que la hermosa canción You’re in my heart se la compuso al equipo.

Tampoco es bien sabido que de adolescente soñó con ser profesional y jugó en la tercera división inglesa hasta que su falta de talento lo obligó a dedicarse de lleno a la guitarra. Y que luego, ya famoso, se dejó conmover por la crisis financiera del Watford F.C , equipo del que es hincha su gran amigo Elton John. Juntos dieron un concierto multitudinario para recaudar fondos y salvarlo de la quiebra.

 

 

 

 

 

Temas relacionados: