Se encuentra usted aquí

Campamentos de verano, el escape perfecto para encontrarse como adulto borracho

Deje que su niño interior y su adulto borracho se encuentren para pasar un fin de semana de locura.
Gettyimages.
Gettyimages.
Por
Redacción Shock

Si ya está cansado de los planes todo incluido en la playa o de pasar vacaciones en la misma finca de siempre, esta nueva modalidad de campamentos puede ser la alternativa perfecta para que disfrute de unos días de descanso inolvidables.

Por: Esteban Daza // @steban_dl

Aunque la figura de los campamentos de verano es un poco gringa para nosotros, fuimos muchos los que crecimos viendo películas o series en las que el plan predilecto de los niños en vacaciones eran los dichosos campos de verano. Y si acaso está pensando en que ya está demasiado viejo para un plan de este tipo, le contamos que desde el 2013 existen versiones de estos mismos campamentos diseñados exclusivamente para adultos.

Adam Tichauer, un ex consejero de campamentos de verano, cansado de su aburrida vida de adulto y de ver como la rutina estaba sobreponiéndose sobre su relación con sus viejos amigos, decidió rentar un campo de verano para revivir con  ellos todos esos recuerdos de su infancia. Sin embargo, el plan resultó tan llamativo, que lo que comenzó como un plan de fin de semana terminó convirtiéndose en un evento de más de 90 personas.

Desconectados de sus teléfonos y dejando atrás su día a día, este grupo de adultos se dio la oportunidad de volver a ser niños a los que solo les preocupaba divertirse. Según Tichauer, lo mejor de ese escape de fin de semana fue ver como todos los asistentes construyeron amistades basados en quiénes eran y no en qué hacían como normalmente pasa en la vida cotidiana.

Al final del campamento la única pregunta de todos fue ¿Cuándo podrían repetir el plan? Fue así como Adam Tichauer decidió dejar su aburrido trabajo de oficina a inicios de 2014 y dio marcha al “Camp No Conselors(Campamento Sin Consejeros), el lugar perfecto para jugar como un niño y rumbear como adulto.

Aquel fin de semana a las fueras de Nueva York se convirtió en uno de los  mejores planes de vacaciones todo incluido para adultos en los Estados Unidos. Hoy en día Camp No Conselors cuenta con más de 16 locaciones en ciudades como Boston, Chicago, Los Angeles, Miami, Toronto y muchas más.

Ya sea solo o con su parche de amigos, este campamento está diseñado para que disfrute de tres días llenos de actividades clásicas de campos de verano como arquería, canotaje, carreras de relevos, diseño de artesanías, guerras de pintura, entre otras.

Pero si lo suyo son las emociones extremas, también podrá practicar deportes como esquí acuático,  escalar en rocas, o simplemente deslizarse por toboganes o saltar en trampolines. Lo mejor de todo son las actividades para rematar el día: fogatas, shows de talentos y épicas fiestas temáticas con todo el alcohol y comida necesarios para pegarse la mejor rumba de su vida.

Personas entre los 20 y 40 años de todos los lugares del mundo han decidido sumarse a esta experiencia. Una de ellas es Danna Flynn, originaria de Ohio pero radicada en Nueva York, estaba dando sus primeros pasos en una firma de consultoría administrativa. Sin embargo, no se sentía a gusto con su trabajo ni con el rumbo que estaba tomando su vida.

Flynn siempre había sido una joven entusiasta y llena de energía, acostumbrada a pasar sus vacaciones en el exterior trabajando o haciendo voluntariados. A la edad de 12 años sus padres la enviaron a un campamento de verano en Vermont, y según cuenta, esta experiencia le ayudó a darle el rumbo correcto a su adolescencia.

En el otoño de 2014 Danna encontró un artículo acerca de Camp No Conselors, y vio en este la oportunidad de revivir aquella experiencia que tanto marcó su vida. Fue así como ella y su amiga Lucy llenaron la minuciosa aplicación que el campamento requiere para dar un lugar.

Información acerca de su personalidad, sus perfiles sociales y lo más importante: el por qué querían hacer parte del campamento, eran algunos de los detalles que los organizadores del Camp No Conselors querían conocer antes de llamarlas abordo. Pocos días después recibieron la confirmación: tenían su lugar reservado.

Lo que más las sorprendió al llegar al campamento, en Poconos, Pensilvania, fue la “cultura del abrazo” que existía en los asistentes. Una de ellas llamada Michelle se acercó para darles la bienvenida y les dio el mejor consejo para disfrutar de ese largo fin de semana: no hablar sobre trabajo.

Así como lo hizo aquel campamento de su infancia, Danna asegura que Camp No Conselors marcó el rumbo de su vida adulta, el rumbo que venía buscando hace tiempo.

Al mantenerse en contacto con los amigos que hizo en Poconos logró incorporar en su día a día el espíritu del campamento, y con esta nueva perspectiva de vida encontró el trabajo de sus sueños en Ad Tech, una empresa de marketing online en donde siente la libertad para crear, aprender y crecer personal y profesionalmente.

Parafraseando a Danna, la moraleja de toda su experiencia en Camp No Conselors fue:  “sigue todo aquello que te apasione, todo lo que encuentres irresistible y que te asuste un poco, cuando encuentres ese lugar persigue lo que sientes y sobre todo, haz lo tuyo para sacarle el mejor provecho”.

Los precios del Camp No Conselors van desde los 525 hasta los 600 dólares dependiendo de la locación y el tipo de acomodación que se elija. Todas las actividades y comidas están incluidas, y lo mejor de todo, es que el precio también incluye bar abierto.

Así que si lo que está buscando para estas vacaciones es un plan que lo ayude a encontrar y revivir a su niño interior, sin dejar de lado a su adulto parrandero y toma trago, pida unos días en su trabajo, aliste su pasaporte, su visa americana o canadiense y la mejor actitud para disfrutar de un fin de semana legendario.

Temas relacionados: